Pese al impacto de la pandemia del COVID-19, no han sido pocos los lugares que han ido relajando sus medidas. Retomar actividades forma parte de la reactivación económica, rubro fuertemente golpeado por el brote. Mientras la nueva normalidad toma forma el norte pasa por adaptarse gradualmente a la realidad y para hacerlo, la precaución y planificación pasan a ser clave en la sociedad.

Así lo confirmaron este viernes la doctora Liliana Gómez-Medley, M.D. de Mid-Atlantic Permanente Medical Group, y Margarita Dilone, presidente y CEO de Crystal Insurance Group Inc., a Ricardo Sánchez-Silva, editor Senior de El Tiempo Latino, en una entrevista exclusiva a través de Facebook Live patrocinada por Kaiser permanente.

Facebook

Entrevista exclusiva

De acuerdo con Gómez-Medley, el primer paso al momento de retomar una actividad pasa por saber dónde se desarrollará, «si es un sitio abierto o cerrado, además de pensar cuántas personas habrá». Esto ayudará a estudiar con mayor claridad cuáles son los riesgos que puede correr la persona en caso de contar con alguna patología que pueda verse fuertemente afectada en caso de contagiarse con el coronavirus, además de meditar si su decisión es capaz de afectar a otros.

«Los más importante es tener en cuenta que la pandemia no se ha ido (…) tenemos que recordar que hasta que no exista una vacuna va a seguir existiendo el riesgo», aclaró la doctora.

Para Dilone, otro punto importante es entender que las fases de reapertura no representan el fin del brote. «No podemos darnos el lujo de bajar la guardia», señaló. En su lugar, recomendó «mirar los riesgos personales en términos de salud, así como de quienes están a nuestro alrededor».

Recomendamos leer: ¿En qué lugares hay mayor riesgo de contagio de COVID-19?

En Estados Unidos la reactivación económica permitió retomar la vía de la nueva normalidad, una condicionada por la falta de una vacuna contra el COVID-19, por lo que no todo está completamente establecido. Aun así, varias actividades sociales y de distracción volvieron a formar parte de la rutina de las personas, ahora bajo estrictas medidad que tienen como meta evitar la propagación del virus.

«Si ven que es totalmente necesario ir al cine, pueden tomar el riesgo», comentó Gómez-Medley, quien añadió, por ejemplo, que «no va a contraerse coronavirus en una piscina, pero el riesgo está en sus alrededores».

«Es imposible eliminar el riesgo, pero se puede pensar de antemano cada actividad que se vaya a desarrollar y así reducirlo lo más posible», añadió Dilone.

Con el otoño cada vez más cerca, una de las fechas de mayor tradición seguramente verá su dinámica cambiar. Las fiestas y actividades relacionadas al Halloween encontrarán en la pandemia un alto obstáculo, pero no por ello deberán ser suprimidas; todo lo contrario, para la expertas la adaptación es importante. Gómez-Medley aconsejó a quienes deseen disfrutar de la fecha, especialmente con niños, visitar la menor cantidad de casas posibles para pedir dulces, además de limpiar los envoltorios de las golosinas antes de que los más pequeños entren en contacto con estas.

El COVID-19 también trajo consigo el miedo a salir a la calle. Sobre esto, Dilone expresó que la tarea pasa por «balancear ese miedo y contrastarlo con nuestro bienestar mental».

Lee también: COVID-19: estas son las medidas sanitarias indispensables durante la reapertura económica

«Si se siente deprimido llame a un amigo, a un pastor y no sienta vergüenza en pedirle a su médico una referencia con un especialista de salud mental», dijo.

Por su parte, Gómez-Medley recordó que esta situación ha frenado a las personas que deben someterse a chequeos médicos: «nuestros pacientes han estado tan asustados que ni al médico han querido ir». Pidió no llegar a este extremo, especialmente en el caso de padres que no han llevado a vacunar a sus hijos.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.