La autora, Laura Black, es enfermera profesional y vicepresidente de la Sociedad de Atención y Servicios Clínicos de Commonwealth Care Alliance (www.commonwealthcarealliance.org)

Mientras continúa el debate nacional sobre atención médica, es claro que sin importar qué ocurra, habrá un impacto significativo en los pacientes, en especial los que dependen de Medicare o Medicaid. Sin importar las creencias políticas de cada uno, todos estamos de acuerdo en que la atención médica es un tema increíblemente complicado que puede ser difícil de navegar para legisladores y pacientes por igual.

Con frecuencia pueden surgir problemas para entregar la atención adecuada debido a la complejidad del sistema y la falta de comunicación entre pacientes, familias y cuidadores. Cuando los pacientes no están dedicados por completo a su propio plan de atención, su capacidad de seguirlo puede sufrir un impacto negativo. Aun si un paciente tiene un fuerte sistema de apoyo, incluyendo sus familiares, pueden desarrollarse problemas si las instrucciones de un cuidador son contrarias a sus deseos. En muchos casos, debido a una combinación de experiencia, educación o lo que podrían considerar sentido común, los proveedores de atención médica intentarán decidir sobre un plan para un paciente y luego lo clasifican de “incumplidor” si no puede o no quiere adaptarse a él. Eso es contraproducente.

Los mejores resultados de salud se producen cuando los proveedores de atención entienden y tienen en cuenta las prioridades de un paciente, trabajan en colaboración dentro de una continuidad de atención para apoyar las metas del paciente, utilizan un tratamiento holístico e integran servicios de salud de comportamiento o apoyos con atención primaria.

Para asegurar que el cuidado del paciente se realice de manera más efectiva y exitosa, Commonwealth Care Alliance sigue cinco factores clave para ayudar a los pacientes a mantener un sentimiento de propiedad en su atención médica:

1) Respetar la dignidad de riesgo del paciente. Permitir que una persona tome sus propias decisiones médicas, siempre y cuando entiendan los resultados potenciales. Cuando no sienten que sus voces se escuchan, no se involucran por completo en su atención.

2) Dar un paso atrás. Al eliminar la visión paternalista de que los profesionales médicos son los que saben lo que es mejor porque son los que llevan las batas blancas, es más fácil recordar que la persona que recibe tratamiento es el experto en su cuerpo y medio ambiente.

3) Asegurarse de que el plan de atención de un paciente se ajuste a su estilo de vida. La atención médica comienza donde vivimos, trabajamos y jugamos. Una vida saludable depende de una variedad de factores, incluyendo un hogar estable, capacidad de comprar alimentos nutritivos, acceso al transporte y poder ver a un médico cuando es necesario. Hay veces en que los mejores planes de atención pueden no funcionar porque no se ajustan al estilo de vida del paciente, en particular si tiene problemas de inestabilidad alimentaria, está sin hogar, tiene una enfermedad mental o es adicto. En definitiva, no importa en realidad si uno tiene acceso a las mejores opciones médicas de vanguardia a menos que haya un plan de atención que funcione para el entorno de la persona en cuestión.

4) Conocer a los pacientes donde están. Con un enfoque colaboración y holístico, los trabajadores de divulgación de la salud y los especialistas de salud conductual pueden identificar y abordar cualquier barrera que tenga el paciente para lograr su bienestar general. Al trabajar con el paciente para tratar un problema a la vez, los proveedores pueden construir una relación de confianza y ayudarlo a sentirse más seguro sobre su situación general. Una vez que se satisfacen las necesidades más básicas, los pacientes en general están más abiertos a trabajar en sus preocupaciones de salud.

5) Trabajar como socios con el paciente. Hacemos el «viaje» con el paciente, y lo ayudamos a negociar los pasos de la atención médica necesaria, sea lo que sea que eso signifique: sanar una herida, tomar medicamentos, luchar contra una adicción – mientras se presta atención a los determinantes sociales de la salud que pueden impactar en gran medida su vida. Esto puede conducir a resultados más exitosos. La mejor atención llega cuando los profesionales médicos trabajan con los pacientes para asegurarse de que se entienden unos a otros y entienden el entorno que habitan, y que las necesidades y deseos del paciente crean la base de su plan de atención.

Para brindar atención médica más eficiente y eficaz, los profesionales médicos y cuidadores deben reformular la forma en la que piensan sobre la interacción con las poblaciones de pacientes que atienden, eliminar las barreras para el tratamiento y asegurarse de que se satisfagan sus necesidades y metas. Esa es una conversación que con frecuencia se pierde en nuestra disertación nacional, pero que es probable que tenga un mayor impacto en la salud diaria de todos nosotros.


Laura Black es enfermera profesional y vicepresidente de la Sociedad de Atención y Servicios Clínicos de Commonwealth Care Alliance (www.commonwealthcarealliance.org), una organización de atención médica comunitaria sin fines de lucros dedicada a mejorar la atención de personas con complejas necesidades médicas, de salud conductual y sociales, incluidas personas con discapacidades.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *