Los funcionarios de Boston, como parte de la agenda climática, están solicitando apoyo financiero del sector privado en el Raymond L. Flynn Marine Park para la construcción de un malecón en el Seaport, con el objetivo de proteger el área portuaria de la subida del nivel del mar.

La Agencia de Planificación y Desarrollo de Boston cree que el proyecto podría costar hasta $124 millones para un espacio de 191 acres, que corresponde a las obras que en unos 10 años serían propensas a inundaciones.

El Fondo de Resiliencia Climática utiliza un enfoque similar al que la ciudad requiere que los desarrolladores comerciales contribuyan con una cantidad fija a los fondos para viviendas asequibles o, a menudo, para pagar el espacio del parque o las mejoras de infraestructura cerca de sus proyectos. Y muestra tanto la promesa como las limitaciones de tratar de abordar las defensas climáticas a través del desarrollo privado.

La ciudad de Boston tiene un gran poder en el parque marítimo, donde posee la mayor parte de la tierra y la distribuye a inquilinos y desarrolladores bajo contratos de arrendamiento a largo plazo. Eso permite que la ciudad establezca las reglas, especialmente dado el interés masivo en la reurbanización allí.

También permite a la ciudad comenzar la construcción de las defensas con relativa rapidez, ya que la amenaza del aumento del nivel del mar tiene implicaciones económicas y ambientales

La ciudad argumenta que es prioritaria la ejecución de dicha obra debido a los desastres que podrían ocurrir en caso se tormentas y las intensas lluvias, como afectación de vías, perjuicios materiales de terrenos y daños a infraestructuras de las unidades productoras del estado colindante con la vía.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.