Rob Burke and Catherine Vitale, protesting outside of Boston Mayor Michelle Wu's home in Roslindale. (Anthony Brooks/WBUR)

Por: Anthony Brooks

Click here to read this article in English, by WBUR


Una propuesta de la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, para limitar las manifestaciones afuera de las residencias privadas ha planteado una pregunta polémica: ¿Qué medidas pueden tomar las ciudades para limitar las protestas sin infringir los derechos de libertad de expresión de la Primera Enmienda?

Wu presentó una ordenanza para limitar las manifestaciones tras meses de fuertes protestas matutinas frente a su casa, que generalmente comienzan justo después de las 7 a.m.

Las manifestaciones se intensificaron con el mandato de vacunación COVID-19 para los trabajadores de la ciudad y los requisitos de vacuna para ingresar a restaurantes y otros negocios en Boston.

La propuesta de Wu restringiría este tipo de «piquetes residenciales» antes de las 9 am y después de las 9 pm. Muchos de los manifestantes hicieron fila para denunciar la medida como un ataque inconstitucional a los derechos de libertad de expresión en una audiencia virtual el lunes ante el Comité de Operaciones Gubernamentales del Concejo Municipal.

“Esta ordenanza está dirigida específicamente a nosotros”, dijo Padma Scott, quien se identificó como madre y testificó en contra de la medida. Scott, quien se negó a vacunarse, calificó las vacunas como «experimentales», aunque los estudios muestran que son efectivas. Y aseguró que los mandatos son discriminatorios.

Scott señaló que lamenta la molestia a los vecinos de Wu. Pero comentó que los manifestantes deben apuntar a la casa de la alcaldesa porque es la única forma en que pueden hacer que ella escuche sus preocupaciones.

«Si ella nos hubiera respondido, no tendríamos que estar allí», comentó Scott. «No puedes decidir cuándo podemos ejercer nuestros derechos de la Primera Enmienda».

Kate Tisdale de Boston, otra manifestante, dirigió sus comentarios directamente a Wu.

“Esta ordenanza que ha patrocinado es un intento de limitar la libertad de expresión y expresión de las personas para la conveniencia de su familia”, dijo Tisdale. «Es cobarde de su parte, o de cualquier administración, limitar las horas de libertad de expresión porque considera que el discurso es inconveniente».

Wu insiste en que apoya la libertad de expresión. Pero dice que la ordenanza protegería a sus vecinos, quienes no deberían estar sujetos a las protestas diarias que han sido una fuente de estrés y disturbios la mayoría de las mañanas durante las últimas semanas.

“Cuando tiene la intención específica de interrumpir el sueño de las personas, aplastar el espíritu de las personas, realmente roza más el acoso que el discurso”, comentó Wu recientemente a WBUR afuera de su casa.

Los manifestantes que se oponen a los mandatos de vacunación se presentan todas las mañanas frente a la casa de la alcaldesa de Boston, Michelle Wu, en Roslindale. (Anthony Brooks/WBUR)

Algunos de los vecinos de Wu testificaron el lunes 14 de marzo en apoyo a las restricciones. Entre ellos estaba Nina Lev, quien dijo que las protestas a menudo incluyen tambores, silbidos y gritos. Lev lo calificó como un asalto a los padres que trabajan, los ancianos y los niños, incluidos los dos hijos pequeños de Wu.

Algunos funcionarios públicos también se han quejado de que Wu ha enfrentado «ataques de odio» porque es asiática y mujer. Eso incluye al presidente del Concejo Municipal, Ed Flynn, hijo del exalcalde Ray Flynn, quien señaló que su padre y los dos alcaldes blancos que lo sucedieron enfrentaron protestas en sus hogares. Pero nunca fueron tan despiadados como las dirigidos a Wu.

“Creo que mucho de esto tiene que ver con que la alcaldesa Wu sea una mujer y que la alcaldesa Wu sea una mujer de color”, dijo Flynn. 

Flynn estaba entre al menos tres concejales de la ciudad que parecían abiertos a una ordenanza que pusiera límites razonables a las protestas. Pero la concejal Kendra Lara respondió diciendo que «no podemos decirles a nuestros electores cuándo es apropiado (…) protestar». Lara dice que esta medida también podría dificultar que las personas de color organicen protestas a futuro.

«Las consecuencias no deseadas sin duda afectarán a las comunidades marginadas, que utilizan la desobediencia civil y la acción directa como tácticas para ayudar a garantizar los derechos civiles».

La administración de Wu argumenta que la ordenanza propuesta sería constitucional, basándose en sentencias anteriores de la Corte Suprema. Eugene Volokh, un experto constitucional de la facultad de derecho de la University of California, Los Angeles dice que eso es cierto: siempre y cuando la ley no discrimine y ponga límites a todas las formas de protesta.

El gobierno, “por ejemplo, no puede excluir los piquetes laborales. Pero las restricciones de contenido neutral sobre los piquetes residenciales, sobre los piquetes dirigidos a hogares particulares, son constitucionales», señaló Volokh.

Pero los críticos dicen que la propuesta no es políticamente neutral porque Wu la presentó específicamente para limitar las protestas frente a su casa. Y si el consejo aprueba la medida, los manifestantes prometen impugnarla en los tribunales.

El Concejo aún tiene que programar una fecha para votar sobre el tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.