Por Maribel Hastings

Barack Obama ha tenido un primer año complicado como presidente de Estados Unidos. Hace un año, el 20 de enero de 2009, cuando todo era esperanza y optimismo pocos sospechaban que los demócratas marcarían la fecha luchando (y perdiendo) el escaño que por medio siglo ocupó el León liberal del Senado, Edward Kennedy.

Finalmente, esa elección especial fue ganada anoche por el republicano Scott Brown quitando a los demócratas la garantía de 60 votos que impidan maniobras dilatorias (filibuster) de proyectos de ley. La contienda con la demócrata Martha Coakley, fiscal general de Massachusetts, fue tan cerrada que llevó al propio Obama a hacer campaña en su favor. En juego estaba no sólo dejar en manos demócratas el escaño que perteneció a Kennedy, sino mantener el voto demócrata que puede garantizar en el Senado la aprobación de la reforma de salud, piedra angular de la presidencia de Obama y en la que ha invertido amplio capital político. Brown dice que será el voto republicano número 41 en contra de la reforma de salud.

Obama ha lidiado con guerras en Irak y Afganistán y con una crisis económica, asuntos que heredó de la administración republicana de George W. Bush. Pero después han venido decisiones propias en esos frentes, algunas acertadas, otras no tanto.

Entre la lucha por estabilizar la economía, buscar alivios a los propietarios en la crisis de vivienda, asistir a instituciones financieras responsables en parte de la debacle, y promover ahora medidas para que dichas instituciones devuelvan algo del dinero de los contribuyentes, Obama se enfrascó en una batalla legislativa por la reforma sanitaria que ha absorbido su agenda y la del Congreso y todavía el final no se decide.

Se apuntó una gran victoria con los hispanos al nominar a Sonia Sotomayor a la Corte Suprema. Ciertamente le dieron el Nobel de la Paz, pero eso es lo menos que ha tenido Obama a nivel doméstico.

En diciembre enfrentó la primera crisis de seguridad con el fallido intento terrorista en un vuelo que aterrizaría en Detroit el mismo día de Navidad.

Y ahora Estados Unidos encara la crisis generada en Haití por un devastador terremoto. Sus índices de aprobación han bajado. Si difícil ha sido el año para Obama en diversos frentes, difícil también ha sido para los millones que esperaban que su promesa de reforma migratoria durante ese primer año se concretara.

El domingo, Cecilia Muñoz, directora de asuntos intergubernamentales de la Casa Blanca, dijo en el programa Al Punto, que conduce el periodista Jorge Ramos en Univision, que aunque esa reforma no se haya concretado en el primer año, «hemos comenzado el proceso que tomamos muy en serio… el presidente realmente quiere mover una reforma de inmigración».

«Su compromiso está ahí y ésto es muy serio para este presidente», afirmó Muñoz. El ex secretario de Comercio de la administración Bush, Carlos Gutiérrez, también estuvo en Al Punto, pero criticó a la administración Obama por, según él, «no hacer la lucha» en el frente migratorio.

Gutiérrez fue uno de los emisarios de Bush al Congreso en la fallida búsqueda de una refor

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *