Fotos de Raj Das Photography y cortesía de Finegold Alexander Architects

La primera audiencia en persona del Concejo Municipal en casi dos años se realizó el jueves 24 de febrero. Concejales intercambiaron comentarios sobre las medidas de la administración Wu respecto a la vacunación en una reunión que contó con la participación de líderes sindicales, funcionarios municipales y activistas.

A principios de febrero, la jueza Sabita Singh de la corte de apelaciones del estado anuló el fallo de un tribunal inferior, impidiendo que Wu pudiera hacer cumplir el mandato de vacunación «hasta que sea resuelto el caso judicial». La administración Wu presentó posteriormente una apelación y, de momento, está en duda el futuro de dicha política.

Durante la audiencia, el concejal de la ciudad, Frank Baker, fue el más duro crítico de la alcaldesa y comentó que Wu estaba “faltándonos el respeto a todos (…) haciendo que la gente pierda sus trabajos”.

Mientras que la concejal Lydia Edwards defendió la decisión de la alcaldesa y señaló que los sindicatos rechazaron previamente los intentos del concejo de influir en las negociaciones con la ciudad cuando se trataba de crear un acuerdo.

Los últimos anuncios judiciales, junto con la mejora de las métricas de COVID-19 de Boston, han dejado poco claro el destino del mandato de vacunas. En el último reporte, según la alcaldesa, más del 90 por ciento de trabajadores de la ciudad han cumplido.

Incluso, la comisionada de salud pública de Boston, la Dra. Bisola Ojikutu, les dijo a los reunidos en la audiencia que las métricas de COVID-19 de la ciudad iban en la dirección correcta. “Hay razones para ser optimistas”, señaló.

Hace unos días, Boston levantó el mandato de vacunas para para restaurantes, gimnasios y lugares de entretenimiento, citando métricas del coronavirus que estaban por debajo de los niveles de riesgo.

Por su parte, los funcionarios de los sindicatos municipales de Boston reiteraron su frustración con el manejo de las medidas del COVID-19 por parte de la alcaldesa Wu para la fuerza laboral de la ciudad.

“Con la orden judicial reciente, el mensaje de hoy es claro: la alcaldesa Wu nunca debería haber intentado aplastar nuestros derechos laborales”, dijo Jeanne Carroll, de la Federación de Oficiales Superiores de la Policía de Boston, uno de los tres sindicatos que impugnaron el mandato en los tribunales, junto con el Local 718 de Bomberos de Boston y la Boston Police Detectives Benevolent Society.

«Estamos pidiendo y tenemos la esperanza de que la alcaldesa Wu y otros funcionarios de la ciudad cambien de rumbo a medida que (la variante) ómicron disminuye y respeten nuestros acuerdos firmados previamente con la exalcaldesa (Kim) Janey», señaló Larry Calderone, presidente de la Asociación de Patrulleros de la Policía de Boston, un grupo que no se unió a la demanda.

Los sindicatos argumentaron que es «inaceptable» que la ciudad exija la vacunación como condición de empleo y elimine la opción de pruebas semanales, llevando a que cientos puedan ser despedidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.