Vanessa Vela standing in Edward L. Leathers Community Park in Somerville. (Jesse Costa/WBUR)

Por: Simón Rios

Click here to read this article in English, by WBUR


Vanessa Vela ha vivido en el barrio de Union Square durante casi dos décadas. Pero la nueva estación de la Línea Verde de la MBTA, que se inauguró en Somerville a principios de esta semana, presagiaba un futuro incierto para ella.

Un inversionista compró recientemente el triple decker donde vive Vela y anunció sus planes de duplicar los alquileres. «Me envió una carta bastante genérica diciendo que tenemos que mudarnos», dijo Vela, quien es técnica veterinaria y madre soltera.

Vela dijo que el propietario ni siquiera se ofreció a renovar el contrato de arrendamiento porque sabía que ella y otros inquilinos no podían pagar el nuevo alquiler de $3,000.

Los defensores del transporte han presionado por la Extensión de la Línea Verde de la MBTA a Somerville y Medford durante décadas para brindarles a los residentes un enlace más rápido con el centro de Boston.

Después de muchos retrasos, finalmente cumplieron su deseo con una nueva parada que abrió el lunes en Union Square. También se reconstruyó la antigua estación de Lechmere en Cambridge. Se espera que se abran cinco nuevas estaciones de la Línea Verde en los próximos meses en Somerville y la vecina Medford, creando un corredor hasta la Tufts Univeristy.

Los pasajeros caminan por la entrada de la nueva estación MBTA Union Square. (Jesse Costa/WBUR)

Pero a algunos a algunos vecinos les preocupa que las nuevas paradas de tren puedan llevar a que más constructoras se interesen en la ciudad y esto les obligue a abandonar sus hogares por altos costos de vida.

Jane Santos vive cerca de Winter Hill en Somerville, a pocas cuadras de donde se abrirá este año una nueva estación cerca de Somerville High School.

«Conozco a muchas personas que tuvieron que irse de Somerville, que se están mudando lejos porque ya no pueden pagar el alquiler», contó Santos, hablando en portugués. «Esto por causa del nuevo transporte, 100%».

El desarrollo ya está en marcha alrededor de Union Square. Los restaurantes de moda sirven sushi, mientras que una cervecería y condominios exclusivos atienden a quienes pueden pagarlos. Y las constructoras se encuentran en las primeras etapas de un proyecto masivo de $2 mil millones, con más de 2.4 millones de pies cuadrados en espacios para laboratorios, oficinas y viviendas.

Una representación de un desarrollo de $ 2 mil millones ahora en marcha alrededor de Union Square. (Cortesía de Union Square Station Associates)

El Consejo de Planificación del Área Metropolitana advirtió hace años que la Extensión de la Línea Verde podría desplazar a cientos de familias.

«Lo que a veces sucede es que cuando se realiza una mejora en el tránsito, el área se vuelve más atractiva», dijo Tim Reardon, quien estudia viviendas para el Consejo de Planificación. «Se muda gente nueva que puede gastar más».

“Entonces, las personas (de bajos recursos) para las que se construyó el servicio de transporte terminan sin estar presentes para beneficiarse de esas inversiones”, indicó.

Incluso antes de abrir la Línea Verde, muchos residentes ya luchaban por permanecer en la ciudad. Los alquileres han estado subiendo en Somerville, como en gran parte del área de Boston, durante años, muchos listados de viviendas a lo largo de la nueva ruta han tomado la Línea Verde como punto a favor para atraer nuevos compradores.

La alcaldesa de Somerville, Katjana Ballantyne, quien asumió el cargo hace dos meses, dijo a los periodistas la semana pasada que la ciudad ya ha estado trabajando en formas de ayudar a los inquilinos a permanecer en sus hogares con la Extensión de la Línea Verde.

«Tratamos de usar todas las herramientas posibles», señaló Ballantyne, citando cambios de zonificación, aumentando la cantidad de viviendas asequibles que los desarrolladores deben construir y estableciendo la Oficina de Estabilidad de Vivienda para ayudar a los residentes que enfrentan el desplazamiento. Mucho antes de convertirse en alcaldesa, Ballantyne luchó con el impacto de las nuevas estaciones de MBTA como miembro del Concejo Municipal y desde su trabajo en organizaciones sin fines de lucro.

Katjana Ballantyne habla con los medios de comunicación después de que el gobernador Baker hiciera una prueba de la nueva Extensión de la Línea Verde MBTA en Somerville el 30 de diciembre de 2021. (Stuart Cahill/Boston Herald vía Getty Images)

Reardon, del Consejo de Planificación, reconoce los esfuerzos de la ciudad por tratar de abordar el problema.

«Siempre hay más por hacer y muchas personas sentirán que la ciudad debería estar trabajando más», dijo Reardon. “Pero creo que es seguro decir que la situación habría sido mucho, mucho peor si la ciudad hubiera tomado un enfoque de no intervención durante los últimos ocho años”.

Pero Reardon aseguró que es demasiado pronto para saber cuántas personas serán desplazadas de la ciudad.

Mientras tanto, los residentes locales tienen sentimientos encontrados sobre las nuevas estaciones.

Suzanne Perry es propietaria de una casa multifamiliar a una cuadra de donde abriría Gilman Square Station en los próximos meses. Perry contó que se siente feliz porque después de casi tres décadas en el vecindario, podrá tomar un viaje directo en la Línea Verde hacia el centro de Boston.

«Me encantaría ver llegar el tren, ir al centro, visitar todos los lugares a los que solía ir y disfrutar los sábados por la noche», dijo. 

El vecino de Perry estuvo de acuerdo y señaló que ahora están a solo un par de paradas de ver a los Bruins.

Pero Perry se preocupa por sus vecinos que viven alquilados. También, por si el barrio se mantendrá fiel a sus orígenes frente a una posible ola de desarrollos.

El desarrollo de USQ en 10 Prospect St. está en construcción en Union Square, Somerville. (Jesse Costa/WBUR)

Señalando otras casas en su calle, comenzó a nombrar a los residentes que han vivido allí durante más tiempo que ella. Uno de ellos, reside allí desde hace 30 años. Otra residente de 92 años de edad no conoce otro lugar al que haya llamado hogar, ha vivido allí toda su vida.

«Odiaría ver que cambie y que las cosas sigan subiendo de valor, y que la gente no pueda pagarlo y deban ir a un sitio más barato», indicó.

Perry aclaró que, de momento no piensa vender; pero con todos los cambios que podrían llegar está analizando dejar Somerville para estar más cerca de sus nietos en North Shore.

Vela, la madre soltera afectada por los aumentos de alquiler en Union Square, puede no tener otra opción.

Pero dijo que todavía espera negociar con el propietario o encontrar otra manera de permanecer en la ciudad, donde su hijo de 17 años va a la escuela. Vela contó que él es un estudiante del cuadro de honor en Somerville High School y tiene muchas oportunidades allí.

«Somerville es todo lo que conoce desde que estaba en el jardín de infantes, en el preescolar», comentó.

Vela señaló que su arrendador es Lior Rozhansky, un inversionista de bienes raíces que se jacta de administrar una cartera de $21 millones.

Rozhansky se negó a hablar con WBUR, pero en su canal de YouTube menciona a Union Square como un lugar increíble para invertir.

“Se ha vuelto mucho más caro en los últimos años”, indicó, pero “con la llegada de la Línea Verde, mucha gente piensa que los precios seguirán subiendo”.

Eso podría dificultar la permanencia de muchos residentes.

Este segmento se emitió el 24 de marzo de 2022.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.