Un paisaje urbano de la ciudad de Boston. (sharemomentssharelife / Flickr)

La alcaldesa Michelle Wu presentó el 31 de enero una petición para establecer un impuesto de hasta el 2% sobre las ventas de bienes raíces a partir de $2 millones o más en la ciudad de Boston.

La propuesta tiene como objetivo generar decenas de millones anualmente para crear y preservar viviendas asequibles. Asimismo, la alcaldesa también busca con esto ampliar el alivio tributario del impuesto a la propiedad para las personas mayores.

“La vivienda es salud, seguridad y oportunidad, y la estabilidad de la vivienda debe ser la base para nuestra recuperación de la pandemia. Dado que el costo de la vivienda cada vez está más fuera del alcance de las familias, debemos tomar medidas urgentes para mantener a las personas en sus hogares y construir una ciudad para todos”, dijo la  alcaldesa.

El impuesto lo pagaría el vendedor y los fondos generados se destinarían al Fideicomiso de Vivienda del Vecindario. Estos también se usarían para apoyar programas que promuevan la estabilidad de los propietarios de viviendas de la tercera edad y los inquilinos de bajos ingresos y aborden las disparidades en el acceso a la vivienda.

Según las ventas de 2021 en Boston, una tarifa del 2% habría recaudado un estimado de $99,7 millones.

“Este es un paso en la dirección correcta”, dijo la concejal de la ciudad de Boston y senadora estatal Lydia Edwards. La propuesta «ayuda a la ciudad de Boston a encontrar fuentes sostenibles de financiación para la vivienda y también brinda a nuestros adultos mayores y propietarios de viviendas un alivio fiscal. Espero trabajar con mis colegas en el Concejo Municipal y en la Casa del Estado para aprobar este proyecto”.

Exención de impuestos para personas mayores

Con respecto a ampliar el alivio tributario para propiedades de personas mayores de bajos ingresos, el objetivo de Wu es modificar los criterios de elegibilidad para el programa y aumentar el monto de la exención.

El  programa 41C  brinda ayuda fiscal a los residentes de 65 años o más que son propietarios-ocupantes. La alcaldesa planteó en su propuesta los siguientes aspectos:

  • Aumentar la exención base de $1,000 a $1,500 y la posible exención total de $2,000 a $3,000
  • Ampliar la elegibilidad reemplazando los límites de ingresos fijos por la cifra del 50% del ingreso medio del área y duplicando los estándares de límite de activos

De aprobarse, estos cambios entrarían en vigencia para el año fiscal 2023.

En la actualidad, aproximadamente 4,600 propietarios de viviendas de la tercera edad son elegibles en Boston para la exención de impuestos 41C. Si se aprueba, la legislación ampliaría la elegibilidad a aproximadamente 8,700. 

Para que se convierta e ley, la petición deberá ser aprobada por el Concejo Municipal, luego enviada a la Legislatura de Massachusetts y al Gobernador para su aprobación. Si el estado lo aprueba, la Ciudad tendría la capacidad de determinar la tasa final del impuesto, el método de cobro y las exenciones que existirían. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.