Por: Max Larkin

Click here to read this article in English, by WBUR


Más de la mitad de los niños estadounidenses van a la guardería en algún momento de sus vidas. Es un servicio esencial para los padres que trabajan. Pero también es increíblemente caro.

Las familias estadounidenses gastan más en el cuidado de niños que sus contrapartes en muchos otros lugares del mundo. Y el costo en Massachusetts es el más alto entre los 50 estados, con un costo promedio de cuidado infantil de más de $20,000 al año, según datos del Instituto de Política Económica. El precio promedio para niños de 4 años es solo un poco más bajo, $15,000 al año.

“Es un extraño catch-22”, dijo Anna Rogers, de Westwood, cuya hija acaba de terminar el preescolar. «Los padres están pagando literalmente una hipoteca (…) pero a su vez, a los maestros que trabajan allí se les paga como a un cocinero».

Rogers pasó 10 años trabajando en centros de cuidado infantil. Durante ese tiempo, lo máximo que ganó fue $18.97 por hora, o aproximadamente $40,000 al año.

Los datos federales muestran que, en 2021, el trabajador de cuidado infantil promedio del estado ganó menos: $14.98 por hora, alrededor de $34,920 al año. Eso es, de hecho, aproximadamente el mismo salario por hora que un cocinero de comida rápida y 15 centavos por hora menos que el salario medio de los asistentes de estacionamiento.

Las personas que trabajan en el cuidado de niños se encuentran entre las peor pagadas en los campos educativos. Aquí hay un vistazo a cómo se comparan los salarios: cuanto más joven es el niño que se cuida, menor es el salario medio.

Fuente: Bureau of Labor Statistics, «May 2021 State Occupational Employment and Wage Estimates — Massachusetts»

Una visualización de datos de Flourish

Si los trabajadores reciben salarios bajos y los padres están en apuros para cubrir la matrícula, ¿qué está impulsando los altos costos?


Mantener un centro de cuidado infantil con personal

El cuidado de niños es un trabajo intensivo en lo que respecta a personal. Dado que los proveedores atienden a padres que trabajan, a menudo tienen más horas que las escuelas públicas; Rogers señaló que las jornadas de 10 horas no son poco comunes en el trabajo.

Las regulaciones estatales también juegan un papel. En Massachusetts, los centros deben emplear al menos un miembro adulto calificado por cada tres o cuatro niños bajo su cuidado, con proporciones más altas para niños mayores.

Las normativas son más estrictas que las de algunos estados del sur y oeste del país, por ejemplo, pero cumplen con las pautas federales y las mejores prácticas recomendadas por grupos de la industria. Ninguna de las personas entrevistadas para esta historia apoyó la flexibilización de las medidas existentes.

“No se puede tener (una docena) de niños de 1 año con un maestro. Eso no es seguro”, dijo Latoya Gayle, directora de defensa de Neighborhood Villages, una organización sin fines de lucro dedicada al cuidado infantil. “Cuanto más pequeños son nuestros hijos (…) más mano de obra se necesita para hacer ese trabajo. Por eso es caro”.

Los niños juegan con su maestra en la guardería del Boston Chinatown Neighborhood Center. (Jesse Costa/WBUR)

Colin Jones, analista de investigación del Mass. Budget and Policy Center, señaló que el tamaño de las clases debe permanecer pequeño, alrededor de los niveles establecidos por el estado, para que el cuidado infantil alcance su potencial de ser una intervención positiva y duradera en la vida de los niños.

“La evidencia dice que (el cuidado infantil) de calidad requiere maestros pagados, como maestros con salario y beneficios, tiempo libre, oportunidades, todas esas cosas”, dijo. En un informe de la primavera pasada, Jones concluyó que el servicio costaría al menos $28,000 por niño al año en Massachusetts, donde el costo de vida tiende a ser alto.


Falta de apoyo del gobierno

Proporcionar cuidado infantil de alta calidad es costoso. Pero otra razón por la que las familias pagan tanto por el cuidado de niños menores de 5 años es porque el gobierno ofrece muy poco.

El gobierno de los Estados Unidos destina el cuarto porcentaje más bajo de su producto interno bruto al cuidado infantil entre las 38 naciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, por delante de Grecia, Canadá y Turquía. También está casi al final de la lista en términos de gasto por alumno, especialmente cuando se trata de niños en los dos primeros años de vida.

Fuente: OECD Social Expenditure DatabaseOECD Family Database • Latest full collection on government spending from 2017. Data incomplete for 10 OECD member nations

Una visualización de datos de Flourish

Bajo la ley estatal de Massachusetts, una combinación de programas locales, estatales y federales destina por lo menos $13,000 por estudiante por año en las escuelas públicas K-12. Pero el apoyo público para el cuidado infantil en los Estados Unidos es mucho menor, con un promedio de $3,000 por niño, según una encuesta internacional realizada en 2021.

El gasto federal en cuidado infantil se destina en gran medida a los subsidios y al programa Head Start, ambos dirigidos a familias de bajos ingresos.

Pero como dijo Ashley White, investigadora de la Fundación de Contribuyentes de Massachusetts, «incluso se esfuerza por atender a todas esas familias». White señaló los datos de febrero que muestran a más de 16,000 niños elegibles por ingresos en las listas de espera para recibir atención en Massachusetts.


Oferta y demanda

El estado tiene lo que Jones llama «una falla de mercado muy compleja» cuando se trata de cuidado infantil. Una combinación de gasto público mínimo, demanda generalizada y oferta limitada deja a todos desatendidos, gastando más de lo que realmente pueden pagar, señaló Jones.

Las familias «que tienen ingresos suficientes para no preocuparse y solo quieren lo mejor para sus hijos», en palabras de Jones, pagarán muy por encima del promedio estatal.

Mientras tanto, para las familias que ganan salarios promedio, pero que están por encima de la elegibilidad para apoyo del gobierno, Jones indicó que el mensaje parece ser: «Estás solo. Resuelve cómo hacerlo».

Kiya Savannah observa cómo los niños trabajan en las actividades de clase en Ellis Early Learning en Boston. (Robin Lubbock/WBUR)

Si bien los espacios para el cuidado de niños son esenciales para la mayoría de las familias, la oferta es muy baja. El estado tenía aproximadamente un 30 % menos de puestos de cuidado infantil de los que necesitaba en 2019, según un análisis del Bipartisan Policy Center.

Y eso fue antes de que los trabajadores abandonaran el campo en cantidades significativas y los centros cerraran durante la pandemia. Aunque muchos han reabierto desde entonces, las estimaciones estatales sugieren que, a partir de mayo, todavía había casi  8,000 puestos menos que antes del COVID-19.

Nancy Folbre, profesora emérita de economía en UMass Amherst, ve la falta de inversión en la educación infantil como un reflejo de los valores sociales. Comparó la inversión en los servicios de cuidado durante los primeros cinco años de un niño con el presupuesto para una investigación de energía verde: pagarán la deuda a la sociedad en general, pero solo décadas después y; por lo tanto, argumentó, se trata como un lujo o se descuida por completo en una economía centrada en los beneficios a corto plazo.

«Existen datos empíricos realmente muy extensos que muestran una gran recompensa por mejorar las capacidades de los niños pequeños a través del cuidado infantil», señaló Folbre, mencionando los beneficios como tasas más altas en cuanto a terminar la escuela, mejor salud y menos delincuencia.

“Pero aquí está el problema: ¿Quién recibe los beneficios? Bueno, ya sabes, los propios niños a medida que crecen (…) pero no están en condiciones de pagarlos (los beneficios) por adelantado».

La profesora de arte Amanda McCracken trabaja en un proyecto de pintura con estudiantes en el estudio de arte de Newtowne School en Cambridge. (Robin Lubbock/WBUR)

Colin Jones y otros expertos creen que el colapso de la pandemia ha presentado una oportunidad para reconstruir un statu quo disfuncional. Un informe reciente de la Fundación de Contribuyentes de Massachusetts respaldada por empresas, estimó que las deficiencias del sistema de cuidado infantil podrían costarle al estado $2.7 mil millones al año.

La legislación introducida tanto a nivel federal como estatal aumentaría el compromiso público con el cuidado infantil de alta calidad.

Si bien parece poco probable una reforma radical, los defensores son optimistas sobre un proyecto de ley estatal redactado esta primavera que otorgaría subvenciones a los centros para aumentar el salario de los maestros, agregar ayuda financiera para los estudiantes y aumentar la capacitación de los maestros. También se ampliarían los subsidios a las familias que ganan hasta el 85 % del ingreso medio, con espacio para expandirlos aún más si el gobierno federal proporciona más fondos.

Incluso si se aprueba ese proyecto de ley, llevará tiempo tener un impacto. Muchas familias con niños pequeños todavía se enfrentarán una oferta reducida y altos costos cuando busquen cuidado infantil, con pocas esperanzas de alivio financiero hasta que llegue el jardín de infantes.

Este segmento se emitió el 14 de junio de 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.