Niño de seis años murió en Bogotá tras meses de dormir a la intemperie
Niño de seis años murió en Bogotá tras meses de dormir a la intemperie

Un niño de la etnia indígena emberá, de Colombia, murió en Bogotá tras pasar dos meses junto con su familia durmiendo en las calles capitalinas mientras esperaba que le dieran refugio. El grupo es uno de los desplazados por el conflicto armado en Colombia. 

El contexto: María Lubia Queracama Tanigama y su esposo, junto con sus cuatro hijos, dormían en una lona de plástico y una esterilla en pleno Bogotá, lugar al cual llegaron huyendo de la violencia. 

Los grupos indígenas como los emberá llevan mucho tiempo desconfiando de las instituciones colombianas, como consecuencia del incumplimiento de las promesas del país de proporcionar a estas comunidades servicios sanitarios, seguridad alimentaria o territorios seguros.

  • La familia venía del departamento de Chocó pero abandonó sus tierras debido al grupo armado que mandaba en la zona. 
  • Esta familia es solo una de las cientos desalojadas que marcharon por Bogotá durante 14 horas antes de acampar en el Parque Nacional, en el corazón de la capital donde se instalaron. 
  • Allí fue cuando Yonquin enfermó. Primero llegó la diarrea y los vómitos. Luego se adormeció y le costó respirar.
  • Una ambulancia lo trasladó a un hospital situado a pocas manzanas de distancia, pero murió debido a que tenía una gripe estomacal, desnutrición grave y deshidratación severa.
  • La muerte de Yonquin se ha convertido en el último símbolo de la lucha por resolver una crisis de desplazamiento que, cinco años después de los acuerdos de paz del país, no hace más que empeorar. Cientos de familias siguen viviendo en el parque. 

¿Qué dicen? «La muerte de Yonquin se puede explicar con una palabra: arrogancia», afirmó Jairo Montañez, un líder que representa a las comunidades indígenas que ocupan el parque. «Arrogancia por parte de un gobierno que ha querido ignorar el problema y hacerlo invisible».

  • «Fue una tragedia que advertimos que podía ocurrir, y que se podría haber evitado si nos hubieran permitido entrar, si hubiéramos conocido la situación un día antes o días antes», afirmó Daniel Camacho, subsecretario de Gobernabilidad y Garantía de Derechos de Bogotá.

Los datos: En Colombia hay casi 5 millones de desplazados internos, una cifra solo superada por Siria y la República Democrática del Congo. 

Eso incluye al menos 82 mil 846 que fueron desplazados forzosamente entre enero y noviembre de 2021, un aumento del 169% con respecto a 2020 y el mayor número en los cinco años transcurridos desde que el gobierno firmó el histórico acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. 

  • Casi el 23% de esas víctimas eran indígenas, y al menos 9 mil 857 se vieron obligadas a abandonar el Chocó, hogar de muchas de las familias emberá en el campamento del parque.
  • Ocho de cada 10 hogares de víctimas del desplazamiento forzado en Colombia dicen vivir en la pobreza, según la Comisión de Seguimiento de la Política Pública de Desplazamiento Forzado, un grupo colombiano. 
  • Cuatro de 10 dejaron de comer tres veces al día durante la pandemia.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.