La Copa América de 2015 arrancará este jueves bajo una nueva ley que aumenta las sanciones por actos de violencia en los estadios de Chile e incorpora castigos por discriminación o xenofobia.

La normativa fue promulgada este martes, a dos días de la inauguración del torneo continental, que reunirá en Santiago a selecciones de 10 países de Sudamérica, más los invitados México y Jamaica.

El nuevo reglamento, que debutará con el duelo inicial entre Chile y Ecuador, válido por el Grupo A y que se jugará en el Estadio Nacional de Sangiago, aumenta las sanciones respecto la normativa anterior e incorpora castigos por actos de discriminación o xenofobia, ampliando además el ámbito sancionatorio a entrenamientos y festejos.

«Esta ley apunta a que el fútbol profesional sea una fiesta social», dijo el ministro del Interior y Seguridad, Jorge Burgos, al promulgar la iniciativa en el palacio presidencial de La Moneda.

«No sólo buscamos sancionar a los que se apartan del deporte, sino garantizar a las familias disfrutar sanamente», agregó la autoridad.

La iniciativa establece nuevas penas para delitos e infracciones, duplicando los períodos de prohibición de ingreso a los estadios, de dos a cuatro años, para quienes sean sancionados.

Se incorporan, además, sanciones por discriminación o xenofobia al interior de los estadios, con multas que van desde los 70 a los 70.000 dólares, que se pueden duplicar o triplicar en caso de reincidencia.

La normativa amplía la aplicación de la ley a hechos conexos al desarrollo de un partido de fútbol, como entrenamientos, desplazamiento de hinchas y festejos al final de los partidos. Se multará también a los clubes que incumplen la ley y no creen, por ejemplo, accesos diferenciados para familias, personas que asistan con niños, tercera edad y discapacitados.

Adicionalmente, el gobierno chileno advirtió que cuenta con un listado de unos 1.150 hinchas extranjeros que han sido sancionados por producir conflictos graves al interior de los estadios y a quienes vigilará especialmente durante el desarrollo de la Copa América, que se disputará en las ciudades de Santiago, Temuco, Viña del Mar, Valparaíso, Rancagua, La Serena, Antofagasta y Concepción.

Para evitar que ingresen a los estadios chilenos, el gobierno aplicará un control en los pasos fronterizos y otro al ingreso de cada uno de los recintos deportivos.

Además, unos 8.000 policías serán desplegados en todo el país para resguardar la seguridad del torneo, que finalizará el próximo 4 de julio.

www.diariorepublica.com

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *