Lo conocen como «El Jetman» y sus alas con propulsores parecen salidas de una película de ciencia ficción. El suizo Yvess Rossy saltó de un avión a 4 mil metros de altura con un ala gigante de fibre de carbono que incluye un sistema de propulsión que funciona con queroseno. El Jetman voló por 12 minutos a 190 kilómetros por hora.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.