Ricardo Arroyo, un exdefensor público de Hyde Park, fue elegido concejal de la ciudad en 2019. A los 34 años, busca convertirse en uno de los fiscales de distrito más jóvenes en la historia moderna de Massachusetts, así como en el primer latino en ocupar el cargo de fiscal de distrito de Suffolk. Foto: Angly Gamboa.
Ricardo Arroyo, un exdefensor público de Hyde Park, fue elegido concejal de la ciudad en 2019. A los 34 años, busca convertirse en uno de los fiscales de distrito más jóvenes en la historia moderna de Massachusetts, así como en el primer latino en ocupar el cargo de fiscal de distrito de Suffolk. Foto: Angly Gamboa.

A poco más de una semana para el día de las elecciones primarias y en las puertas del debate final, el candidato a fiscal del distrito de Suffolk, Ricardo Arroyo, enfrenta un duro revés a su campaña electoral, por haber sido investigado dos veces por posibles agresiones sexuales, aunque afirma que nunca fue informado, según reporta el Boston Globe. El actual concejal de la ciudad de Boston no enfrentó cargos luego de investigaciones separadas.

El debate se realizará este miércoles 31 de agosto, a las 5:30 pm, en la Iglesia Bautista Morning Star, ubicado en 1257 Blue Hill Avenue en Boston. “Espero verlos a todos allí para apoyar nuestra campaña por un sistema de justicia penal equitativo y justo. Esta campaña se enfoca en hacer avanzar nuestro sistema de justicia con políticas basadas en datos y respaldadas por evidencia porque no podemos darnos el lujo de retroceder”, expresó en un comunicado de prensa Ricardo Arroyo.

Las revelaciones de que el concejal de la ciudad de Boston, Ricardo Arroyo, un exdefensor público, fue investigado dos veces, aunque nunca acusado, por posible agresión sexual cuando era adolescente ha sacudido la política de la ciudad, mientras que los votantes se encuentran contemplando a su candidato sacudido por la controversia. Eso ha hecho que muchos residentes locales cambien de opinión sobre su deseo de votar por el candidato latino, otros recibieron la noticia con indiferencia.

Ricardo Arroyo, un concejal de la ciudad actualmente inmerso en una acalorada campaña para ser el fiscal de distrito en la jurisdicción que incluye a Boston, manifestó en una entrevista concedida al Boston Globe, que solo se enteró de las acusaciones y las investigaciones cuando fue interrogado por el periodista. Foto: Campaña Ricardo Arroyo.

“Si gano sería el primer latino en todo el estado de ocupar este cargo”, manifestó con orgullo este joven latino, en una entrevista realizada por El Planeta, en la primavera pasada, quien dijo quiere construir un sistema de justicia que proteja la seguridad y la dignidad de todas las personas, especialmente los menos favorecidos como son los latinos y afroamericanos. Está comprometido dijo con un sistema que reduce las disparidades raciales y de clase.

A partir del 24 de agosto El Planeta ha intentado conversar con Ricardo Arroyo para que responda a la investigación del Boston Globe, pero no ha contestado ni a los mensajes de texto, tampoco a las llamadas telefónicas; no obstante, este medio de comunicación está abierto a dialogar con él, como lo ha hecho en anteriores ocasiones, esta vez para aclarar o desvirtuar las acusaciones sobre supuestas agresiones sexuales que está afrontando.

Una estudiante de secundaria le dijo a la policía en el 2005 que fue agredida sexualmente por su entonces compañero de clase Ricardo Arroyo, ahora candidato a fiscal de distrito de Suffolk, según los registros policiales y escolares obtenidos por Boston Globe. Dos años más tarde, una segunda adolescente informó a la policía que creía que Arroyo podría haberla violado después de que se emborrachó en una fiesta, según muestran los registros.

Los dos casos fueron investigados por separado por la policía y ninguno dio lugar a cargos, según un portavoz del Departamento de Policía de Boston.

Arroyo, un concejal de la ciudad actualmente inmerso en una acalorada campaña para ser el fiscal de distrito en la jurisdicción que incluye a Boston, manifestó en una entrevista concedida al Globe, que solo se enteró de las acusaciones y las investigaciones cuando fue interrogado por el periodista. “Quiero ser claro, nunca hice lo que se alega, ni entonces ni nunca. Nunca supe de ninguna de estas acusaciones. No fui cuestionado ni por las Escuelas Públicas de Boston ni por ningún oficial de la ley, ni disciplinado de ninguna manera en relación con estas acusaciones o de otra manera”, afirmó el candidato. Arroyo describió a esta entrevista como “el tipo de conversación más difícil que he tenido en mi vida”.

En el transcurso de la entrevista de una hora y en las respuestas escritas a las preguntas de seguimiento, según se puede leer en el informe periodístico, Arroyo ofreció varias respuestas que iban en contra de los registros policiales y las declaraciones oficiales. Los registros policiales establecen explícitamente que un detective habló con Arroyo y su abogado en el caso de 2005.

En un comunicado emitido por Arroyo alegó que los registros se obtuvieron ilegalmente, que estaban incompletos y que omitieron detalles que mostraban que las acusaciones eran infundadas.

“Como he dicho desde el principio, nunca me informaron que era objeto de ninguna investigación y nunca fui interrogado por las Escuelas Públicas de Boston, el Departamento de Policía de Boston ni ninguna otra aplicación de la ley”, indicó en el comunicado.

En el segundo caso, una niña de 16 años le dijo a la policía en mayo de 2007 que pensaba que Arroyo, que entonces tenía 19, la había agredido sexualmente. La niña había estado bebiendo en una fiesta y le dijo a la policía que no recordaba todo lo que paso. Aseguró que después de la fiesta se encontró descalza frente a su casa, sin saber cómo llegó allí, y que al día siguiente le dolía su “área privada”; sin embargo, expresó que “no estaba un cien por ciento segura de haber sido violada”.

Según el informe la adolescente manifestó que fue al hospital para recibir tratamiento, pero se fue antes de ser evaluada. Los documentos obtenidos por el Globe no incluían registros de ninguna investigación de seguimiento ni información sobre cómo se cerró el caso.

“Nunca me contactaron sobre esto, nunca me llamaron por esto, ninguna mujer se me ha acercado nunca y me ha dicho esto”, dijo Arroyo al Globe.

La mujer que hizo la acusación intercambió mensajes de Facebook con un reportero del Globe durante varios días, diciendo al principio que solo quería que la dejaran en paz. “No tengo nada que ver con Ricardo Arroyo y no quiero nada de cuando era menor de edad asociada con Ricardo Arroyo, gracias”, escribió el 16 de agosto.

A la mañana siguiente, los periodistas hablaron con Arroyo y le contaron las acusaciones que había en su contra. Los reporteros no le compartieron los nombres de las presuntas víctimas y Arroyo tampoco les preguntó. Arroyo aseguró que no sabía nada de ninguno de los dos casos.

Sin embargo, unas cinco horas después de salir de la entrevista, Arroyo contactó a la mujer que hizo la acusación en el 2007. La mujer compartió con un reportero un mensaje de Snapchat de una amiga, diciendo que la dueña de la cuenta estaba buscando su número para dárselo a alguien llamado Ricardo. La mujer dijo sentirse acosada por todas las personas que buscaban hablar con ella.

Luego, la mujer envió una captura de pantalla de un mensaje de Facebook del propio Arroyo, pidiendo hablar. “¡Oye, ha pasado mucho tiempo! Necesito hablar contigo, ¿podemos hablar? él escribió. Poco más de una hora después de que la mujer recibiera el mensaje de Arroyo, volvió a escribir al reportero. “No hablé con Arroyo porque como te dije antes no asocio ninguna agresión de mi juventud con Ricardo”, escribió. “Para propósitos de claridad. Ricardo arroyo no me asaltó nunca. No sé quién lo hizo o qué pasó”.

Por su parte Arroyo emitió esta declaración: “Me di cuenta de que esto puede involucrar a alguien que conozco, y me acerqué para hablar con ella para tratar de obtener más información. Cuando finalmente hablamos, me informó que ya se había comunicado con Boston Globe que nunca la había agredido, que nunca me había acusado de nada y que nunca creyó que lo hubiera hecho”, expresó.

Arroyo, un exdefensor público de Hyde Park, fue elegido concejal de la ciudad en 2019. A los 34 años, busca convertirse en uno de los fiscales de distrito más jóvenes en la historia moderna de Massachusetts, así como en el primer latino en ocupar el cargo de fiscal de distrito de Suffolk.

Si Arroyo estaba al tanto de las acusaciones, podría enfrentar serias repercusiones profesionales porque cuando solicitó su licencia de abogado en 2014, afirmó que nunca había sido investigado por ningún delito, ya sea, un delito menor o un delito grave.

Las Reglas de Conducta Profesional del Estado dictan que cualquier abogado que sea deshonesto o que “a sabiendas haga una declaración falsa de un hecho material” en su solicitud puede enfrentar medidas disciplinarias. Las sanciones en tales casos han incluido una licencia de barra suspendida por seis meses o más.

Arroyo firmó su petición de admisión completa el 7 de mayo de 2014, dando fe de que cada una de sus respuestas fue “verdadera, completa y sincera”, según una copia del documento de 18 páginas que el Globe obtuvo a través de una solicitud de registro público.

La solicitud le preguntaba a Arroyo si “alguna vez había sido acusado o había sido objeto de alguna investigación por un delito grave o menor que no fuera un cargo menor de tránsito”. La pregunta fue inequívoca: los solicitantes deben revelar «cualquier investigación». Arroyo escribió no.

