El martes 22 de abril a las 4:50 de la madrugada llegó el último participante a la meta del maratón de Boston: Se trata de Maickel Melamed, un venezolano con distrofia muscular que se tardó 20 horas en completar la carrera. No es el primer maratón en el que participa. También lo hizo en Nueva York, Berlín, Chicago y Tokio. ¿Por qué lo hizo? Su misión es inspirar a otros a que, sin importar cuán grandes sean sus metas, las persigan porque es posible lograrlas.

Maickel Melamed es un luchador desde el día en que nació. El cordón umbilical le estaba rodeando el cuello, asfixiándolo y, tras un duro y complicado parto, nació con un grave retraso motor. Los médicos aseguraron que era una masa inerte sin posibilidad alguna de movimiento. Muy poca gente creía en su futuro, y las expectativas de su vida eran nulas. Sin embargo, Maickel no sólo aprendió a caminar y a moverse, sino que a día de hoy ha logrado completar dos carreras universitarias, ha escrito tres libros, ha escalado la montaña más alta de Venezuela, practicado deportes extremos como el parapente, paracaidismo, buceo, montañismo y ha corrido cinco maratones.

Video: Los últimos pasos de Maickel Melamed antes de llegar a la meta del maratón de Boston

El maratón de Boston representa el cierre de un proyecto que él tituló «Vamos» y que comenzó en 2011 cuando corrió en Nueva York. “Me propuse correr cinco maratones. El quinto representa las metas alcanzadas, y que los sueños se hacen realidad trabajando equipo (…) Las verdaderas victorias se consiguen en equipo”, subrayó. “El maratón, como otros deportes que hemos practicado, ha sido la excusa para demostrar que las expectativas humanas se miden de acuerdo a los planteamientos que uno se haga”, confesó Maickel en una entrevista exclusiva para El Planeta.

«Tengo seis años en un maratón constante porque la preparación nunca ha parado. Llegó el momento de cerrar un ciclo», dijo Maickel a propósito de su último maratón.»Fueron seis años de un esfuerzo titánico y mi cuerpo necesita recuperarse».

A sus 39 años, ha vivido más y mejor que muchos de los que no padecen los problemas motores que él tiene, y se ha convertido en una verdadera inspiración. Ahora, además de dedicarse a correr maratones, Maickel viaja por el mundo como conferencista motivacional, difundiendo el mensaje de que, con trabajo y determinación es posible alcanzar los sueños. En su website, Mickel explica un poco cuál es su misión: “Mi propósito de vida es ayudar a otros a ser mejores de lo que creen que pueden ser, a través del descubrimiento de su verdadero potencial para ponerlo en práctica”.

La primera vez que supe de él fue en noviembre de 2011, cuando #VamosMaickel se convirtió en un Trending Topic en Twitter. En ese momento, Maickel estaba en Nueva York, completando su primer maratón y la comunidad venezolana lo seguía de cerca. Me entusiasmé a seguirlo yo también, y entre la televisión y el Twitter me enteré en vivo y directo del instante en el cual Maickel cruzó la meta, después de 15 horas corriendo. No estaba solo. Centenares de seguidores, la mayoría venezolanos, lo recibieron como a un auténtico héroe. «Dedicado a todos aquellos que creen, sueñan y van en búsqueda de sus sueños», dijo Melamed en la meta. En ese momento solté una lágrima. Fue un momento de reflexión muy intensa, y su imagen cruzando la meta permaneció en mi cabeza por varios días.

Después leí su libro “Si lo sueñas haz que pase”, en el que cuenta la historia de su vida. Se trata de un libro muy humano, que pasa por victorias, fracasos, reflexiones, sueños, inseguridades, amores, desamores y, sobretodo, sueños. Es un libro que prueba que la vida merece la pena y que te llena de una fuerza increíble para empezar proyectos y resolver problemas, y un deseo intenso de compartir con tu familia y a tus seres queridos.

Maickel dio una charla motivacional el año pasado en el MIT de Boston, y este año en Hult Business School y Harvard University. No tuvo problema en dirigirse a la audiencia en inglés, y rápidamente conectar con ellos a través de sus historias inspiradoras y la proyección de videos espeluznantes sobre sus logros personales. Quizás el más impactante fue el video en el cual sube por completo las “escaleras de Rocky” en Philadelphia. El vídeo es la simbolización de ese subir y subir, paso a paso, hasta llegar a la meta. “En 2001 subí las escaleras en silla de ruedas, y el año pasado las subí caminando”, explicó Maickel, antes de ser ovacionado de pie.

También contó la historia de cómo aprendió a caminar: “Mi prima me enseñó. Ella tenía 4 años y yo 2. ¿Han conocido a una persona de 4 años? Alguien sin prejuicios y con determinación. Yo era su muñeco y ella no iba a salir del cuarto hasta que yo aprendiera a caminar. Y así fue”.

Explicó que hay algo indispensable para alcanzar los sueños: la determinación. “Es lo más importante”, explica. “Si tienes en mente otra cosa que no sea la meta, puede que falles o desistas. Pero si alguien está determinado a lograr algo es muy difícil que no lo logre”. Por supuesto, no deja de admitir que todos nos caemos y tenemos tropiezos “Pero lo importante es levantarse con buena actitud. Y me refiero a ser humildes: Hay que tomar tanto los fracasos como las victorias con humildad, porque es la única manera de sobrevivir ante ellas”, aconseja.

Maickel es un fanático de la juventud, y escribió un libro para niños titulado “El Sueño y el Vuelo”. También escribió en su blog una “Carta a los jóvenes venezolanos” en la que les dice, entre otras cosas: “Mi invitación es que hagas de tus semejantes por más que piensen distinto a ti, tus mejores aliados para elaborar cada uno en su fortaleza el país y el mundo que imaginas para ti; cuídalos, escúchalos, entiéndelos y con ellos construye ese país que sueñas para ti y que tus hijos merecen”. Es un bloguero muy activo, en su plataforma http://maickelmelamed.blogspot.com/.

Su libro más reciente, titulado «Ruta para un sueño», fue publicado a finales del año pasado y cuenta sus aventuras como maratonista desde que comenzó a practicar este deporte, en 2011. Correrlo no fue solo una meta personal, sino un símbolo de inspiración para todos aquellos que quieren alcanzar sus propios y grandes sueños.

En el mensaje de Melamed hay disciplina, trabajo en equipo, humildad, confianza en si mismo y en los demás, determinación frente a las frustraciones y amor a su país.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *