Por Rafael Ulloa / Photos: Joan Marcus; ©Disney

Desde 1997, el musical de Broadway basado en la película de Disney The Lion King (El Rey León) ha conquistado a las audiencias del mundo entero. Cada año miles de personas viajan a Nueva York sólo para disfrutar de la historia de Simba, el pequeño león que vence adversidades para reclamar su trono como rey de la selva. La enorme popularidad del espectáculo de Broadway hizo que Disney no sólo abriera presentaciones permanentes de la obra en teatros en Londres, Hamburgo, París, Tokio y recientemente en Las Vegas, sino que también llevara de gira a la producción por diferentes ciudades de los Estados Unidos y del mundo.

La gira nacional que se encuentra visitando Boston por segunda ocasión y presentándose en el Opera House hasta el 21 de marzo, trae toda la magia de Broadway pero equipada para moverse de un lugar a otro. Los fantásticos títeres concebidos por la directora artística de la producción de Broadway Julie Taymor y creados junto al experto en títeres Michael Curry; la impresionante escenografía; y por supuesto, los actores que dan vida a los diferentes personajes. Todos estos componentes dependen de la coordinación de una sola persona: el gerente de la gira.

Eduardo Castro, originario de Ciudad de México y quien a los 17 años se mudó con su familia a California, se vio inmerso en el aspecto de la producción teatral desde muy joven. Él es quien se ocupa de que la gira llegue del punto A al punto B sin ningún contratiempo y que todo marche bien durante cada función de El Rey León que el público disfruta. El Planeta tuvo la oportunidad de conversar con el atareado gerente.

¿Cuánta gente viaja contigo, qué llevan con ustedes y cómo movilizas todo de ciudad en ciudad?
-En este tour viajamos 125 personas, de los cuales 48 son actores que están cada noche en escena. Los demás son técnicos, músicos, gente que trabaja con los títeres, artistas de pelucas, maquillistas y hasta tenemos una maestra que viaja con nosotros para que los niños que actúan en la obra puedan ir a la escuela. Todo lo que se puede ver en el escenario y detrás de él lo transportamos en 22 camiones que cargan toda la escenografía, vestuario, títeres, luces, y muchas otras cosas.

¿Cuáles son los retos de tu trabajo con la gira de El Rey León?
Algo que no puedes controlar son los espacios en los teatros. Cada vez que vamos a otra ciudad tenemos que ir a un teatro nuevo y lo que encontramos en el área que se esconde detrás y alrededor del escenario varía dependiendo del teatro. Cada teatro al que debamos ir representa un reto porque nos obliga a recalcular todos los espacios con los que contamos para adaptarnos a ellos.

Otro reto es saber cómo ofrecerle a cada actor todo lo que ellos necesiten para su bienestar y el de la producción. Soy responsable de que los actores tengan todo lo necesario para que estén en escena a tiempo y eso incluye desde buscarles un hotel que no se encuentre lejos del teatro, hasta manejar sus contratos y que les paguemos su salario.

Muchos actores me ven como una especie de consejero o sacerdote y es mi deber hacerlos sentir seguros.

¿Qué nos puedes contar sobre trabajar con estos títeres y disfraces?
Cuando un act

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.