La Alcaldesa de Boston, Michelle Wu cortó la cinta que dio por inaugurado el centro de salud, recreación y cuidados “Nuevo Día”.
La Alcaldesa de Boston, Michelle Wu cortó la cinta que dio por inaugurado el centro de salud, recreación y cuidados “Nuevo Día”.

A ritmo de merengue, salsa y bachata los adultos mayores que conforman el Centro “Nuevo Día” en el vecindario de Jamaica Plain, esperaban ansiosos la llegada de la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, para ser testigos del corte de la cinta que daría inaugurado oficialmente las nuevas y modernas instalaciones de lo que ya consideran su hogar.

En medio del aplauso de autoridades, directivos, representantes médicos de hospitales locales como el MGH y Tufts, pacientes, familiares e invitados especiales se inició el acto inaugural que abrió oficialmente las puertas al público del primer centro latino para el cuidado de los adultos mayores, a partir de 65 años.

Algunos de los adultos mayores que integran el Centro de Atención de Salud y Cuidados «Nuevo Día», localizado en Jamaica Plain, el día de la ceremonia de inauguración.

Como primer punto de la ceremonia, la pastora asociada de la Congregación León De Judá, Mayra Rodriguez fue la encargada de bendecir el edificio, luego de lo cual la autoridad municipal cortó la cinta, dando paso a la apertura oficial del Centro Nuevo Día.  “Es un lugar que brinda una alternativa de vida saludable y sobre todo amor basado en el respeto y agradecimiento por aquellos seres lo dieron todo por su familia y la comunidad”, manifestó Alex García, un destacado periodista y publicista dominicano que en base de mucho esfuerzo y dedicación pudo hacer realidad, junto a Carissa Figueroa, uno de sus mayores sueños, crear el centro Nuevo Día, hoy es el Director de Marketing.

De izquierda a derecha Alex Garcia y su esposa Paola Garcia, Marcela Bustamante, Carissa Figueroa y Joseph Hadda durante la ceremonia inaugural que abrió oficialmente las puertas al público del primer centro latino «Nuevo Día» para el cuidado de los adultos mayores, a partir de 65 años.

Con una temperatura de 75 grados, un sol resplandeciente y con un compás musical que estuvo marcado por canciones latinas, los presentes no pudieron resistir moverse a ritmo de un chachachá cubano, de una bachata dominicana y de una cumbia colombiana que daba muestra de la celebración y algarabía de los pacientes como doña Amalia quien dice sentirse feliz en el centro. “No tengo otra familia que ésta”, aseveró.

Nuevo Día cuenta con enfermeras profesionales, asistentes médicos y nutricionistas. Una vez a la semana los doctores del MGH de la Unidad del Alzheimer los visita para abordar temas de salud mental como ansiedad, depresión y todas las secuelas que dejó el Covid-19, más los problemas que se presentan por la edad. El centro dispone de dos estaciones de enfermería, un salón de música, juegos, un área para rezar y meditar, espacio de arte y manualidades. Doña Emperatriz Fernández es de Colombia y confiesa que en su casa el encierro la estaba volviendo loca y Nuevo Día le da esa paz y tranquilidad que necesita.

La edad mínima de ingreso de los pacientes es de 65 años o tener alguna condición médica que el doctor considere relevante para que asista al centro. “Tenemos una alimentación balanceada para mantener una buena salud, ejercicios de balance, zumba, clases de inglés, de música y computación, lo que favorece a las personas mayores por pasar un día completo lleno de actividades y estudio, para que tengan una vida independiente y placentera, libre de estrés y ansiedad”, comentó García, mientras que la dominicana Mirtha Cruz dice que está feliz porque sufría de depresión y al llegar al centro conoció a sus compañeros que hoy se consideran hermanos. “Me siento diferente, hacemos ejercicios, manualidades, somos como una familia”, aseguró.

Una comisión de adultos mayores, encabeza por Ana Oller le agradeció a la Alcaldesa y a todas las personas que contribuyeron para que este proyecto sea una realidad, por lo que Michelle Wu afirmó que tanto nuestros abuelos y abuelas están creando una base sólida para las próximas generaciones de Boston, que están en una etapa de su vida se merecen atención y cuidado “Es un gran honor estar aquí con ustedes en Nuevo Día”, aseveró.

La Alcaldesa de Boston, Michelle Wu tuvo la oportunidad de compartir con muchos de los adultos mayores que integran el centro «Nuevo Día».

La mexicana Haydé Reyes asegura que haber conocido a muchas personas la llena de felicidad. “Me divierto mucho y tengo muchas compañeras muy amorosas”.

El centro tiene capacidad para 124 personas y al momento están inscritos 80 adultos mayores que comienzan sus actividades a las 9 de la mañana hasta las 3 pm, se los recoge y lleva de regreso a sus casas, se les provee de desayuno, snacks y almuerzo. “El programa es cubierto por Masshealth y otros seguros médicos, el centro con algunos pacientes asumimos ciertos costos para que no se queden en su casa porque no es fácil emigrar y estar encerrados en cuatro paredes”, comentó Alex García.

Alex García creador del Centro «Nuevo Día» cuando le agradecía a la Alcaldesa de Boston, Michelle Wu, por el apoyo brindado en el proceso de consolidación del centro.

Juan López y Magaly Troncoso, dos de los hispanos que tienen una de la más larga trayectoria de trabajo en favor de la comunidad señalaron que Nuevo Día es una bendición para todos los mayores que están buscando un lugar seguro con personal altamente capacitado y con servicios únicos que les facilite tratamientos y terapias.

Por su parte la concejal Julia Mejía señaló que estaba agradecida de estar en ese lugar porque su mamá tiene 64 años y aun no puede retirarse porque las condiciones económicas no se lo permiten. “Lucharé para que ella pueda ir a un lugar como este donde se la respectará, le darán cariño” manifestó con lágrimas en sus ojos.

La ecuatoriana Ana Chang dice que está complacida en el programa por las manualidades que hace y porque se mantiene ocupada con todas las actividades que realiza en el centro. Por su parte, Aura Beltrán asevera que en el centro ha encontrado esa tranquilidad que le permite vivir en paz. “Venimos todos los días para distraernos porque la soledad nos acaba, aquí nos dan alegría, cambiamos nuestra forma de ser porque en la casa uno no tiene ni con quien hablar, mi compañero era el televisor”, concluyó.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *