Foto: Raquel Quezada
Foto: Raquel Quezada

Raquel Quezada, dominicana y residente de Haverhill, denunció que el sistema de transporte de Haverhill no quiso llevar a su hijo de 17 años, Schoan Quezada, con parálisis cerebral, este martes 11 de octubre alrededor de las 4 de la tarde, desde la escuela Hopeful Journey a su hogar ya que se negó a sentarse en su asiento del bus. “Me llamaron diciendo que mi hijo no se quería sentar en su puesto y que debía ir a buscarlo, sino llamarían a la policía y así lo hicieron”, contó Quezada. “Mi hijo no se puede comunicar y a veces se siente incómodo con gente desconocida y probablemente eso es lo que estaba pasando”.

La madre asegura que le parece inaceptable el trato de la policía con su hijo y que el sistema de transporte debe estar capacitado para tratar con estudiantes discapacitados. “Se debe crear una ley que proteja a las personas discapacitadas y que exija personal entrenado para lidiar con estos casos en el transporte público”, dijo Quezada, quien también es la líder de la fundación: Cambiando el mundo de personas con discapacidad.

Además, explica que han sucedido otros acontecimientos preocupantes en este servicio y que también otras madres han tenido que lidiar con estos problemas. “El otro día mi hijo llegó a casa con desechos humanos, y nadie en el bus hizo nada para ayudarlo”, contó.

Quezada opina que es vital que el sistema de transporte funcione ya que muchos padres no tienen la posibilidad de llevar a sus hijos al colegio. “Yo estudio, trabajo desde casa, llevo una fundación, y tengo otro hijo 8 años”, agregó.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *