La subida del nivel del mar amenaza el futuro de la Línea Azul

por | Jun 16, 2021

Tren de la Línea Azul pasa sobre un alcantarillado junto a la estación de bombeo DCR Bennington Street. El agua de Suffolk Downs fluye a través del alcantarillado hacia este estanque. El agua que corre en la dirección opuesta, desde Belle Isle Marsh, está bloqueada por compuertas de marea. (Robin Lubbock / WBUR)

Simón Rios/ WBUR


Click here to read this article in English, by WBUR

Mantente informado con los temas más relevantes de política, economía, comunidad latina y salud. Suscríbete aquí a nuestros newsletters.


Las marismas rodearon alguna vez gran parte de Boston. Absorbían el agua durante los períodos de fuertes lluvias y la liberaban lentamente a través de los cambios en las mareas. Pero en el transcurso de los casi 400 años de la ciudad, esas áreas sensibles fueron tomadas para crear más terrenos edificables, dejando solo 200 acres de pantanos a lo largo de la frontera entre Boston y Revere.

Es en Belle Isle Marsh donde se podría determinar el futuro de la Línea Azul.


En una tarde reciente, Julie Wormser, subdirectora de Mystic River Watershed Association, caminó por Belle Isle, un oasis de vida salvaje y naturaleza urbana en Boston.

Julie Wormser, subdirectora de Mystic River Watershed Association, en Belle Isle Marsh.  (Robin Lubbock / WBUR)
Julie Wormser, subdirectora de Mystic River Watershed Association, en Belle Isle Marsh. (Robin Lubbock / WBUR)

El pantano protege un parking de Orient Heights, así como una parada del T y una subestación eléctrica, sirviendo a todas esas infraestructuras como defensa de la marejada ciclónica del océano. Sin este, dijo Wormser, la estación de la Línea Azul sería mucho más vulnerable a las inundaciones. Pero, a medida que aumenta el nivel del mar, el pantano puede desaparecer bajo el agua.

“Si el océano abierto se dirigiera directamente hacia la Línea Azul, causaría daños mucho más rápido que en caso de golpear primero el pantano”, explicó. “Toda esa fuerza se disipa al topar con la vegetación y el barro”.

La Línea Azul de MBTA es una de las conexiones de tránsito más importantes de la región y enlaza North Shore con el centro de la ciudad. En 2019, transportó a casi 70.000 personas al día desde East Boston y Revere a Boston. Durante la pandemia, la línea registró la menor caída en el número de pasajeros del T, lo que indica su importancia para los trabajadores esenciales. La línea será aún más importante en las próximas décadas, con un nuevo desarrollo masivo en marcha en Suffolk Downs y la propuesta renovada de conectar las Líneas Azul-Roja cerca del Massachusetts General Hospital.


Pero el T dice que la Línea Azul se enfrenta a la creciente amenaza del océano. Un estudio reciente sobre el parking de automóviles de Orient Heights encontró que, para el año 2070, toda la instalación estaría bajo varios pies de agua durante la llamada tormenta de 100 años. Y otras estaciones a lo largo de la línea, así como el túnel de una milla de largo debajo del puerto, también corren el riesgo de inundarse.

“De nuestras líneas de tránsito, la Línea Azul es la más vulnerable al aumento del nivel del mar”, indicó Hannah Lyons-Galante, especialista en cambio climático de la MBTA. “Es la línea más baja, es realmente una función del paisaje por el que viaja, todas son áreas de tierra llena en Boston. Por lo tanto, no es solo la Línea Azul, sino también las comunidades que las rodean”.

La parte más profunda del túnel de East Boston, a 90 pies por debajo del nivel medio del agua, en 1903. (Cortesía de Boston Pictorial Archive, Boston Public Library)
La parte más profunda del túnel de East Boston, a 90 pies por debajo del nivel medio del agua, en 1903. (Cortesía de Boston Pictorial Archive, Boston Public Library)

La Línea Azul se construyó para conectar a East Boston, cuya población tiene un gran número de inmigrantes, con las industrias del centro de la ciudad, sedientas de trabajo. La pieza central fue el túnel East Boston de una milla de largo debajo del puerto, terminado en 1904. El primer túnel subterráneo y submarino en los Estados Unidos, tardó más de dos años en construirse y cuatro trabajadores murieron en el proceso.

Más de 120 años después, la Línea Azul sigue siendo importante para las legiones de trabajadores que viajan por medio de la estación Maverick en East Boston, a través del túnel del puerto hasta la estación Aquarium en el centro de la ciudad.

Los viajeros caminan hacia la estación Maverick en East Boston.  (Robin Lubbock / WBUR)
Los viajeros caminan hacia la estación Maverick en East Boston. (Robin Lubbock / WBUR)

Vienen de los alrededores de North Shore para tomar el tren hacia sus trabajos en el aeropuerto o el centro de la ciudad, o para conectarse con otras partes de Boston.

Dora Mendoza, una residente salvadoreña de East Boston que trabaja en un supermercado, ha estado viajando en la Línea Azul seis días a la semana durante 17 años.

