Por José Barriga

Para algunos tal vez no sea importante y suene hasta superficial, pero la importancia de que actores latinos sean considerados para papeles protagónicos en Hollywood, da la posibilidad de que se nos conozca más, abriéndonos así puertas para desarrollar una presencia sólida en la pantalla grande.

Presencia que con el tiempo puede llegar a presionar a escritores y productores para que desarrollen personajes con estereotipos positivos.

Si aspiramos a que exista más seriedad y se nos represente de una forma real, tenemos que empezar por alguna parte, siendo parte del principio el introducir actores, escritores y productores en posiciones de poder.

El precio de este principio muchas veces es aceptando lo primero que se presente. Esto es algo que le guste o le disguste a muchos es una realidad que puede ser cambiada a través del tiempo y acceso a posiciones al frente o detrás de cámaras. Los logros que algunos han obtenido no cuentan mucho si consideramos que los latinos somos cerca del 14% de la población de este país. Lo que se ha logrado es realmente casi nada.

Muchos vemos y percibimos al cine y televisión como medios frívolos, sin importancia. Desafortunadamente, estos son medios con un poder enorme, que pueden o abrir o cerrarnos puertas. Para los que no lo entienden todavía, ¿de dónde creen que nacen los estereotipos sobre los latinos que tienen los no latinos? Inclusive, pasa con personas que ni siquiera han tenido la oportunidad de conocer a alguien nativo de un país de habla española. Estos estereotipos se desarrollan a través de los medios, sobre todo el cine y la televisión, con personajes que nos denigran a nivel comunitario, personal y siembran estereotipos en los más desafortunados, los no latinos menos educados.

Algunos hispanos de clase media no se preocupan de esto, ya que quizás no les afecta directamente.

¿Es esto realmente cierto? Que levante la mano el que nunca le ha pasado que ha sido confundido y/o hasta discriminado, no por raza, si no por origen, o hasta por pecar al tener acento.

Tomemos por ejemplo la serie de televisión CSI Miami, programa que trata de una forma glamorosa cómo el departamento de homicidios de la ciudad de Miami investiga crímenes. En CSI Miami casi todos los buenos (los policías), no son latinos y al menos una tercera parte de los malos (asesinos mayormente) son latinos. Además, el único actor hispano en la serie, Adam Rodríguez, interpreta a un personaje con nombre no latino: Eric Delko. Por otro lado, en la serie de reality TV, The First 48, en la cual una cámara acompaña por 48 horas a detectives que investigan asesinatos reales, nos demuestra que en el departamento de homicidios de Miami la mayoría de detectives son latinos, incluso con acento, y la mayoría de asesinatos son cometidos por no latinos.

Lo irónico del caso es que estas dos series a veces son transmitidas por la misma cadena de cable, A&E, a veces programadas en forma consecutiva, una después de la otra. ¿Acaso los productores y escritores no han investigado antes de desarrollar la serie y sus personajes? ¿Acaso no nos ven cuando graban escenas en Miami? Creo que es casi imposible no ver el colorido de la cultura cubana alrededor de la ciudad. ¿O es que es más fácil no ver e ignorar?

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.