La primera vez que hablé con Ed Markey, hablamos por una hora y media. Hablamos de mi universidad, mi maravilloso distrito y de dónde crecí. Contó historias personales que nos llevaron a conexiones personales que compartimos, repletas de hechos históricos. Luego me senté con el Congresista Kennedy un par de meses después, justo antes de que anunciara su candidatura. Disfruté aprendiendo sobre Joe y su hermosa familia. Pero después de hablar con ambos estaba indecisa. Me preguntaba cómo un veterano político de 40 años o un Kennedy podría aportar una nueva perspectiva a ese puesto del Senado.

Apoyé a Ed porque me di cuenta de que lo más importante no es la perspectiva fresca sino las experiencias que informan esa perspectiva.

Te puede interesar: El exvicepresidente y defensor del ambiente Al Gore respalda a Ed Markey para el Senado de EE.UU.

Kennedy es amable e inteligente. También es zurdo, de mi edad, habla español y es gemelo. Eso es todo. Eso es todo lo que Joe y yo tenemos en común en cuanto a experiencia y punto de vista. A pesar de muchas diferencias biológicas que él y yo no pudimos controlar, sin embargo, me veo a mí mismo en Ed.

El padre de Ed ganaba un sueldo horario y mantenía a su familia como mi madre. Si el Sr. Markey estuviera vivo y trabajando hoy en día, estaría luchando como muchos repartidores, trabajando demasiado y mal pagado. El Sr. Markey podría haber sido despedido como tantos trabajadores y Ed y sus hermanos estarían absorbiendo el estrés económico de sus padres como tantos niños hoy lo hacen. Si Ed y yo fuéramos contemporáneos en la universidad él todavía estaría pagando sus préstamos estudiantiles, como yo lo hago hoy. No me importa lo lejos que llegue en la vida, nunca olvidaré a mi madre trabajando en dos empleos, preguntándose cómo pagar todas las cuentas y lo que significa luchar. No me importa cuánto tiempo Ed ha servido a Massachusetts; él tampoco lo olvida. Él también vio a su madre sentada en la mesa de la cocina luchando para poder pagar las cuentas de la familia.

No, no estoy de acuerdo con todas las decisiones que ha tomado. La mayoría de los adultos razonables no siempre están de acuerdo, especialmente los políticos. Es su corazón y su perspectiva en lo que confío. Sabe lo que es ser el primero de la familia en ir a la universidad y sobre todo saber que no puedes permitirte fallar. No hay un aterrizaje suave para gente como nosotros.

Hoy, cuando tantos están luchando, necesitamos una persona que sepa cómo liderar pero que se guíe por el pueblo. Necesitamos a alguien que entienda que «lograrlo» no debería ser la excepción a la regla. Alguien que esté luchando con nosotros si no estuviera en su puesto. Ese alguien es Ed Markey. Es uno de nosotros.

Te puede interesar: OPINIÓN: Senador Ed Markey está presente para la comunidad LatinX

Tengo un profundo respeto y admiración por los Kennedy, algunos de los cuales vinieron de mi distrito. Joe tiene un futuro brillante y nadie duda de ello. Pero yo, como mucha gente, nunca seré un Kennedy. Soy, sin embargo, un Ed. Todos lo somos, cuando se piensa en los trabajadores, los inmigrantes, los que nos esforzamos por honrar los sacrificios de nuestros padres y lograr más de lo que podrían. Que Ed Markey, el hijo de un lechero «logró» ser senador de los EE.UU., es el sueño americano. Que Ed gane es una victoria para todos nosotros.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.