Chandra Clark, directora ejecutiva de VHL Alliance, Marie-Frances Rivera, presidenta del Centro de Políticas y Presupuestos de Massachusetts y Natanja Craig Oquendo, directora Ejecutiva del Fondo de Mujeres de Boston, juntas en Rose Kennedy Greenway. (Gary Higgins/ Boston Business Journal)

Shafaq Patel/ BBJ

Click here to read this article in English, by Boston Business Journal


Denella Clark se convirtió en presidenta de Boston Arts Academy Foundation en 2017, poco después de un incidente racista ocurrido en otra escuela. Para ese momento, la Fundación BAA cerraba con déficit año tras año al mismo tiempo que había duplicado su meta de ingresos y había sacado las subvenciones estatales de su línea de ingresos. 

«Sentí que querían que fracasara», dijo Clark, refiriéndose a algunos miembros de la junta de ese entonces, quienes ya no se encuentran allí. Pero eso solo la hizo trabajar más fuerte. «Yo estaba como, ‘Podría demostrar con mis hechos mucho más de lo que puedo describir con palabras’. Y a la vez era como, ‘Voy a demostrarles a todos que están equivocados'». 

Con 25 años de experiencia en el sector filantrópico, Clark tenía relaciones profundas que la ayudaron a sentar los cimientos y construir la marca de la escuela secundaria de artes. Hasta la fecha, ha recaudado cerca de $15 millones, ha aumentado la junta de cinco a 21 miembros, ha ampliado el número de donaciones de 200 a más de 1.000 y ha recaudado más dinero que nunca para las becas de la escuela.

«Creo que sí esperaban encontrar una persona de color para dirigir la fundación. Pero también pienso que querían a alguien que simplemente se callara y recaudara fondos, que no construyera realmente una organización y tomara decisiones», señaló Clark. “Así que creo que me contrataron, probablemente, tal como creo que muchos de los líderes BIPOC (negros, indígenas y de color) están siendo contratados ahora, como un ‘check the box‘ para que pareciera que estas organizaciones sin fines de lucro están haciendo lo correcto y están despertando».

El aumento de personas de color que obtuvieron roles de liderazgo en el espacio sin fines de lucro de Boston en los últimos dos años ha sido un arma de doble filo. Con estos puestos, los líderes de BIPOC pueden tener una mayor repercusión en las comunidades a las que sirven. Sin embargo, para asegurar su éxito, la necesidad de una red de apoyo más fuerte se ha vuelto clara: tienen que superar todo, desde el racismo sistémico hasta la soledad de ser uno de los pocos de origen minoritario en organizaciones a veces grandes.

Hay un nuevo liderazgo en el sector filantrópico, desde Lee Pelton tomando el timón en The Boston Foundation, hasta Lisa Owens liderando la Hyams Foundation, hasta Betty Francisco uniéndose a Boston Impact Initiative como CEO y Chandra Clark liderando VHL Alliance. Segun Idowu, presidente del Black Economic Council, dijo que puede sentir el cambio que ha tenido Boston desde junio pasado, tanto en el ámbito político como sin fines de lucro. 

«No puedo pensar en algún otro momento de la historia en el que todos estos afroamericanos estuvieran a cargo del dinero», comentó Idowu. «Siempre vi organizaciones sin fines de lucro operandocon mentalidad de silo (referencia que se hace cuando no existe trabajo en equipo, ciertos departamentos no comparten información con las diferentes divisiones de una misma empresa y esto afecta negativamente su desarrollo). Entonces, lo importante de este momento es que tienen personas que crecieron en lo que consideran comunidad y ahora trabajan por y para lograr mejorar a esa comunidad. No siempre uno pudo ver que algo así sucediera».

No es suficiente

Desde las protestas desencadenadas por la muerte de George Floyd, los puestos de liderazgo en organizaciones sin fines de lucro llevan cada vez más los nombres de personas de color.

«Contratan a personas para que hagan un trabajo y cumplan ciertos objetivos, pero si no estás preparado para el éxito, fracasarás y mucha gente puede decir: ‘Bueno, les dimos una oportunidad’”, dijo Clark. «No es suficiente que una organización contrate a un líder BIPOC, su liderazgo realmente debe ser aceptado y apoyado en muchos frentes, no puede ser simplemente un ‘check the box’«. 

Imari Paris Jeffries, directora ejecutiva de King Boston desde junio de 2020, indicó que los líderes siempre han estado ahí, pero «las oportunidades para que ellos lideren no han existido».

Los líderes de organizaciones sin fines de lucro dicen que no es suficiente con contratar a personas de color como una nueva imagen de las organizaciones.

Eric Esteves, director ejecutivo del Fondo Lenny Zakim desde diciembre de 2019, comentó que la contratación de personas de color era una manera de corregir la disparidad que existía y que la diversidad en los roles de liderazgo de las organizaciones sin fines de lucro ya debería haber sido antes el status quo. 

«No somos necesariamente posraciales a nivel local», señaló. «Todavía no es obligatorio la paridad en términos de población en cuanto al sector social».

