Summer Eats es un programa que entrega comida gratis para niños y adolescentes, en lugares de todo Massachusetts durante los meses de verano. Foto: Summer Eats.
Summer Eats es un programa que entrega comida gratis para niños y adolescentes, en lugares de todo Massachusetts durante los meses de verano. Foto: Summer Eats.

Summer Eats es un programa de nutrición federal diseñado para garantizar que todos los jóvenes, menores de 18 años, tengan acceso a comidas y refrigerios saludables durante el verano cuando no hay clases en las escuelas. Las comidas gratuitas están disponibles para los niños y adolescentes en 698 sitios en el estado.

Sin excepción alguna, todos los niños en Massachusetts, de 1 a 18 años, pueden recibir comidas gratis en cualquier sitio que Summer Eats esté presente, sólo basta presentarse para recibir una comida gratis. Nadie le solicitará identificación o le hará preguntas.

“Si un niño pasa hambre durante el verano
no va a llegar con la misma disponibilidad
y capacidad mental para aprender”,
Catalina López-Ospina, Project Bread

Jahaira Vargas nació en California, vive en Massachusetts desde hace 12 años, es madre soltera de 3 niños y desde que salieron sus hijos de la escuela, los alimenta con las comidas que le entrega diariamente Summer Eats, a través de Waltham Boy and Girls. “Me ayuda bastante con el almuerzo de los niños, la comida que le dan les encanta, reciben cereal, leche, una fruta, un vegetal y un sánduche de pavo”, expresó al decir orgullosa que su hija mayor de 18 años, comenzó a trabajar, mientras que sus hermanos Rafael y Jadiel, de 12 y 6 años, disfrutan de sus vacaciones jugando en el parque Prospect Hill, ubicado en la 2 Hansen Road, en Waltham. Aunque Jahaira es nueva en el sector, se siente a gusto con los integrantes de su nueva comunidad. “Aquí estoy hace un mes, antes vivía en Framingham, pero tuve que salir porque van a reconstruir la casa donde vivía”, comentó.

Vemos a Kenny Rodríguez un joven de 15 años que trabaja en Waltham Boys and Girls Club entregándole a Jahaira Vargas el almuerzo para Jadiel de 6 años y Rafael Banks de 12 años. También les dio el desayuno y el almuerzo para el fin de semana. Foto: Jeaneth D. Santana.

Este Programa de Servicio de Alimentos de Verano conocido en Massachusetts como Summer Eats, es administrado por el estado y financiado por el gobierno federal. Los operadores del programa Summer Eats reciben un reembolso federal por las comidas y refrigerios saludables gratuitos que sirven a los niños y adolescentes mientras no hay clases.

“1 de cada 3 familias latinas
en Boston padecen de inseguridad alimenticia.
Los latinos son los más afectados
por el hambre que los de raza blanca”.
Proyect Bread

Summer Eats tiene asociación con varias organizaciones que trabajan en favor de la comunidad. Waltham Boys and Girls Club es una de esas instituciones que entrega comida a los niños del sector. Rebecca Kravetz, coordinadora del programa de secundaria, llega puntual todos los días de lunes a viernes, a la barriada de Prospect Hill Housing Development, donde habitan familias de bajos ingresos. Aquí junto a Kenny Rodríguez, un joven de 15 años, entregan en el parque infantil 40 desayunos y 40 almuerzos cada día, es decir 560 comidas por semana. “Waltham Boys and Girls Club está en 13 lugares y da más de 21 mil comidas”, informó Jason Smith, subdirector ejecutivo de Waltham Boys and Girls Club, al comentar que la mayoría de las familias son de escasos recursos económicos y dependen de las comidas que ellos proporcionan para alimentar a sus hijos.

El Programa de Extensión de Nutrición Infantil de Project Bread se asoció con el Departamento de Educación Primaria y Secundaria de Massachusetts (DESE), para garantizar que los niños y adolescentes de Massachusetts tengan acceso a comidas gratuitas a través de Summer Eats.

“Durante el año escolar, las familias consiguen la comida para sus hijos en las escuelas, pero durante el verano, están cerradas, entonces se agrega un problema más a las familias de bajos recursos, lo que hace Summer Eats es darles ese alivio a los padres de saber que tienen comida gratis para sus niños”, manifestó Catalina López-Ospina, vicepresidenta del Departamento de Participación Comunitaria de Project Bread, organización sin fines de lucro que está asociado con más de 800 organizaciones que luchan en contra del hambre en Massachusetts e impulsan un cambio sistémico para garantizar que las personas de todas las edades tengan acceso confiable a alimentos saludables. Las oficinas de Project Bread están ubicadas en East Boston.

Rebecca Kravetz, coordinadora del programa de secundaria y Kenny Rodríguez del Waltham Boys and Girls Club llegan puntual todos los días de lunes a viernes, a la barriada de Prospect Hill Housing Development para entregar 40 desayunos y 40 almuerzos cada día. Foto: Jeaneth D. Santana.

“Es muy importante que resaltemos que Summer Eats sirve también a las familias indocumentadas latinas, muchas tienen miedo porque creen que van a tener alguna retaliación con su aplicación de migración, este programa no afecta para nada el estatus migratorio de las familias, no pedimos identificación, no hay que hacer registración”, puntualizó López-Ospina.

La comida es un derecho humano básico, pero lamentablemente el hambre es

un problema generalizado, hasta lo que va del 2022, las estadísticas indican que 1 de cada 6 hogares y 1 de cada 5 hogares con niños en Massachusetts padecen hambre o inseguridad alimentaria, que se define como la falta de certeza de que los alimentos alcanzarán para alimentar a toda la familia hasta poder comprar más.

Es importante destacar que las comidas tienen que cumplir con el nivel nutricional impuesto por el Servicio de Alimentación y Nutrición (FNS), del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el cual administra el programa de alimentación a nivel federal. “Tiene que haber una proteína, un carbohidrato, una fruta, vegetales, leche, no importa cuál sea el menú a lo largo del estado, todas las comidas deben tener el mismo valor nutricional, debe ser una comida balanceada”, explicó Catalina.

Según las estadísticas del 2021, Summer Eats distribuyó en Massachusetts 560 mil comidas a través de 185 sitios. “Estamos esperando sobrepasar esas cifras en el 2022”, expresó López-Ospina, experta en participación comunitaria de Proyect Bread.

Para obtener más información sobre los lugares donde puede acceder a las comidas gratis para los niños visite: www.ProjectBread.org/summereats o llame al 1800-645-8333.

“Lo más importante es que las familias sepan que las comidas gratis son un recurso que está disponible para ellos y que es una estrategia alimenticia para que los niños y los adolescentes cuando regresen a la escuela estén listos para aprender porque si un niño pasa hambre durante el verano no va a llegar con la misma disponibilidad y capacidad mental para aprender, por esto es tan importante Summer Eats para que los padres tengan más flexibilidad económica y para los niños que no tengan hambre y que estén listos para comenzar a estudiar nuevamente”, enfatizó Catalina López-Ospina al destacar que si en una familia hay 3 niños, cada uno tiene el derecho de tener un desayuno, un refrigerio o snack, un almuerzo y una cena, dependiendo si están disponibles en el lugar.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.