Joven recibe de regalo álbum Panini del Mundial de Fútbol Qatar 2022. Foto: Jehovagni Santana.
Joven recibe de regalo álbum Panini del Mundial de Fútbol Qatar 2022. Foto: Jehovagni Santana.

Cada cuatro años el planeta entero se contagia de una fiebre que solo causa síntomas positivos. Todos los países dejan sus diferencias a un lado para gritar en una sola voz: “Gol”. Se trata de la fiebre mundialista con el torneo deportivo más popular del mundo que enfrenta a 32 selecciones de fútbol en busca de la Copa Mundial.

De la mano de los mundiales llega otra tradición que comenzó en Italia en 1961: el álbum del Mundial FIFA de Panini. Este libro en el que hay espacios para pegar los stickers de los diferentes jugadores que los coleccionistas van buscando, nació cuando los hermanos Giuseppe y Benito Panini quisieron expresar para la posteridad su afición por el calcio italiano y crearon su primera colección. Desde entonces se ha convertido en una tradición mundial.

El álbum Panini del Mundial FIFA Qatar 2022 ya está disponible en Boston, en otras ciudades de Massachusetts y otras áreas de Nueva Inglaterra. A pesar de que aún faltan unos meses para que inicien los partidos del torneo, varios aficionados ya están coleccionando stickers a toda máquina. Y no importa cómo les llamen (en diferentes países se los conoce como cromos, barajitas, estampitas, pegatinas, caramelos o figuritas), lo cierto es que la obsesión con coleccionar todos los stickers necesarios es una experiencia que comparten chicos y grandes, y trasciende culturas y nacionalidades.

Mateo Rangel es experto coleccionista en barajitas, su mamá dice que es una buena inversión porque le hace feliz ver a su hijo en una actividad que no incluye el celular o los juegos de video, sino la interacción con otros niños de su edad y una tradición que hasta ella misma realizaba cuando era jóven: “Lo que más me emociona de abrir un sobre de stickers es que me salgan las brillantes porque se ven cool y son muy valiosas”, afirmó Mateo.

Además del orgullo que da completar un álbum, cuando están llenos pasa un fenómeno interesante: se revalorizan con el tiempo. De hecho, hay grupos de coleccionistas que venden cromos viejos entre verdaderos fanáticos del fútbol.

“Desde el 2006 he visto cómo la fiebre del Mundial de Fútbol se ha propagado en Los Estados Unidos con un producto especial que Panini lanza para personas de todas la edades. Se trata de una tradición para chicos y grandes que acuden a comprar sus sobres cerrados con la esperanza de encontrar justo ese jugador que necesitan para pegar en el álbum”, dijo Javier Marín, distribuidor oficial de Panini en Nueva Inglaterra.

Esta tradición de coleccionar todos los stickers hasta llenar el álbum es algo que va más allá del fútbol y del torneo. Se trata de una forma en la que las familias pueden compartir momentos sanos de esparcimiento con una actividad que motiva el diálogo, despierta el espíritu de emprender y hasta enseña a negociar. ¿Quién no se acuerda de esos intercambios de stickers o cromos en los que una barajita difícil equivalía a tres comunes? ¡Estábamos aprendiendo a negociar sin saberlo!

Sergio Avellaneda juega soccer en el equipo del pueblo donde vive y tener la oportunidad de coleccionar el álbum es increíble para él. “Puedo conocer a cada uno de los jugadores y así cuando vea los partidos, ya sé quién es quién y quién hizo qué”, comentó Sergio.

Y es que la meta de llenar el álbum quiere ser alcanzada por muchos, antes de que llegue el Mundial y para hacerlo, tal como en el fútbol, es importante trabajar en equipo con otras personas coleccionando los stickers. “Después de que has comenzado a coleccionar el álbum, en los sobres saldrán algunos stickers que ya tienes. Eso solo hace más divertido coleccionar el álbum porque te invita a conectarte con otras personas que están haciendo lo mismo que tú y así disfrutas ese proceso de intercambiar los stickers repetidos con otros coleccionistas que tengan los que te hacen falta”, explicó el distribuidor de Panini para Nueva Inglaterra.