Marie-Frances Rivera , presidenta del Centro de Políticas y Presupuestos de Massachusetts desde marzo de 2019, dijo que está emocionada de ver a tantas personas de color finalmente alcanzar posiciones de liderazgo y tomar medidas. 

«Creo que nosotros, los líderes de color, estamos avanzando en decir la verdad a figuras de poder», dijo Rivera. “Es genial que estemos en estas posiciones y hace mucho tiempo que debimos, pero todavía nos enfrentamos a enormes sistemas que tienen sus raíces en la supremacía blanca. Todavía tenemos que seguir haciendo llamados y ser inteligentes para mantener nuestros ojos en el cambio que queremos ver y entender que somos una herramienta en ese cambio, pero el hecho de que estemos en estas cargos no es como si el problema estuviera resuelto».

Rivera agregó que ser una mujer de color en un puesto de liderazgo tiene sus propios desafíos al no contar con una «alfombra roja por donde pases ni que tus palabras o decisiones tengan el mismo recibimiento que las de un hombre blanco», pero compartió que la imagen de una mujer joven de color con el cargo de de presidente es algo impactante para la próxima generación de líderes. 

Natanja Craig Oquendo, directora ejecutiva del Boston Women’s Fund, dijo que tener un liderazgo que refleje a la sociedad a la que sirven es vital para lograr un fuerte impacto tanto en la organización sin fines de lucro como en la comunidad misma. «Las prácticas y las políticas tienen que cambiar. Y creo que como sector, tenemos que responsabilizarnos por eso», comentó Oquendo.

Desde que Oquendo comenzó a desempeñar sus funciones en septiembre pasado, ha superado los objetivos de recaudación de fondos del Boston Women’s Fund y está trabajando para hacer que el fondo sea más accesible para sus electores que son transgénero, discapacitados, ancianos o parte de las comunidades de color o poblaciones indígenas.

Esteves estiró la recaudación de fondos del Fondo Zakim y otorgó más de un millón de dólares en subvenciones a más de 80 organizaciones de base, la mayor cantidad de donaciones en un solo año por parte de la organización. 

Rivera agregó una lente antirracista a los datos y la investigación realizada en el Centro de Políticas y Presupuestos de Massachusetts para que la organización pueda trabajar en asociación con las comunidades como defensora. 

Paris Jeffries diversificó la misión de King Boston para que la organización pueda seguir siendo relevante en los años venideros. Lo que comenzó como una instalación de esculturas en Boston Common se ha expandido a un centro adicional orientado a la investigación ya un festival de una semana de duración centrado en la equidad. 

¿Está el equipo a bordo?

Dos años después de que Denella Clark fuera presidenta de la Boston Arts Academy Foundation, una persona blanca que es miembro de la junta desde hace mucho tiempo dijo «Denella se volvió inteligente ahora» frente a una reunión de 30 personas.

«Fue una microagresión. Me sentí humillada y avergonzada frente a la junta, mis subordinados, los consultores. Cuando era niña mi madre solía decirnos -porque los padres afroamericanos y morenos te educaban para hacer frente a todo este tipo de situaciones- ella decía que teníamos que ser tres veces más inteligentes que una persona blanca, y nos crió de esa manera», contó Clark. . «Existe un mito: la gente blanca tiende a pensar que la gente BIPOC no es inteligente. Y eso (el mito) aparece todo el tiempo».

«Ojalá recibiera la confianza. Ojalá recibiera el apoyo», dijo Clark haciendo referencia a la junta directiva de la organzación. 

Darrell Byers, director ejecutivo de la organización nacional sin fines de lucro Interise desde marzo de 2019, indicó que está agradecido por contar con una buena junta. «Fueron bastante claros sobre, ‘Este ess tu barco para navegar, y de ahora en adelante te respaldaremos’. Sin embargo, dejando a un lado ese espaldarazo, estaba solo, para ser honesto».

Dijo que muchos líderes de color en organizaciones sin fines de lucro enfrentan los mismos problemas en diferentes trabajos.

«Todos podemos cambiar de trabajo y tener el mismo problema», señaló. «Y esa es una sensación de soledad, es como la sensación de percibir que solo obtuviste el trabajo porque eres una persona de color. Y siempre sientes que la oficina en la que puedes cometer un error no es tan grande como lo sería si fueras blanco. Y creo que puede existir el temor de que pienses demasiado las cosas porque sientes que están examinando siempre todo lo que haces».

Idowu agregó que a medida que más afroamericanos, indígenas y personas de color obtengan posiciones de liderazgo, es importante que no se conviertan en figuras decorativas.

«Boston, en mi opinión, nunca se ha comprometido realmente a eliminar el racismo sistémico. El problema está en que más bien la ciudad se ha comprometido con no parecer racista, que es una cosa diferente», dijo Idowu. «Así que creo que lo importante de este momento es que no solo estamos haciendo estos cambios a nivel de superficie. No solo estamos usando nuestros lápices de color marrón ahora para colorear a quién está en el puesto de liderazgo, sino que hay un movimiento activo para garantizar que las personas en estos cargos tengan el apoyo que necesitan para hacer el trabajo real y lograr llevar a caba su visión y misión».


Click here to read this article in English, by Boston Business Journal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.