El Boston Herald reporta que la heladería Wheeler’s Frozen Desserts en 334 Mass. Ave., South End, servía algo más que helados. El local aparentemente ofrecía licor a menores, quienes acostumbraban a ir por sus «shots» y cervezas después de la medianoche. Cuando la policía llegó al lugar a investigar el caso, encontró a unas 70 personas en plena francachela y con bebidas en mano.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.