Un aspecto importante de este fenómeno de los álbumes Panini de la Copa Mundial FIFA, es que les permite generar comunidad y tráfico de personas a los pequeños negocios de dueños latinos en ciudades como Boston, Chelsea, Lawrence y Lynn, entre otras. Los propietarios de negocios organizan “tardes de intercambio” a las que acuden las personas a una hora determinada para tratar de “cazar” ese sticker que les hace falta.

“A través de El Planeta Media nosotros hemos estado haciendo la promoción y distribución de este producto en Nueva Inglaterra desde 2006. Esta es una gran oportunidad para mi organización para interactuar directamente con el público en diferentes áreas que van desde la promoción, las ventas, la distribución y el contenido”, dice Marín. El empresario compara el esfuerzo masivo que implica llevar este álbum a cientos de puntos de distribución en la región, a la labor que hacen los promotores de grandes festivales de música. “Este negocio requiere constancia y pasión. Agradezco la colaboración y apoyo de Mark Warsop y Jason Howarth, quienes llevaron esta tradición a otro nivel en los Estados Unidos”.

“Tengo 44 años de edad y aún colecciono el álbum Panini de futbol, me puedes encontrar con mis vecinos o amigos intercambiando barajitas como si aún fuera un niño. Recuerdo a mi padre llevándome a los puntos de intercambio, en mi país eran pequeños negocios de golosinas, refrescos y revistas que se encontraban en ciertas calles, se llamaban kioscos, ahí se reunían los muchachos para hacer sus trueques, a veces una barajita era tan aclamada que te las cambiaban hasta por 5 de las normales, era todo un negocio”, expresó Alejandro Peña, a quien encontramos comprando su álbum en un negocio de Chelsea. 

¡Todo sobre el álbum!

El álbum tiene 80 páginas a todo color, con 670 cromos, incluyendo 50 especiales, que suelen tener fondo plateado y un diseño distinto.

El álbum tiene un valor de $2, pero lo podrás encontrar encartado en El Planeta completamente gratis en la semana del viernes 16 de septiembre.

Cada sobre trae 5 cromos y cuesta $1.20 Es decir, usted tendría que comprar 137 sobres para completar el álbum, eso sin que le salga ni una postal repetida –lo cual es imposible–. Así que probablemente le convenga mejor comprar de una vez la caja, que trae 104 sobres (520 cromos) y cuesta $60 dólares.

Según respondieron en Panini a la agencia DPA, es más efectivo adquirir una caja completa. Esto se debe a que el sistema de mezcla hace que “los sobres consecutivos incluyan figuritas diferentes de la colección hasta que se vuelve a empezar”. Algunos estudios y fanáticos sitúan en un 30% el número de figuras repetidas en el álbum Panini por cada caja.

¿Dónde puedo intercambiar?

Habrá varios puntos para intercambiar stickers (caramelos, estampitas, cromos, barajitas, figuritas, láminas) en Boston, lo cual te permitirá llenar tu álbum mas rápido, hacer nuevos amigos y vivir la pasión del fútbol como un verdadero fanático.

Estaremos posteando aquí los lugares de intercambio a medida se vayan organizando las sesiones.

La mejor manera de llevar la cuenta

Para los que no les gusta andar de arriba a abajo con un cuaderno de apuntes de las postales que hacen falta, hay aplicaciones en el celular que le ayudarán a llenar el álbum. Claramente, la más popular es Panini Collectors.

Esta aplicación gratuita tiene listas disponibles para que el usuario pueda marcar las que ya tiene, las que le faltan y las que tiene repetidas. Una de las ventajas que tiene esta herramienta es que puede compartir las listas por medio de Whatsapp o Facebook.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.