“La Línea Azul es muy importante para todas las personas que tienen que viajar en tren”, comentó Mendoza. “Y somos miles de personas las que hacemos esto, no sé qué sería de nosotros si no fuera por la Línea Azul”.

Milton Souza, originario de Minas Gerais en Brasil, vive en East Boston y trabaja como paisajista en la Universidad de Harvard.

“Viajo en la Línea Azul todos los días, y es algo muy bueno para mí”, dijo Souza. “No tengo automóvil, no lo necesito. La Línea Azul me lleva adonde necesito ir y me trae a casa todos los días”.

Un tren de la línea azul MBTA en la estación de Orient Heights.  (Robin Lubbock / WBUR)
Un tren de la línea azul MBTA en la estación de Orient Heights. (Robin Lubbock / WBUR)

Cuando el huracán Sandy inundó  11 túneles del metro de la ciudad de Nueva York, incluidos los seis que conectan Brooklyn y Manhattan, activó una alarma para los planificadores y activistas de Boston.

“Si no planeamos bien, entonces (Sandy) sucederá aquí”, indicó Phil Giffee, quien dirige el vecindario de viviendas asequibles sin fines de lucro de East Boston. “Sabemos que los mares están subiendo (…) el peor de los casos podría suceder fácilmente”.

Giffee dijo que la Línea Azul en su forma actual debería estar protegida.

“A menos que todos tengan un kayak y una canoa y puedan nadar 500 yardas en medio del invierno, no veo otra forma de llegar (al centro)”, señaló. “Es necesario preservar (la Línea Azul) por la forma de vida y las necesidades económicas. Nos conecta con otros tres sistemas, que se ramifican y se extienden por todo el área metropolitana de Boston”.

A menos que todo el mundo tenga un kayak y una canoa y puedan nadar 500 yardas en medio del invierno, no veo otra forma de llegar (al centro).

PHIL GIFFEE

La MBTA sabe que tiene un problema: los funcionarios dicen que todo el sistema de tránsito rápido es “extremadamente sensible” a la amenaza del clima severo y las inundaciones costeras.

Pero no todo el mundo está de acuerdo en que apuntalar túneles construidos a principios del siglo XX sea una buena idea en la era del cambio climático.

Julie Wormser de Mystic River Watershed Association cree que la infraestructura subterránea tendrá que ser reemplazada, no solo la Línea Azul, sino todo lo que esté debajo del nivel del suelo.

“Tuvimos inundaciones que afectaron la estación Aquarium T hace un par de años”, dijo Wormser, refiriéndose a las tormentas invernales de 2018. “Y eso solo empeorará a medida que aumente el nivel del mar”.

Wormser le da crédito a la MBTA por enfrentar el riesgo de las inundaciones costeras. Pero dice que debemos comenzar a considerar un futuro más allá de la Línea Azul, y cree que el tránsito en autobús es el camino a seguir.

Lyons-Galante indicó que el T está comprometido a proteger la Línea Azul, no levantando la infraestructura fuera de peligro, sino construyendo barreras para mantener el agua fuera. La MBTA ya ha comenzado a proteger contra inundaciones la estación Aquarium, por ejemplo, adjudicando un contrato de $1,7 millones para agregar nuevas compuertas y reparar el concreto dañado por el agua y las vías corroídas, entre otras mejoras.

Aún así, Lyons-Galante reconoce que la amenaza del aumento del nivel del mar podría forzar un cambio.

“Si en algún momento todo esto se vuelve completamente inviable – al sufrir daños que sean tan costosos que no se puedan reparar- hay que adaptarse a un cambio”, dijo.

Pero “no es nuestra intención cambiar nada con respecto a la Línea Azul, porque ya tenemos algo que funciona y funciona bien en este momento”.

Otros defensores dicen que en lugar de tratar de mantener el agua fuera, la gente se debe comenzar a adaptar a la idea de un Boston más húmedo. Eso podría significar invertir en más transbordadores entre East Boston y el centro de la ciudad, la antigua forma en que las personas iban y venían antes de que se construyera el túnel de la Línea Azul, hace más de cien años.

Las líneas de ferry están indicadas en el mapa del "Plan de propiedad de Boston Land Co. y sus alrededores", que se cree que se trazó entre 1880 y 1889. (Cortesía de la Biblioteca Pública de Boston, Norman B. Leventhal Map Center)
Las líneas de ferry están indicadas en el mapa del “Plan de propiedad de Boston Land Co. y sus alrededores”, que se cree que se trazó entre 1880 y 1889. (Cortesía de la Biblioteca Pública de Boston, Norman B. Leventhal Map Center)


MÁS LEÍDAS

Massachusetts recibirá a 900 refugiados afganos

Massachusetts recibirá a 900 refugiados de Afganistán, tal como anunció el gobierno de Joe Biden en un esfuerzo por reasentar a un primer grupo de casi 37.000 afganos dentro de Estados Unidos. La Administración del gobernador Charlie Baker está a la espera de mayores...