OPINIÓN | Para vencer el escepticismo por la vacuna del COVID-19 en MA, se necesita un enfoque multicultural

La campaña del estado no debe tratar a las minorías como un monolito, sino dirigirse a grupos étnicos individuales con el mensaje y los perfiles más apropiados.

por | Feb 1, 2021

El Departamento de Salud Pública de Boston distribuyó la vacuna contra COVID-19 entre el personal de Project Place, agencia de servicios sociales de la ciudad. Foto: Redes Project Place.

|| Por Josiane Martínez ||

Hacer que las inyecciones de la vacuna COVID-19 lleguen a los brazos de casi 6 millones de adultos será uno de los mayores desafíos de salud pública que jamás haya enfrentado Massachusetts. Y es un reto en el que se corre el riesgo de fracasar, si nuestras instituciones de salud no convencen a las comunidades minoritarias de la urgencia y los beneficios de ser vacunados.

Como exdirectora ejecutiva de la Oficina de Massachusetts para Refugiados e Inmigrantes y como empresaria latina de Puerto Rico, he trabajado de cerca con comunidades multiculturales en todo el estado escuchando sus necesidades durante años. Incluso ahora, que es aún más crítico prestarles atención atentamente durante esta crisis.

Miles de familias de minorías han sido destrozadas por las muertes debido al COVID-19 en todo el estado, y muchas de las diversas empresas que las empleaban han sido cerradas.

Sin embargo, según una encuesta reciente de Boston Globe-Suffolk University, solo el 11% de los residentes afroamericanos y el 32% de los latinos en el estado tomarán la vacuna tan pronto como esté disponible para ellos. Esto se compara con el 59% de los residentes blancos y el 71% de los asiáticos.

Aún más preocupante: aproximadamente una cuarta parte de nuestros residentes afroamericanos y latinos se rehusan a vacunarse. Esto se debe a una desconfianza en el gobierno, las preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas y la preferencia por los remedios naturales, según una encuesta de MassINC Polling Group.

Instituciones como las redes hospitalarias, los centros comunitarios de salud y los departamentos de salud pública deben ser la punta de lanza para abordar estos problemas. Deben liderar campañas integrales de promoción y educación que aborden directamente las causas de preocupación en torno a la vacuna.


Te puede interesar: HISTORIAS LATINAS/ Andrea Olivo: Una Asistente Médico con un mensaje de esperanza

Michael Curry, de la Liga de Centros de Salud Comunitarios de Massachusetts, dijo recientemente al Boston Globe que las “voces de confianza” en las comunidades de color deben ser el foco de las campañas estatales de información pública.

“Tenemos que asegurarnos que los afroamericanos y otras personas que se ven afectadas de manera desigual por el COVID-19 sepan que personas de confianza son defensores (de la vacuna), para así asegurarse de que hay eficacia médica y seguridad garantizada”, dijo Curry.

Estos esfuerzos deben ser culturalmente competentes y completamente multilingües para abordar las disparidades de salud y la desconfianza en el gobierno. Y no deben tratar a las minorías como un monolito, sino dirigirse a grupos étnicos individuales con el mensaje y los perfiles más apropiados.

En los últimos años, los inmigrantes latinos y haitianos han expresado preocupaciones legítimas sobre la exposición de su estado migratorio y el uso en su contra. Las campañas de vacunación deben abordar estas problemáticas. Esto debe hacerse a través de comunicaciones multilingües, ya que es menos probable que los miembros de estas comunidades hablen inglés en casa y, por lo tanto, no se interesarán en las campañas de los principales medios de comunicación.

La comunidad afroamericana tiene diferentes preocupaciones que se derivan del racismo histórico y las desigualdades en nuestro sistema de atención médica que han contribuido a importantes y persistentes disparidades de salud. Como resultado, son mucho más escépticos de los tratamientos experimentales, los investigadores médicos y los médicos, según Pew Research.


Te puede interesar: Residentes que no hablan inglés luchan por conseguir una cita para vacunarse

Las instituciones que administran vacunas deben "transitar por el camino" y demostrar que son lo suficientemente diversas para abordar estos desafíos, reclutando líderes de salud apropiados para hablar sobre los problemas únicos de cada grupo étnico. Deben aprovechar a los médicos de color como mensajeros confiables para brindar información precisa que ayude a cambiar la opinión de los pacientes sobre las vacunas.

También deben emplear mensajeros comunitarios de salud confiables y sin fines de lucro para la divulgación de información en la calle y en el hogar. Esto debería incluir organizaciones como La Colaborativa, La Alianza Hispana en Dorchester y la Asociación de Cabo Verde de Brockton, por nombrar algunas. Y deberían asociarse con los medios de comunicación étnicos para proporcionar mensajes de información pública multilingües. Estos deben basarse ​​en datos, mostrando que las comunidades de color tienen más que ganar con las vacunas, en términos de salud y recuperación económica.

Finalmente, estas campañas deben ser honestas al abordar los errores del pasado y los desafíos del presente en torno a la equidad racial en la salud.

Massachusetts Health Connector ha utilizado estas estrategias para lograr un récord de inscripción en seguros médicos en los últimos años. Esto se debió a un enfoque integral en el alcance y la educación multicultural, lo que generó 57,000 nuevos miembros durante los períodos de inscripción abierta de 2019 y 2020.

Como uno de los estados más diversos de nuestra nación, Massachusetts debe continuar liderando el acceso equitativo a la atención médica. Con las vacunas disponibles para el público, el tiempo es esencial y las instituciones de salud deben lanzar campañas específicas antes de que sea demasiado tarde.

Si podemos cambiar de opinión sobre la vacuna, podemos asegurarnos de que las comunidades de color salgan de esta crisis más fuertes y resistentes que antes.


MÁS LEÍDAS