Carlos García nació en la República Dominicana e ingresó a los Estados Unidos, Nueva York, en 1994 a los 12 años . Actualmente es policía en la Ciudad de Lawrence, MA. “Viví en New York por un corto tiempo, y luego junto a mis hermanos vinimos a la Ciudad de Lawrence», contó.

Llegó a Estados Unidos gracias a su madre quien ya tenía tiempo viviendo en el país. En sus comienzos, trabajó en un asilo de ancianos, mientras continuaba con sus estudios. Tuvo varios trabajos durante sus años de juventud, pero sabía que ninguno de ellos le daba la satisfacción que buscaba.

“En el año 2005, me interesé en el programa de Policías Auxiliares de la Ciudad de Lawrence, el cual es una unidad de civiles que donan su tiempo a la ciudad, para ayudar al Departamento de Policía durante ciertos eventos. La Policía Auxiliar también les ayuda a interactuar con los ciudadanos y obtener experiencia y entrenamiento policial”, contó. «Participar en este programa me abrió las puertas a muchas oportunidades. Después de casi 9 años en la unidad, fui elegido por el alcalde de la Cuidad de Lawrence, junto a otras figuras políticas para que comandara la unidad, que en ese momento, consistía en alrededor de 40 oficiales».

Después de solo dos años de comandar la unidad, la oportunidad que tanto esperaba de llegar a ser un oficial permanente del Departamento de la Policía de Lawrence llegó. Asistió a la academia policial y logró su meta.

Luego, fue promovido a la posición de detective. «Duré casi 10 años de mi vida donando mi tiempo a la Ciudad de Lawrence, y en ese tiempo desarrollé la pasión y el deseo de querer ayudar a mi comunidad. Eso me motivó a querer seguir una carrera policial».

Lo mas difícil de esta carrera es tener que tomar decisiones que afectaran las vidas de las personas en solo minutos. «Siempre me doy la tarea de tratar a todos con respeto, aunque la personas no tengan la mejor opinión sobre la policía, si le demuestras respeto, la mayoría de las veces también te respetan a ti».

Hoy en día la percepción es que la mayoría de los policías son malos; desafortunadamente, tengo que admitir, que como en todas las profeciones hay malas personas, pero la cantidad de buenas personas en cada profeción es mucho mas mayor y eso también aplica a la carrera policial.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.