Grandes avisos empapelan las puertas de los restaurantes en Boston, informando que es mandatorio presentar el carnet de vacunación antes de ingresar para comer. Foto: Jeaneth D. Santana.

Pese a tener en la puerta de ingreso el aviso de que los clientes necesitan mostrar la prueba de vacunación antes de acceder al restaurante, el equipo del periódico El Planeta, realizó un recorrido por diferentes locales y pudo comprobar que algunos restaurantes no lo están solicitando, por lo tanto, se está dejando de lado el mandato municipal de la alcaldesa Michelle Wu que obliga desde el pasado 15 de enero, a los dueños, empleados o administradores, solicitar y comprobar la identidad del portador de la tarjeta de vacunación, antes de poder sentarse a comer dentro del establecimiento.

Visitamos el primer establecimiento, nos sentamos a degustar las delicias que allí se pueden comer. Comprobamos como otros clientes llegaron, comieron, pagaron y se fueron, sin que nadie les pidiera la prueba de vacunación. Solicitamos hablar con la administradora del restaurante. Llegó 15 minutos después de que le avisaran que alguien quería verla, pues su trabajo es continuo. Nos identificamos, saludamos y comentamos: “Buenas tardes, durante 2 horas en el local, hemos podido constatar que nadie está pidiendo la prueba de vacunación a los clientes”, a lo que respondió: “Deberían haberles pedido el certificado de vacunación, lo hemos estado solicitando desde el sábado 15 de enero”, ¿Pero a nosotros tampoco nos lo solicitaron y llevamos aquí algo más de dos horas?, “Seguramente se les pasó, yo estoy aquí abajo, en la cocina, en todas partes, pero te aseguro que sí lo hemos estado solicitando”, manifestó enfáticamente la administradora del restaurante.

Igual situación se vive en East Boston, un restaurante tiene el anuncio informando que antes de ingresar deben presentar la prueba de vacunación, pero, no hay nadie en la puerta que te impida sentarte en una mesa y acceder a la comida, menos que alguien te pida la prueba de vacunación. Al fondo, tras una puerta de vaivén se ven dos meseras conversando y a los chefs cocinando, pero al percatarse que había un cliente en el mostrador, salieron y lo invitaron a sentarse. “Buenas noches”, les digo. “¿Están pidiendo el certificado de vacunación?”, sí respondieron en coro ambas meseras. Pero, ¿No hay nadie en la puerta y ustedes no se lo pidieron al señor que acaba de sentarse? A lo que una de las meseras confundida respondió: “No se preocupe, si usted no tiene el suyo puede sentarse por esta vez, pero la próxima lo trae porque nos podemos meter en problemas”, expresó la mesera en tono nervioso.

Mientras que tanto en Los Hornitos Bakery, ubicada en la Benington Street; como el Pollo Campero, localizado en el 188 Border Street, ambos en East Boston, están pidiendo el certificado de vacunación a todas las personas que ingresan para comer. Juliet Castillón, cajera de Los Hornitos, expresó que esta medida, los está golpeando económicamente. “Estamos afectados porque al momento de decirle a la gente que por favor nos enseñe el carnet de vacunación se molestan, se van y no hacen la compra, muchas veces hasta nos tratan mal”, manifestó.

El local de comida rápida Mc Donald´s, ubicado también en la Border Street en East Boston, cerró sus puertas para el consumo adentro, los clientes sólo pueden pedir sus órdenes por el drive-through o a través de una ventanilla lateral que ha sido habilitada para este tiempo de pandemia. Aquí no es necesario el certificado de vacunación, sólo la mascarilla para hacer sus pedidos.

Nuestra conclusión fue que después de haber recorrido 10 establecimientos entre restaurantes y cafeterías, ubicados entre Brighton, Allston, Jamaica Plain y Boston, pudimos constatar que más de la mitad de los lugares, no cumplen con el requerimiento de solicitar el carnet de vacunación, mientras que el otro porcentaje, sí lo está cumpliendo, a pesar de asegurar que la clientela ha disminuido, lo que les está causando pérdidas económicas.

El secretario de prensa de la alcaldía de Boston, Ricardo Patrón, informó que los inspectores de la Comisión de Salud Pública de Boston, el Departamento de Servicios de Inspección y la Junta de Licencias verificarán que los locales garanticen el cumplimiento de la disposición. “Las empresas que se encuentren en incumplimiento, recibirán una advertencia. Si continúan sin cumplir, pueden ser multadas o enfrentar otras medidas. Tendremos una combinación de controles regulares basados en quejas y controles periódicos”.

La Orden exige la emisión de advertencias verbales y escritas para respaldar el cumplimiento del mandato, pero luego autoriza multas de hasta $300 por cada infracción y quienes incurran en el incumplimiento reiterado, podrían arriesgarse a la suspensión de su licencia, lo que les impediría abrir sus puertas.

Por su parte, la doctora Bisola Ojikutu, directora ejecutiva de Salud Pública de Boston, comentó a través de un comunicado, que se están haciendo todos los esfuerzos razonables para asegurar el cumplimiento voluntario de esta Orden, incluyendo la divulgación y educación, así como advertencias escritas.
“La intención de esta orden municipal es aumentar el número de personas vacunadas en la ciudad y evitar que el virus se siga propagando”. El mandato de usar mascarilla en interiores también permanece vigente.

Nota: El cuerpo directivo y editorial de El Planeta consideró necesario omitir los nombres de los restaurantes que han estado infringiendo la orden municipal con el único propósito de proteger la identidad de los trabajadores y apoyar a los negocios.

FASES Y CALENDARIO DEL MANDATO DE VACUNACIÓN

Fase I: 15 de enero de 2022. Todas las personas mayores de 12 años deberán
presentar prueba de al menos una dosis de vacunación.
Fase II: 15 de febrero de 2022. Todas las personas mayores de 12 años deberán
presentar prueba de dos dosis.
Fase III: 1 de marzo de 2022. Todas las personas de 5 a 11 años deberán
presentar prueba de al menos una dosis de vacunación.
Fase IV: 1 de mayo de 2022. Todas las personas mayores de 5 años deberán
presentar prueba de dos dosis.

Esta Orden permanecerá en vigor hasta que sea rescindida, por la Directora Ejecutiva del Departamento de Salud Pública de Boston, según su discreción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.