“Para leer su versión en inglés visitar Medium”

Hace unos meses nos mudamos a un mundo diferente, con otras reglas, herramientas y normas. Haremos una nueva transición a medida que las economías se reabran, surjan modelos híbridos y las opciones de atención médica mejoren para COVID-19.

Durante siglos, los expatriados de los sectores públicos y privados han practicado la adaptación cada vez que se trasladaban a un país diferente. Aprendieron a vivir en lo incómodo, sin saber qué esperar de su nuevo entorno: un nuevo idioma, una nueva cultura nacional y laboral, y a veces un riesgo físico. Como ellos, esperamos volver a lo que dejamos, pero los acontecimientos nos han alterado a todos nosotros -amigos, colegas y familias- y experimentamos un choque cultural inverso. ¿Qué podemos aprender de la experiencia de los expatriados para prepararnos?

El choque de lo nuevo y el choque de lo viejo

Incluso cuando están preparados por sus organizaciones y/o ya tienen experiencia, los expatriados pueden experimentar un choque cultural, nostalgia, falta de claridad en cuanto a la asignación del trabajo y problemas personales como el estrés familiar. Una vez en el extranjero, los individuos y las parejas luchan por encontrar una comunidad y establecer rutinas. La adaptación no suele preceder al choque de lo nuevo.

Una vez que la conmoción disminuye y una vez que los expatriados aprenden a interpretar sus experiencias a la luz del nuevo entorno en lugar de sus entornos anteriores, ven oportunidades. Se convierten en aprendices e innovadores en lugar de víctimas. La reexperimentación regular de los factores estresantes y las adaptaciones de una expatriación crea nuevos patrones de disparo neuronal que se convierten en automáticos (Rock & Page, 2009). Sus cerebros se reconfiguran para aceptar lo incómodo como la nueva normalidad. Los individuos aumentan su resistencia adaptándose con éxito a los pequeños y grandes estresantes diarios. Mediante esas respuestas psicofísicas, aumentan su capacidad de adaptación a futuros factores de estrés (Oken, Chamine y Wakeland, 2015). Los expatriados que no se adaptan siguen corriendo un mayor riesgo de problemas de salud mental y de abuso de sustancias mientras están en el extranjero.

Los expatriados inadaptados a menudo anhelan volver a casa; luchan por aceptar su nueva vida en sus propios términos causando un sentimiento de impotencia. Luego hay otros que se dan cuenta, mientras están en el extranjero, de que no quieren volver a lo que dejaron; y entonces se sienten atrapados en una tierra lejana que no es la suya y todavía conectados a un país natal que han superado. Una vez que regresan a casa, pueden experimentar un choque cultural debido a que ya no se sienten «parte de», una nueva soledad en un lugar familiar. Después de una pequeña fase de «luna de miel» para encontrar la normalidad en sus nuevas vidas, se dan cuenta de que no encajan como antes y necesitan adaptarse. El distanciamiento, como el repentino trabajo a distancia, fue la parte fácil. Acercarse será difícil. Experimentaremos la conexión de una manera nueva, probablemente inicialmente insatisfactoria.

¿Cómo nos preparamos para el próximo capítulo?

1 Planea nuevas reglas sociales. Una vez que nos acostumbremos a trabajar en casa y a socializar en línea, volver al lugar de trabajo se sentirá como otro «nuevo país». Nuestra capacidad de socializar a varios niveles se ha reducido enormemente. Algunos de nosotros hemos sido solitarios con una interacción limitada con otros. Otros confinados con un grupo muy pequeño de personas, como compañeros de habitación o nuestros seres queridos inmediatos. Hemos creado nuestros propios hábitos de socialización, cultura, formas de hablar, que pueden ser específicos de este nuevo grupo social primario mejorado.

2 Espera perder algo de control. En casa tenemos una sensación de control que perderemos cuando volvamos al trabajo. Con eso vendrá más comprometedor. Las expectativas desajustadas de nuestro entorno o cultura de trabajo, las acciones de los compañeros de trabajo en relación con sus niveles percibidos de riesgo aceptable de contraer COVID-19, y la adaptación al aumento de los estímulos sociales pueden crear frustración después de que se desvanezca la novedad de volver al lugar de trabajo y se acelere el ritmo de la reintegración. También hay nuevos sistemas de creencias (buenas y malas): estigmas, aceptación y apreciación.

3 No presumas de lo grande que es tu expatriación/cuarentena. Nadie quiere la perdición y la tristeza todo el tiempo, ni jactarse constantemente de lo maravillosamente que otros manejaron la situación. Volver a trabajar con una mentalidad de equipo ayudará a mitigar un choque cultural posterior al cierre. El objetivo colectivo debe ser el éxito de cada empleado, departamento y el éxito general de la organización. El éxito del equipo requerirá la cooperación de toda la organización y la intención de reunirse con otros donde estén.

4 Observa y escucha activamente cómo cambiaron los demás. Será importante tener más en cuenta el estado de ánimo y las expectativas de los demás y ajustar los enfoques para lograr resultados mutuamente beneficiosos. Esto se puede aplicar a las pequeñas conversaciones en el filtro de agua a las reuniones de la suite C y todo lo demás. La falta de comunicación se producirá a medida que volvamos a aprender a hablar en persona, lo que puede ser demasiado estimulante, especialmente para aquellos que no tienen acceso a la interacción social. Permítase tener una mente abierta para evitar suposiciones y sesgos implícitos. Darle a cada individuo permiso para hablar racionalmente y, a veces, irracionalmente.

5 Abrazar las posibilidades de lo desconocido para evolucionar y cambiar para mejor. Las relaciones pueden haber sufrido altibajos durante el distanciamiento social, y nuestra perspectiva sobre estos cambios marcará la diferencia. Manténgase positivo y acepte lo nuevo. Aproveche estos cambios para encontrar oportunidades de fortificar las relaciones existentes y forjar otras nuevas. Deje espacio y tiempo para reequilibrar el equilibrio natural, no lo fuerce. Piense en cómo la política organizativa podría haber cambiado y cómo puede beneficiarlo.

6 Mantenga lo que le ha gustado en el lugar donde ha estado, como observar cómo encajan las cosas, centrarse en lo que más importa, renunciar a algún consumo superfluo, ofrecerse como voluntario, controlar a los vecinos y colegas, ser vulnerable y programar llamadas de acercamiento regulares con los compañeros de clase o los miembros de la familia. Juntos podemos crear una nueva cultura, y construir más tiempo social para reconstruir los lazos perdidos durante el cierre y reafirmar los valores que nos son queridos.

No importa cuán preparados y ansiosos o temerosos creamos que estamos, la transición entre los mundos implica un período de duelo, el permiso necesario para que el cambio ocurra. Lleva tiempo y requiere estar dispuesto a reenmarcar la experiencia para seguir adelante. ¿Qué herramientas, mentalidades y comportamientos necesita para prepararse a sí mismo, a su familia y a sus equipos?

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.