Por Steve Brown | WBUR

Click here to read this article in English, by WBUR

Durante muchos años, las personas con discapacidades o enfermedades mentales en Massachusetts eran encerradas en instituciones estatales para que fueran aisladas del resto de la sociedad.

Ahora, algunos defensores y familiares están promoviendo el establecimiento de una comisión que investigue el trato que recibieron los pacientes y los abusos a los que fueron sometidos.

“No hay una declaración formal sobre lo que las escuelas estatales y los hospitales del estado fueron o llegaron a ser, cómo operaban, cómo fueron clausurados”, dijo Alex Green, residente de Waltham y conferencista sobre políticas públicas en Harvard, quien está liderando los esfuerzos por establecer la comisión.

Green dijo que él quiere que las historias sean contadas sin censuras, mientras caminaba por los terrenos del Hospital Estatal Metropolitano (Metropolitan State Hospital), clausurado hace muchos años en la zona donde se unen Belmont, Waltham y Lexington.

Clausurado en 1992, muchos de los edificios han sido demolidos o convertidos en residencias o negocios. Pero el edificio administrativo de ladrillos, cubierto de grafiti y vegetación invasiva, permanece abandonado como un claro recordatorio de un sistema que en algún momento llegó a estar conformado por más de 27 hospitales y escuelas estatales, a donde miles eran enviados en aislamiento, incluyendo a muchos que se quejaron de malos tratos a lo largo de los años.

Para Green, su misión es personal. Él padece de una enfermedad mental. Y si hubiera nacido hace algunas décadas, Green cree que quizá él mismo pudiera haber sido enviado a una institución como esas.

Green dice que los registros escritos que pudieran aún existir probablemente están regados por todo el estado.

“Cuando estos lugares eran clausurados, las personas simplemente montaban cajas en camiones y las enviaban a los archivos o a donde pudieran.  Yo pienso que simplemente se desentendían por muchas razones”, dijo Green. “Y yo creo que las personas merecen más que eso para poder pasar la página”.

Él dice que el tiempo se está agotando, sin embargo, ya que cada año quedan menos exresidentes con vida.

En una lista de los residentes que murieron en la Escuela Fernald entre julio de 1965 y junio de 1966, Laura Zigman señala lo que pudiera ser una pista sobre su hermana, quien murió en esa escuela durante ese período de tiempo. (FOTO: Jesse Costa / WBUR).

Una de esas residentes es Patricia Brown, quien fue enviada a la escuela Walter E. Fernald en Waltham hace 62 años cuando ella tan solo tenía 8 años de edad.

“Yo recuerdo que yo llegué un otoño y era aterrador. Yo no sabía qué era lo que estaba sucediendo”, dijo Brown, quien ahora está cursando estudios especiales para graduarse como bachiller a sus 70 años de edad.

Brown y su hermano fueron enviados a Fernald por un juez, quien consideró que su madre no estaba apta para criarlos.

Ella dice que Fernald fue un sitio muy duro para crecer.

“Muchos niños murieron. Yo los veía morir frente a mí. Y yo no podía entender por qué. Hubo mucho abuso. Es muy triste. Es muy, muy triste”, dijo Brown.

No todos los abusos resultaban en muerte.

Alrededor de una década antes de que Brown llegara a Fernald, 74 niños fueron invitados a unirse al club de ciencias de la escuela.

A los niños miembros del club se les ofrecía avena como desayuno.

Pero sin que los niños lo supieran, la avena estaba envenenada con material radioactivo. Era parte de un experimento llevado a cabo por el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y la empresa Quaker Oats para investigar si el cereal inhibía la absorción de hierro.

Patricia Brown dice que las niñas en Fernald también debían sobrevivir a otras atrocidades.

“Ellos violaban a las niñas, molestaban a las niñas”, dijo Brown, refiriéndose, sin nombrarlos, a miembros del personal de Fernald de aquel momento.

“Ellos te drogaban y luego te molestaban. Y esa es la verdad”, aseveró Brown. “Muchas niñas salieron embarazadas. Afortunadamente, yo no salí embarazada, quizá porque yo luché”.

Brown dice que luchar para defenderse muchas veces resultaba en ser encerrada en confinamiento solitario en un sótano.

Abusos como los que describe Brown llevaron a las cortes federales a intervenir en los años 1970s, cuando le ordenaron al estado mejorar las condiciones de las instituciones.

