Al Gobernador de Alabama le preocupa que la estricta ley de inmigración del estado pueda afectar la contratación de personal, por lo que está contactando a ejecutivos extranjeros para decirles que son bienvenidos.

«No estamos en contra de las compañías extranjeras. Estamos muy a favor de las empresas extranjeras», dijo Robert Bentley a reporteros en el Capitolio.

El gobernador republicano y otros partidarios de la ley la han descrito como la más dura del país. Algunas cortes federales postergaron ciertas partes de la legislación, pero las cláusulas principales entraron en vigencia a finales de septiembre, incluido permitir a la policía detener a automovilistas que no puedan presentar una licencia de manejo válida.

Desde entonces, dos trabajadores extranjeros de las plantas de ensamblaje de vehículos de Mercedes-Benz y Honda en Alabama se han metido en problemas.

El 16 de noviembre, un gerente alemán de Mercedes-Benz fue arrestado en Tuscaloosa por no portar una licencia de conducir mientras manejaba un auto rentado. El cargo fue desechado después de que el hombre proporcionó documentos en una corte municipal.

Bentley señaló que se enteró del arresto cuando le llamó por teléfono una persona de Mercedes, pero no dijo de quién se trató.

La semana pasada, un empleado japonés de Honda fue detenido bajo la ley en Leeds. La policía de un retén de caminos lo encontró manejando con una licencia de conducir internacional y pasaporte, pero no con una licencia de manejo de Alabama o de Japón, como exige la ley.

La policía de Leeds dijo que liberó al hombre bajo la ley migratoria por recomendación de un magistrado, y un juez de la ciudad desechó el cargo de conducir sin licencia de manejo.

El trabajo de Bentley como gobernador incluye encabezar los esfuerzos para el reclutamiento industrial, e indicó que está llamando a ejecutivos extranjeros con el fin de tranquilizarlos respecto a la ley.

El gobernador dijo que ha conversado con directivos de compañías, incluidas Mercedes y Golden Dragon, una empresa china que ha anunciado -pero aún no ha construido- una planta de fabricación de tubería de cobre en Thomasville. El gobernador señaló que les aseguró que Alabama analizará cualquier problema con la ley de inmigración.

«La gente necesita tranquilizarse. Todo va a estar bien», apuntó.

Un opositor a la ley, el senador estatal demócrata Hank Sanders, envió el lunes una carta al gobernador en la que lo instó a apoyar una revocación de la misma cuando comience la próxima sesión legislativa, el 7 de febrero.

Sanders señaló que la ley evoca las desagradables imágenes de la era de la defensa de los derechos civiles hace 50 años, y «a nivel mundial se ha convertido en un símbolo de lo que está mal en Alabama».

Bentley dijo el lunes que trabajará con la legislatura para simplificar la ley y hacerla más fácil de comprender, pero advirtió que «no será revocada. Si se vive y se trabaja en este estado, se debe estar legalmente».

Dos líderes legislativos republicanos, el presidente interino del Senado, Del Marsh, y el presidente de la cámara baja Mike Hubbard, emitieron un comunicado conjunto en el que informaron que el Congreso estatal considerará cambios menores a la legislación.

Sin embargo, también agregaron que «no revocaremos ni debilitaremos la ley, cediendo a los esfuerzos de elites liberales y medios de prensa para intimidar y avergonzar a Alabama».

Bentley, quien prestó servicios en la legislatura durante ocho años, dijo que cualquier ley compleja aprobada por ésta usualmente requiere ciertas modificaciones y aclaraciones una vez que los funcionarios comienzan a implementarla, y la ley de inmigración no está exenta de ello.
Señaló que está trabajando con la legislatura y el secretario estatal de Justicia para lograrlo, y también busca soluciones administrativas.

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *