Diego Luna y Gael García Bernal vuelven a compartir créditos en la gran pantalla, esta vez como un par de narcotraficantes rivales en «Casa de Mi Padre», una comedia protagonizada por el astro de Hollywood Will Ferrell, hablada completamente en español y que se estrena hoy viernes.

En esta sátira de western dirigida por Matt Piedmont, a proyectarse con subtítulos en inglés, Ferrell da vida a Armando, un vaquero que ha trabajado y vivido toda su vida en México en el rancho de su padre (encarnado por el fallecido Pedro Armendáriz Jr.).

«Fue fantástica la ayuda que me brindaron para poder hablar español», dijo Ferrell recientemente, en inglés, durante un partido amistoso de fútbol entre las selecciones de Colombia y México en el Sun Life Stadium de Miami, donde también estuvieron los protagonistas haciendo promoción.

El comediante, quien no habla español, tuvo que practicar arduamente para poder sacar este proyecto adelante.

Para Luna, uno de los aspectos más interesantes es ver quién está detrás del proyecto.

«No es algo que se nos ocurrió a nosotros en México y que vinimos a buscar a Will para hacerlo. Es al revés. Este es un proyecto que se le ocurrió a él y juntó a su equipo, escribieron esta película donde hacen esta serie de comentarios y nos invitaron a hacer parte de ella», resaltó.

También elogió el uso de la sátira para hacer comentarios políticos, sociales y sobre la estigmatización y percepción que se tiene en Estados Unidos sobre México y viceversa.

«La posibilidad de hacer una película tan irreverente en tantos sentidos me gustó. Además, no se parece a nada que se haga en este o en otro país. Como reto, me atrajo muchísimo», dijo Luna.

Indicó que está consciente de que «Casa de Mi Padre» podría generar polémica por su concepto, contenido y temática, pero aseguró que no hay mejor manera de criticar temas delicados como el narcotráfico o la violencia que mediante la comedia.

El director del filme alabó el trabajo de Luna y García Bernal.

«Yo no los veo como grandes ‘actores latinos»’, dijo Piedmont. «Los veo como dos de los mejores actores del mundo, sin dudasÂ… Siempre fueron nuestra primera opción».

La cinta fue deliberadamente escrita en un inglés imperfecto y traducida libremente al español por Patrick Pérez, un mexicano radicado en Los Ángeles que ayudó con la dicción de Ferrell, quien requirió no más de tres tomas por escena.

«En un momento, Armendáriz Jr. se quejó de que el español no era correcto, pero entre Luna y Gael le hicieron entender lo que tratábamos de hacer, y accedió gustoso», dijo Piedmont.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *