Carmen Lamarche es una inmigrante dominicana que se dedica a cuidar a ancianos y pacientes enfermos (caregiver). Se mudó a los Estados Unidos en 1995 por iniciativa de su esposo y vive en Lawrence. Lamarche trabaja como cuidadora desde el 2005 y actualmente es empleada de Guardian Healthcare.

La cuidadora Cuenta que su trabajo se ha tornado muy difícil a raíz de la pandemia. “Desde conseguir implementos simples para los clientes, hasta ir al supermercado se ha vuelto tedioso por todas las medidas de prevención que debemos tomar. Debo tener cuidado con cualquier cosa que toco, y ahora también hay que hacer filas en el supermercado para mantener el distanciamiento social”, contó. “El tiempo no es suficiente y el mundo se ha puesto en cámara lenta”.

Un día de trabajo para Lamarche comienza en su hogar cuando prepara a su hija para las clases virtuales y le hace el desayuno. Luego, se dirige a su trabajo y atiende a un hombre de 83 años y a su hijo discapacitado de 38 años. Su trabajo consiste en cocinarles la comida, estar pendientes de sus necesidades y ver si hay algún recado o compra por hacer que requieran. “Lo que más me satisface de mi labor es saber que puedo aportar a esas personas que viven tan solas y más ahora que no pueden recibir visitas. Me gusta llevarles un poco de aliento y dejarles saber que no están solos. Pienso que Dios de una manera muy especial me da la posibilidad de ayudarlos a través mi trabajo”, reflexionó la cuidadora.

Lamarche considera que se siente muy feliz cuando ve los rostros de sus clientes llenos de alegría cuando hace algo por ellos que por sus limitaciones no pueden realizar.

Sin embargo, la cuidadora explica que le gustaría que su salario fuese más justo. “Me gustaría que me mejoren el salario considerando que hacemos mucho más de lo que se cree, quisiera seguro médico, compensación por accidentes, pago por enfermedad, y pago de gasolina por las tareas que hacemos fuera de la casa de nuestros clientes”, dijo. “No todas las agencias suplen guantes mascarillas, gel anti bacterial, y todo lo que ahora necesitamos por la pandemia. También quisiera que reconozcan el riesgo al cual nos estamos exponiendo, no solo nosotros, sino a nuestros clientes y familias», finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.