Uno de los objetivos de la comisión sería identificar los registros que pudieran aún existir, incluyendo aquellos en el Archivo Estatal de Massachusetts (Massachusetts State Archives) en Dorchester.

Caitlin Jones, jefa de servicios de referencia en el Archivo Estatal, le muestra a Laura Zigman los planos de la Escuela Fernald en Waltham. (FOTO: Jesse Costa / WBUR).

Laura Zigman, de Cambridge, viajó hasta los archivos para investigar más sobre su hermana mayor, Sheryl.

Sheryl Zigman murió a la edad de 7 años mientras era residente en la Escuela Fernald en 1965. Ella sufría de incapacidad intelectual y física debido a una rara enfermedad.

“Yo simplemente me he sentido bastante preocupada por los aspectos más esenciales de su tiempo allí, y cuándo fue allí y cuánto tiempo estuvo allí”, explicó Zigman. “Mi padres han fallecido. Así que dependo de mí misma para poder juntar todas las piezas”.

El personal de los archivos pudo mostrarle a Zigman algunos registros sobre la institución, pero no consiguieron nada sobre su difunta hermana, Sheryl.

Para eso, ella necesitaría una orden de la corte, aunque Zigman es su pariente más cercana.

“Yo podría terminar dando muchas vueltas y aún podrían decirme que no existen registros. Tú sabes, hubo una inundación. Quiero decir, ¿quién sabe?”, dijo Zigman.

Laura Zigman revisa antiguos documentos administrativos de la Escuela Fernald de Waltham en el Archivo Estatal con la esperanza de encontrar pistas sobre su hermana que alguna vez fue residente allí. (FOTO: Jesse Costa / WBUR).

Los promotores de la comisión dicen que esta haría posible la simplificación del proceso para poder acceder a los registros de los pacientes.

Otras propuestas harían que los registros se hagan públicos después de 90 años.

Los proyectos de ley están lentamente haciendo su recorrido a través de la Legislatura. Una audiencia pública sobre el proyecto de ley de la comisión se llevó a cabo en junio. Pero la legislación no es una alta prioridad así que puede pasar algún de tiempo antes de que se lleve a cabo una votación.

El senador copromotor de la comisión, Mike Barret, de Lexington, dijo que es importante que lidiemos con todas las injusticias que se pudieron haber cometido.

“Cada una de estas instituciones, y contamos a 27 de ellas a lo largo de todo Massachusetts, tiene una historia propia que contar”, dijo Barrett. “Y los seres humanos que fueron enviados ahí, muchas veces sin lo que hoy llamaríamos ‘derechos civiles’, merecen que sus historias sean contadas”, añadió.

Algunos exempleados de las instituciones también están a favor de una comisión.

Entre ellos: Steven Iannaccone, quien trabajó en Fernald por 24 años, comenzando en 1976. Ese fue el año después de que el estado firmara el decreto para mejorar las condiciones de las instituciones.

Iannaccone reconoce que las condiciones eran precarias antes del decreto estatal, pero dice que también había muchos empleados dedicados que hicieron que las condiciones mejoraran con el tiempo.

Él recordó a un paciente que inicialmente estaba constantemente gritando y se rehusaba a usar ropa, pero luego se estaba comportando lo suficientemente bien como para sentarse a la mesa y comer en restaurantes.

Aún así, él piensa que las personas deberían poder ver la historia completa de lo que sucedió – “lo malo y lo bueno”.

De vuelta en los terrenos del Metropolitan State Hospital, Green dice que también es importante que la comisión incluya a personas con discapacidades – personas como él que hace años pudieran haber sido encerradas en instituciones como estas.

“Se trata de asegurarnos de que las personas que en primer lugar fueron borradas no sean borradas nuevamente en el proceso de sacar al descubierto esta historia”, dijo Green. “Y yo pienso en esto, y por eso hay un gran apoyo hacia la idea de que sean las personas con discapacidad las que lideren este proceso. La comisión debe estar conformada mayoritariamente por personas que se identifiquen como ‘discapacitadas’”.

Pero por ahora la comisión permanece sólo como una idea, esperando a que Beacon Hill decida si la hará realidad.

Laura Zigman revisa algunos documentos administrativos de la Escuela Fernald de Waltham en el Archivo Estatal. (FOTO: Jesse Costa / WBUR).

Este segmento salió al aire el 27 de septiembre, 2021.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.