El Departamento de Transporte de Massachusetts, con la aprobación del Departamento de Protección Ambiental de Massachusetts, arrojó en Chelsea una pila de tierra que contenía asbesto.

El hecho ocurrió a lo largo de la Ruta 1, cerca de un complejo de viviendas públicas. «Nuestros residentes, que son en su mayoría son BIPOC y personas de bajos ingresos, continúan sacrificando su salud y medio ambiente en beneficio de la región. La absoluta indiferencia del estado en relación con la falta de protecciones de justicia ambiental es exasperante», denunció la organización GreenRoots.

Los escombros provinieron de un proyecto de construcción de un puente en la línea Lynn/Saugus.

GreenRoots señala que se trata de un caso de racismo ambiental y que pone en riesgo a los residentes.

Los funcionarios de MassDOT informaron que moverán los escombros en las próximas semanas para llevarlos fuera del estado; sin embargo, los residentes y activistas exigen un acuerdo que remedie posibles daños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.