King's Beach entre Lynn y Swampscott, 2020. (Foto: Volodymyr S./ Foursquare)

En las últimas semanas, diferentes informes encontraron que las descargas de aguas residuales representan un riesgo para la salud de los bañistas en algunas playas del área de Boston.

Un estudio anual de Environment Massachusetts publicado el 11 de julio, para el que se tomaron muestras de agua en 556 puntos de las playas del estado, indicó que se detectaron concentraciones de bacterias fecales que superan el nivel más alto determinado por la Agencia de Protección Ambiental. Cabe destacar que dicho umbral establece que 32 de cada 1000 bañistas se ven afectados por una enfermedad.

El informe concluyó que, durante el período de estudio, 264 playas resultaron potencialmente inseguras para nadar al menos por un día.

Mientras que otras 29 no estaban en condiciones óptimas al menos el 25% de los días en que se realizaron los análisis.

Save The Harbor / Save The Bay, que publicó sus calificaciones de la calidad del agua en las playas del área de Boston el 4 de julio, hizo una acotación respecto a los métodos utilizados por Environment Massachusetts. Aseguró que exceder por un solo día el límite de la EPA, no hace que 264 playas no sean óptimas para bañarse.

«Es exagerado sugerir que nadar en 264 de las 457 playas de Massachusetts representa una amenaza para la salud humana porque es posible que hayan fallado una prueba de calidad del agua en 2020 después de una lluvia de verano», indicó el director ejecutivo Chris Mancini el 11 de julio.

En las evaluaciones de Save The Harbor / Save The Bay de este año, cinco playas (Carson Beach, City Point y Pleasure Bay en South Boston, y Revere Beach y Winthrop Beach) obtuvieron calificaciones perfectas del 100%. En general, la organización señaló que el agua en las playas administradas por el Departamento de Conservación y Recreación «fue del 93%, lo que representó una mejora con respecto al año anterior, que obtuvo una puntuación del 89%».

La calidad del agua se mantuvo por debajo del promedio en Tenean Beach en Dorchester, con 79% y en King’s Beach en Lynn y Swampscott, 70%, según el informe.

«Si bien estamos encantados con el progreso que hemos logrado en la mayoría de las playas públicas de la región, nos decepciona informar que Tenean Beach en Dorchester y King’s Beach en Lynn y Swampscott todavía no son seguras para nadar más de uno de cada cinco días», dijo Mancini. «Estamos particularmente preocupados por la situación en King’s Beach, donde las descargas (de aguas residuales) cargadas de bacterias provenientes de Lynn y Swampscott en Stacey Brook continúan amenazando la salud pública».

Igualmente, Environment Massachusetts destacó King’s Beach en su estudio e indicó que el agua allí «resultó potencialmente insegura durante 64 días, un periodo mayor que el de cualquier otra playa en el estado».

Partes del área de Boston tienen sistemas de alcantarillado combinados, en los que las aguas residuales y pluviales se transportan por el mismo conducto. Así, cuando las lluvias son intensas provocan una sobresaturación y arrastran aguas residuales contaminadas al mar. Esto genera bacterias y provoca la proliferación de algas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.