Hasta el martes, 26 de octubre, 848 empleados de Boston no cumplieron con el mandato de vacuna COVID-19 de la ciudad, que anunció la alcaldesa interina Kim Janey en agosto.

El 12 de octubre era la fecha límite para quienes conforman la «Fase 1», todo el personal que trabaja con ancianos y niños, hasta ese momento unos 642 empleado no habían cumplido con el mandato.

Para los empleados de la «Fase 2»; todos los contratistas y voluntarios que brindan servicios de seguridad, salud, emergencia y aquellos que están en contacto directo con los residentes, la fecha límite fue el 26 de octubre y para ese momento unos 206 no estaban cumpliendo con la medida.

El mandato, establecido para aproximadamente unas 18.000 personas que trabajan para la ciudad de Boston, les exige verificar su estado de vacunación o hacerse la prueba COVID-19 semanalmente.

“El número de personas varía a medida que algunos cumplen (con el mandato)”, dijo una portavoz de Janey en un correo electrónico a The Boston Globe.

De hecho, a pesar de sumarse más de 200 trabajadores correspondientes a la «Fase 2», el número total de suspensiones sin goce de sueldo fue casi el mismo que dos semanas atrás, cuando 812 empleados de cinco agencias fueron en licencia sin goce de sueldo.

El plan se ha estado implementado gradualmente en distintos sectores públicos desde septiembre. Aplica a todos los empleados de la ciudad, contratistas y voluntarios que brindan servicios, incluidos todos los trabajadores de tiempo completo, medio tiempo, estacionales, de emergencia y en período de prueba.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.