Por Virginia Gómez

El abogado y empresario puertorriqueño Ferdinand Álvaro, de 56 años, fue nombrado el pasado 17 de septiembre miembro de la Junta Directiva de la Autoridad de Transporte de Massachusetts (MBTA, por sus siglas en inglés). Su incorporación supone contar por primera vez en 111 años con presencia latina en la junta del conocido «T», donde el 5.4% de sus más de 6,500 empleados son hispanos.

La designación llega en un momento crucial en la lucha por incluir en los puestos gerenciales a las minorías, especialmente a la creciente comunidad latina. Sin embargo, la noticia del nombramiento llegó por sorpresa a casa de Ferdinand Álvaro, quien reconoció desconocer la situación actual del organismo de transportes.

«Cuando recibí la llamada telefónica de la oficina del gobernador, lo único que sabía del MBTA era lo que había leído en los periódicos. Una cosa clara es que tiene serios problemas financieros y que muchos pasajeros no están contentos con el servicio. Son muchos los desafíos, especialmente para la comunidad latina», explicó.

De cualquier forma, el nuevo integrante de la Junta contribuirá al equipo con su experiencia en administración y finanzas. Álvaro, graduado en la Escuela de Derecho de Harvard, es socio del bufete de abogados que la empresa jurídica nacional Adorno and Yoss posee en Boston y copresidente del departamento de Derecho Corporativo. Antes de unirse a esta firma, fue vicepresidente del consejo comercial y general de BOC Process Systems y presidente de la Compañía de Nitrógeno de Cantarell, consorcio internacional que desarrolló importantes infraestructuras en México. Asimismo, ha integrado las juntas directivas de empresas de Estados Unidos, Chile, Colombia, México y Venezuela. (Álvaro es asesor legal de Hispanic News Press, Inc., empresa que publica el El Planeta).

«Ahora estoy aprendiendo sobre la situación del MBTA, aún no puedo decir realmente qué debería hacerse. La semana pasada me reuní con uno de los gerentes y el sábado solicité a Craig Días, de Alianza Latina, una reunión con él para que me diera su punto de vista. Podré hablar más inteligentemente cuando lea la montaña de papeles que tengo, aunque una de mis prioridades será mejorar la situación económica del Â’TÂ’, pues con problemas de este tipo no podrá haber oportunidades para nadie», apuntó Álvaro.

Otro de sus retos será ayudar a mejorar las condiciones laborales de la comunidad hispana. Alianza Latina, organización creada para velar por la igualdad de los empleados del MBTA, estuvo varios meses presionando al gobernador del estado, Deval Patrick, para que uno de los nueve miembros de la Junta Directiva fuera latino.

La organización, que en mayo propuso al ex senador demócrata Jarrett Barrios para el puesto, trasladó a Patrick la necesidad de que los hispanos accedieran a departamentos como el Centro de Llamadas y Atención al Cliente, así como de revisar los procesos de reclutamiento y promoción y la lotería de contratación. Según Craig Días, gerente de transporte en la División del Tren Conmutador y portavoz de Alianza Latina, las estadísticas demuestran que sólo 200 de los 6,000 empleos son asignados a latinos.

DISCRIMINACIûN EN EL «T»

La entrada de Álvaro ha sido acogida con gran entusiasmo y esperanza por los trabajadores hispanos, después de que en julio una delegación de empleados se quejaran formalmente ante el gobernador, entregándole una carta, por el supuesto trato racista recibido por algunos directivos del MBTA. De acuerdo con Alianza Latina, la directora de la oficina de Diversidad y Derechos Civiles llegó a calificar a los latinos de «soplones y mentirosos».

«Cualquier trato de este tipo ha de terminar. El gerente me dijo que había varios progra

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *