El 12 de enero autoridades realizaron los últimos desalojos y limpiaron el área. (Foto: Material Aid and Advocacy Program)

Desde que asumió el cargo como alcaldesa de Boston, Michelle Wu, tomó medidas decisivas para sacar las carpas a lo largo del área conocida como Mass & Cass, implementando ciertas medidas que su administración describió como «revolucionarias» para ayudar a las personas sin hogar o homeless.

La alcaldesa Michelle Wu informó el jueves 13 de enero, un día después de la fecha límite para desalojar el área, que 154 personas habían sido trasladadas a refugios temporales.

Wu indicó que 31 personas estaban refugiadas en el Hotel Roundhouse, 40 en unidades de vivienda de transición en el Hotel EnVision en Mission Hill, 10 en cabañas dentro de un terreno del Shattuck Hospital y 28 en la parte del Shattuck que se encuentra Pine Street, mientras que otros fueron trasladados a refugios de emergencia.

Durante los trabajos de limpieza, la policía de Boston encontró dos cadáveres cerca de las tiendas de campaña, se descartó que estuvieran vinculados a hechos delictivos.

En octubre, autoridades declararon emergencia pública por la crisis sanitaria en Mass and Cass, por lo que crearon un plan para ofrecer refugio temporal y tratamiento a las personas que se encontraban en tiendas de campaña.

“Ni una sola persona fue sacada a la fuerza, no se realizaron arrestos”, indicó Wu en una conferencia de prensa en las afueras de Pine Street. “Solo quiero enfatizar cuán diferente ha sido lo que sucedió ayer, de lo que hemos visto en otras ciudades o en el pasado. Esto se basó verdaderamente en la salud pública y la vivienda”.

La alcaldesa prometió que se utilizaría «un enfoque de salud pública» para trasladar a las personas que vivían en las tiendas de campaña. Pero al final del proceso, en medio de una mayor presencia policial, algunos activistas dijeron que no fue mucho más que una redada policial en el vecindario, señala una nota del portal de noticias WBUR.

Decenas de tiendas de campaña fueron retiradas en Newmarket Square antes de ser despejadas en Atkinson Street, los dos lugares con los campamentos más grandes. Lo que alguna vez fue un área repleta de carpas convertidas en refugios para el consumo de drogas y otras actividades ilícitas, ahora está libre de tiendas de campaña, lonas u otras viviendas improvisadas. 

Tras cumplirse la fecha límite, la alcaldesa aseguró que la ciudad reanudaría el barrido nocturno de calles y retiraría la basura de las aceras en Newmarket Square y Atkinson Street.

Viviendas a largo plazo

Wu ha declarado su intención de crear una solución de mayor alcance para todos los que fueron enviados a refugios temporales; sin embargo, los funcionarios de la ciudad a medida que desarrollan una estrategia a más largo plazo, han reconocido que son muchos los desafíos para abordar las crisis regionales de abuso de sustancias y personas sin hogar cerca de la intersección de Mass and Cass. 

La alcaldesa dejó claro que con el programa «no resolvimos la falta de vivienda”, pero las carpas representaban un riesgo para la salud y la seguridad, sobre todo a medida que las temperaturas bajo cero golpean a la ciudad.

Una encuesta a principios de diciembre, mostró que 140 personas habían estado viviendo allí, la mayoría de ellas con problemas de adicción a sustancias, enfermedades mentales o ambas.

La alcaldesa aseguró que su Administración busca lograr una “verdadera transformación” del vecindario, tras el programa de desalojo de carpas.

“Los campamentos presentaban un conjunto de peligros muy específicos y particulares para los residentes y para nuestra ciudad”, dijo, enfatizando lo inseguro que era vivir en tiendas de campaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.