En el caso de 2005, la acusadora, entonces de 17 años, le dijo a la policía que Arroyo, entonces de 18, la presionó para que le practicara sexo oral en varias ocasiones en el transcurso de cuatro a seis meses, según los registros policiales. La acusada no respondió a las solicitudes de comentarios del Globe, medio que no nombra a las presuntas víctimas de agresión sexual sin su permiso, publicó.

Los registros del caso de 2005 muestran que la niña le dijo a la policía que ella y Arroyo se conocían desde sexto grado y que eran “muy buenos amigos”. Una vez le envió una carta de San Valentín diciendo que lo amaba, aunque les dijo a los detectives que solo se refería a amigos, según el informe policial.

La niña y su madre primero llevaron las denuncias a los administradores de la escuela, quienes remitieron el asunto a la policía de Boston. Dos detectives visitaron, el 3 de noviembre de 2005, la casa donde transcurrió la infancia de Arroyo y hablaron con su madre, de acuerdo a un informe policial. Arroyo no estaba allí, pero habló más tarde esa noche con uno de los detectives por teléfono y le dijo que planeaba contratar a un abogado, como muestran los registros.

Arroyo negó la semana pasada haber hablado con la policía. “Sé que lo recordaría”, dijo. Acorde con la investigación periodística Arroyo prohibió que su madre estuviera disponible para una entrevista, citando su salud.

En el informe policial, el detective de la Unidad de Agresiones Sexuales señaló que Arroyo tenía un abogado, José Vincenty, quien le dijo al Globe la semana pasada que había representado a Arroyo en ese momento, pero se negó a comentar más, citando el privilegio de abogado-cliente, el cual protege la información confidencial que tiene un abogado durante la representación del cliente.

Arroyo comentó que Vincenty era un amigo de la familia que lo ayudó a superar los problemas en la Escuela de Matemáticas y Ciencias John D. O’Bryant, donde aseguró que había tenido dificultades académicas. Arroyo rechazó la solicitud del Boston Globe de renunciar al privilegio abogado-cliente para que Vincenty pudiera discutir el tema.

The Globe obtuvo los documentos policiales y escolares, pero no los archivos completos del caso, procedentes de alguien que tenía copias de los registros. La policía de Boston confirmó que los números de denuncia en ambos juegos de documentos eran auténticos, pero se negó a publicar juegos completos de documentos o discutir los detalles de las acusaciones.

El portavoz de la policía, el sargento detective John Boyle, comentó que ambos casos fueron remitidos a la oficina del fiscal de distrito y que ambos fueron investigados. La pesquisa del 2005 se cerró sin cargos penales después de ocho meses; mientras que la del 2007 se cerró sin cargos penales después de cinco meses. Boyle se negó a decir por qué se cerró cualquiera de los casos.

Mujer que acusó al candidato a fiscal de distrito de Suffolk, Ricardo Arroyo, de agresión sexual rompe el silencio: “Las mentiras… Me dan asco”

“Son acusaciones graves y, como dije antes, son falsas”, dijo Arroyo.

La mujer que le dijo a la policía de Boston que Ricardo Arroyo la agredió sexualmente en 2005 cuando eran compañeros de secundaria nunca quiso hablar públicamente al respecto. Dijo que en ese momento tenía miedo de lo que Arroyo podría hacer cuando eran adolescentes, y ahora tiene miedo de lo que podría hacer si gana su campaña para fiscal de distrito de Suffolk, según cita el Boston Globe en un informe de última hora.

La mujer comentó que estaba tan sorprendida por la respuesta de Arroyo que se sintió obligada a hablar. “Me hace sentir enferma, enferma del estómago”, afirmó en una entrevista el lunes por la noche, poco después de comunicarse con el Globe. “Veo a tanta gente que continúa apoyándolo sin saber más. Como posibles fiscales de distrito, las mujeres no se sentirán seguras llamando a su oficina. Sus casos no serán escuchados… Todas esas personas que tendrán miedo de presentarse”, aseguró.

La mujer manifestó que respalda todo lo que alegó a la policía sobre Arroyo en 2005: El sexo bajo coacción, la manipulación mental, las amenazas que aseguró él le envió. Comentó que no llevó el asunto a los fiscales, años atrás, porque le pareció que los funcionarios de la Escuela de Matemáticas y Ciencias John D. O’Bryant escucharon sus preocupaciones e inmediatamente tomaron medidas. “No vi a Arroyo en la escuela por el resto del año escolar”, indicó.

“Había sido traumático”, dijo. “Era más fácil terminar la escuela y hacer lo que tenía que hacer… Solo quería terminar la escuela secundaria e ir a la universidad”, puntualizó.

Arroyo ha dicho que ninguna de las acusaciones es cierta.

Nota de la Redacción: este artículo periodístico fue elaborado con los datos de la investigación realizada por el Boston Globe y publicada el 23, 29 y 30 de agosto de 2002.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.