El Salvador es el segundo país del mundo con mayor cantidad de población en las cárceles por cada 100 mil habitantes. También es el tercero con más hacinamiento en las prisiones, según la base de datos World Prison Brief del Instituto de Investigación de Política Criminal (ICPR), en Birkbeck, Universidad de Londres, Reino Unido.

Con datos de 2018, la fuente señala que El Salvador tiene 597 prisioneros por cada 100 nil habitantes. Le precede Estados Unidos, con 655, y luego está Turkmenistán con una tasa de 552 reos.

Sobre la saturación en los presidios, en El Salvador existe un 333,3% de hacinamiento; pero antes que él se ubican Filipinas, con 466,6%, y Haití con un 454,4% de sobrepoblación carcelaria.

En febrero del año pasado, la Dirección General de Centros Penales registraba 39.382 internos. Actualmente el sistema alberga a más de 40.000 reclusos en 28 cárceles, según reveló en julio el director general de Centros Penales, Osiris Luna Meza.

En junio de 2016, la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional el hacinamiento en las prisiones y bartolinas policiales de la Policía Nacional Civil (PNC), porque vulnera los derechos a la integridad y a la salud física y mental de los reos. Entonces las cárceles tenían una sobrepoblación de 360%.

Los magistrados ordenaron al gobierno de turno mejorar, “a la brevedad posible”, las condiciones en las que los internos cumplen sus condenas.


Gráfico El Diario de Hoy

También giraron instrucciones para que las autoridades ordenaran la construcción de nuevos recintos penitenciarios o que readecuaran otros inmuebles estatales con características similares.

La acumulación de personas en celdas reducidas las obliga a ingeniárselas para dormir sobre tablas, hamacas o en el suelo. También las ha hecho vulnerables a contraer enfermedades como tuberculosis, paperas, conjuntivitis, escabiosis y VIH. También ha complicado la salud de quienes tienen padecimientos terminales, como cáncer.

En su momento, el gabinete de Seguridad del gobierno de Salvador Sánchez Cerén admitió que la mayoría de muertes naturales que registraban en los presidios eran producto del hacinamiento.

Saturación en cárceles genera gastos millonarios al Estado

Aunque desde entonces, las autoridades han logrado una leve descongestión de los recintos, el nivel de hacinamiento continúa siendo alto y le genera millones de dólares en gastos al Estado.


Foto EDH/Archivo

Hace dos semanas, Luna Meza afirmó que la institución que dirige necesita un refuerzo presupuestario de $ 22 millones para alimentar a más de 40 mil reos. También advirtió que urgen de entre $ 8 millones y $ 9 millones para pagar los salarios de los empleados en lo que falta de 2019.

Frente a esas millonarias cifras de dinero, el director de Centros Penales ve necesario hacer autosostenible el sistema penitenciario o que los reos se ganen lo que consumen y cubran otros costos que generan.

Como ejemplo, Luna Meza citó que las escuelas urgen de pupitres, por eso es de la idea de que los reos pueden fabricarlos a $ 15,00 cada uno, un precio que en el comercio podrían ascender a $ 45,00 con lo que el Estado ganaría y los internos tendrían un trabajo.

Bartolinas policiales tienen un 30% de hacinamiento

El director de la PNC, Mauricio Arriaza Chicas, reveló ayer en una entrevista televisiva que la institución tiene un 30% de hacinamiento en las 24 bartolinas del país. En las administraciones anteriores, según el funcionario, en estos recintos estaban recluidas 6.000 personas cuando solo tienen capacidad para recibir entre 1.500 y 1.800 reclusos. Actualmente, el número de detenidos que hay es de entre 2.300 y 2.400 reos.

“Venimos de un hacinamiento aproximado de 6 mil personas detenidas. Con la sentencia de la Sala de lo Constitucional; el trabajo que se ha hecho con el sistema penitenciario, la Policía y los decretos de la Asamblea Legislativa tenemos una sobresaturación de 30%”, apuntó Arriaza Chicas.

En el gobierno anterior, las autoridades hicieron cientos de traslados de reos de las bartolinas a las cárceles pero la saturación no pudo ser erradicada porque los espacios que iban quedando libres en las celdas de la Policía eran ocupados por nuevos reos.


Gráfico El Diario de Hoy

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.