En la tercera audiencia federal en la corte de New York para el caso del Deflategate, el mariscal de campo Tom Brady y la NFL fracasaron en llegar a un acuerdo por la suspensión de cuatro partidos impuesta al estelar de los New England Patriots, situación que forzará al juez Richard Berman a tomar una decisión legal en torno al tema Deflategate.

En las participaciones previas, Berman instó a ambas partes a acordar fuera de la corte, señalando en reiteradas ocasiones su escepticismo en la investigación de Ted Wells por el uso de balones desinflados de los Patriots en la Final de la Conferencia Americana, documento que usó la NFL para basar el castigo a Brady.

La defensa del mariscal de campo reiteró a lo largo del proceso que existían contradicciones en la forma que se interpretaron los hallazgos de Wells, mientras que los representantes de la liga se apegaron al argumento que el comisionado Roger Goodell tiene la autonomía para castigar, sujeto a su juicio, con base en el acuerdo colectivo de trabajo entre la NFL y los jugadores.

Berman anunció que espera alcanzar una decisión «antes del viernes».

«En algunos casos, no sucede [el acuerdo]. Este fue uno de ellos», expuso Berman durante el procedimiento que duró cinco minutos. «No se alcanzó un acuerdo. Y pienso que las partes lo intentaron».

El desenlace marcará ya sea una reiteración al castigo, el cual en su momento fue sostenido por Goodell en apelación a la liga, o una exoneración a Brady. Sea cual sea la determinación, todo indica que la parte inconforme apelará.

Jeffrey Kessler, abogado de la Asociación de Jugadores de la NFL, declaró al New York Daily News que confía en que «la corte nos dará un resultado justo».

www.diariorepublica.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *