En una entrevista publicada este viernes en BET, el expresidente Barack Obama aseguró que Estados Unidos es un país mucho más fracturado en comparación con la situación que vivía en 2008, cuando tomó la presidencia.

A su juicio, actualmente la nación se encuentra dividida en «líneas políticas, culturales, ideológicas y geográficas que parecen ser más profundas que las diferencias políticas».

Sin embargo, el demócrata señaló que para poder reparar las fallas que percibe y preservar la democracia, se requiere «ciudadanía activa y un enfoque sostenido en los problemas, no solo en la temporada de elecciones, sino todos los días intermedios».

«Ya he hablado de esto antes, pero si miras Fox News, percibes una realidad diferente a la de leer The New York Times. Y esas diferencias han sido amplificadas por las redes sociales, que permiten que las personas vivan en burbujas con otras personas. que piensan como ellos», siguió el expresidente Obama. «Hasta que podamos acordar un conjunto común de hechos, hasta que podamos distinguir entre lo que es verdadero y lo que es falso, entonces el mercado de ideas no funcionará. Nuestra democracia no funcionará».

Obama se pronuncia sobre la pandemia

El demócrata habló también sobre el impacto de la pandemia del COVID-19 en las comunidades de color, así como la brutalidad policial de la que han sido víctimas varios de los habitantes de estas área.

De acuerdo con Obama, estos «necesitan seguir marchando, seguir hablando, seguir votando» y luchar contra el cinismo.

«Es mucho para cualquiera, especialmente con los casos de violencia policial y otros recordatorios del legado de intolerancia y trato desigual que hemos visto durante el año pasado. Y puede hacer que uno se pregunte si las cosas mejorarán alguna vez», lamentó. «Pero también sé esto: las personas que se benefician de mantener las cosas como están, cuentan con su cinismo. Saben que no pueden convencerlo con sus políticas. Así que esperan convencerlo de que su voto , y tu voz, no importa. Así es como ganan».

Una epidemia

A finales del mes de marzo, el expresidente Obama denunció que los «políticos cobardes» y al «lobby de las armas» como elementos que se han resistido a las medidas pasadas para restringir el acceso a las armas de fuego.

“Ya es hora de que quienes tienen el poder de luchar contra esta epidemia de violencia armada lo hagan”, dijo Obama en un comunicado. “Se necesitará tiempo para erradicar el descontento, el racismo y la misoginia que alimentan tantos de estos actos de violencia sin sentido. Pero podemos hacer que sea más difícil para aquellos con odio en sus corazones comprar armas de guerra. Podemos superar la oposición de políticos cobardes y la presión de un grupo de presión armado que se opone a cualquier límite a la disponibilidad de cualquiera para reunir y arsenal. Podemos y debemos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.