Por: George Ramirez | Wendy Estrella – Lawrence Partnership

Click here to read this article in English, by Boston Business Journal


Lawrence High School está sitiada y parece un campo de batalla.

No debido a las peleas de pasillo entre un puñado de estudiantes, algo que recientemente ha captado mucha más atención de la que normalmente hubiera tenido, gracias a los iPhones, Instagram y Tik Tok.

Es por causa de los medios de comunicación.

Las calles y aceras frente a la entrada de Lawrence High School han estado llenas de camionetas de estaciones de televisión, camarógrafos y reporteros, esperando obtener algunas imágenes de B-roll de estudiantes saliendo del edificio, material que pueden utilizar para crear historias sensacionalistas en la sección de «noticias de última hora» con el reporte de titulares como «puños volando por todas partes» a las seis en punto.

George Ramirez, director ejecutivo de Lawrence Partnership, una organización sin fines de lucro centrada en los negocios con sede en Lawrence.(Foto: BBJ)

Hemos visto estas historias antes.

No es la primera vez que un problema en Lawrence, que es común todos lados, se convierte en un espectáculo de circo para los suburbios.

En 2018, el presidente de los Estados Unidos y los gobernadores de Maine y New Hampshire señalaron a la ciudad de Lawrence como la protagonista real detrás de la epidemia de opioides en Nueva Inglaterra.

El gobernador de Maine, Paul LePage, expresó abiertamente lo que muchos realmente quieren decir cuando critican a nuestra ciudad: “Los arrestos por heroína y fentanilo no corresponden a personas blancas. Son hispanos y afroamericano, y son de Lowell y Lawrence, Massachusetts».

Por supuesto, estaba equivocado en eso. 

Como señaló el presidente de la NECC, Lane Glenn, en una carta abierta publicada en The Eagle Tribune, los casos de drogas pueden haber estado ocurriendo a lo largo de las arterias I-495 e I-93 que pasan por esas ciudades, pero la mayoría de los implicados tenían placas de Maine y de New Hampshire, donde los médicos recetaban analgésicos al doble de la tasa nacional y el estado gastaba menos en el tratamiento que casi todos los demás estados del país.

Pero de alguna manera, cuando un problema generalizado recibe atención negativa, si existe la oportunidad de centrarse en las personas de color, las personas con ingresos más bajos, los inmigrantes o cualquier persona que pueda parecer diferente o tal vez incluso amenazante para una audiencia de televisión, ahí es donde va el foco.

Pero esta vez, son nuestros hijos, y usarlos como primera plana de noticias está mal.

Desde el regreso al aprendizaje completo en persona para la mayoría de los estudiantes en septiembre después de un año y medio de aprendizaje remoto o «híbrido», las escuelas de todo el estado y de todo el país, no solo en Lawrence, han tenido problemas de comportamiento con los estudiantes.

Desde la zona rural de Pittsfield en el oeste de Massachusetts hasta Tony Wellesley y Everett en las afueras de Boston, los directores de escuela, los superintendentes y los comités escolares de todo el mundo están lidiando con una nueva pandemia: los estudiantes que están ansiosos, estresados ​​y, después de meses de Zoom en aislamiento, parecen haber olvidado cómo socializar pacíficamente.

Las Escuelas Públicas del Condado de Jefferson en Louisville, Kentucky informaron más de 400 peleas en los campus escolares en las dos primeras semanas del año escolar.

Entonces, dejemos de retratar el dolor y la ansiedad que están viviendo nuestros niños en Lawrence por la pandemia, ni tampoco los hechos violentos que han ocurrido, como algo exclusivo de nuestra ciudad, que requiere la atención de los medios las 24 horas del día.

Con más de 3,000 estudiantes, Lawrence High School es la segunda escuela secundaria más grande de Massachusetts. Entonces, estadísticamente hablando, en un momento como este, por supuesto que habrá más peleas en el campus que en Wellesley High, que tiene menos de la mitad de estudiantes.

¿Pero adivina que? Lawrence High School también tiene cientos más de estudiantes de Early College que Wellesley, y todos están dando un impulso a su educación universitaria.

A principios de esta semana, la Dra. Noemi Custodia-Lora, vicepresidenta de Lawrence Campus and Community Relations de NECC, se reunió con 75 de esos estudiantes de Lawrence High Early College para hablar sobre lo que ha estado sucediendo en su escuela.

No es sorprendente que no estén contentos con las peleas o con toda la atención de los medios.

«Estamos haciendo nuestro trabajo», explicó un joven, «estamos trabajando duro y, sin embargo, estamos siendo castigados por todos los medios que esperan justo afuera de la puerta».

Una joven agregó que un pariente suyo en Guatemala había visto imágenes en televisión de peleas en los pasillos de la escuela en Lawrence y llamó para asegurarse de que estaba a salvo.

En las reuniones de la Lawrence Alliance for Education, en un foro público convocado por el alcalde interino Vásquez el lunes, y en todas las redes sociales, los residentes, educadores, líderes comunitarios y estatales, y funcionarios electos están debatiendo si el estado debería poner fin a la administración judicial de la Lawrence Public Schools, si el distrito ha ejercido suficiente control sobre la situación, y si se está destinando suficiente dinero en servicios de apoyo estudiantil para salud mental.

Todas estas son preguntas razonables y estrategias importantes para hacer bien el trabajo, y respaldamos a cualquier persona en la ciudad que se esfuerce, con buenas intenciones, por apoyar a nuestros niños, aliviar su estrés y dolor, y ayudarlos a tener éxito.

Y mientras estamos comprometidos con ese trabajo importante y necesario, invitamos a los medios de comunicación a cubrir responsablemente cada comité escolar, ayuntamiento y foro público que quieran cubrir; así es como prosperan las democracias y mejoran las escuelas.

Pero dejen a nuestros hijos en paz.

George Ramirez es director ejecutivo y Wendy Estrella es presidenta de la junta de Lawrence Partnership, una organización sin fines de lucro centrada en los negocios con sede en Lawrence.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.