La clase de 2015 ya tiene sus placas en Cooperstown. Pedro Martínez, John Smoltz, Craig Biggio y Randy Johnson son inmortales.

Cada uno dio su discurso ante alrededor de 50 mil personas que acudieron al acto de exaltación al templo de Cooperstown.

Biggio agradeció al beisbol por darle todo lo que tiene.

“Quiero dar las gracias al juego para todo, porque el juego me ha dado todo”, dijo Biggio. “Mi familia, mis amigos, mi respeto y, sobre todo, los recuerdos de toda una vida”, expresó el exinfielder de Astros de Houston.

Smoltz habló de la gran cantidad de lanzadores que han tenido que someterse a la cirugía Tommy John. Él es el primero en entrar al Salón de la Fama con esa operación.

“Emocionalmente, me había dado por vencido. Pensé que nadie podría esperar para un lanzador de mi edad y darme un contrato. Ese fue un momento crucial en mi carrera”, recordó Smoltz tras perderse todo el año 2000 por la lesión en el brazo derecho.

Johnson confesó que su recta no es la misma de antes, que ya puede sonreír y no fruncir el ceño como lo hizo a lo largo de su carrera.

“Mi bola rápida se ha ido. Y mi ceño fruncido es cosa del pasado. Estoy tan feliz de ser elegido al Salón de la Fama y estar en la mejor fraternidad de todos los tiempos”, declaró el espigado exlanzador, que se convirtió en el primer jugador de Cascabeles de Arizona en llegar a Cooperstown.

Ejemplo de esperanza

Pedro Martínez habló en inglés y español. Comenzó con un largo “Holaaaaaa”, y confesó sentirse orgulloso de ser el segundo dominicano inmortal.

“No quiero que me vean como un Pedro que tiene una placa, sino como el que lleva la esperanza, lo que lo yo pude lograr. Que me vean a mí como una señal de trabajo, esfuerzo y fe”, dijo Martínez en español.

www.diariorepublica.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *