El primer trabajo que Jaime Landaverde tuvo en Estados Unidos dejo mucho que desear.

Landaverde, originario de Honduras, trabajaba en un restaurante en Somerville lavando platos y preparando comida, 72 horas a la semana. Su empleador le pagaba mucho menos del salario mínimo y estuvo por lo menos seis semanas sin recibir compensación por su labor.

Con el paso de las semanas, llegaron las fechas para pagar renta y otras cuentas, y Landaverde aún no obtenía pago por su trabajo. Él no conocía sus derechos ni a quién acudir, hasta que un amigo le recomendó una organización donde lo podían ayudar: Centro Presente.

Kevin Alegría recuerda claramente el momento que agentes de inmigración inesperadamente entraron a su edificio e inspeccionaron todos los apartamentos, en busca de una persona que vivía ahí anteriormente.

Alegría, quien ahora tiene 15 años, estaba desconcertado y sin idea de qué hacer tras la presencia de los agentes federales en su hogar. Su primer instinto fue llamar a alguien que lo asesorara y diera ayuda.Alegría llamó a un miembro de Centro Presente.

Centro Presente es una organización dedicada a servir la comunidad latinoamericana en Massachusetts, abogando por los derechos de los inmigrantes y buscando justicia social para la comunidad. Este año cumplen tres décadas de servicio.

«Esto nos trae muchos sentimientos», dijo Patricia Montes, directora ejecutiva de Centro Presente. «En primer lugar, un sentimiento de responsabilidad, al tener 30 años de caminar con la comunidad inmigrante. Pero también es un momento de mucha alegría, porque ha sido una caminata histórica».

Montes dijo que Centro Presente empezó en 1981 cuando había conflictos armados en Centroamérica. En ese entonces, muchas personas huyeron de sus países y buscaron refugio en Estados Unidos.

Centro Presente fue una de las primeras organizaciones en contra de la intervención estadounidense en Centroamérica, haciendo trabajo de abogacía política, dijo Montes.

Agregó que el nombre de la organización es un tributo simbólico para las personas que desaparecieron y fallecieron durante el conflicto armado.

«Cuando mataban a alguien en conflicto, llamaban el nombre de la persona muerta, y alguien en cambio respondía Â’presenteÂ’, significando que el espíritu de la persona continuaba vivo», explicó Montes.

Montes dijo que la organización ha evolucionado al incrementar sus servicios. Además, en los 1980s, Centro Presente era dirigida mayormente por estadounidenses; hoy en día, por inmigrantes latinos, dijo.

A la misma vez, se concentran no solo en abogacía política, pero también en desarrollo de liderazgo, entrenamientos, clases para adultos, programas para la juventud y servicios legales.

«Queremos que los inmigrantes sean protagonistas de su propio camino», señaló Montes.

Montes dijo que a través de los años, Centro Presente ha enfrentado varios obstáculos, principalmente el del sentimiento «anti-inmigrante».

Ella señaló que muchas personas en Estados Unidos ven a la comunidad inmigrante como una «amenaza», causando un sentimiento de rechazo.

«Yo me siento muy agradecidos con ellos», dijo Landaverde, 24, sobre la ayuda que Centro Presente le brindó al tratar de recuperar su dinero. «No es justo que nos estén explotando. Muchas personas no sabemos de nuestros derechos, por eso es bueno tener lugares como Centro Presente donde podemos buscar ayuda».

Alegría ahora es parte del grupo de jóvenes de Centro Presente y dijo sentirse contento de ser parte de una organización que vigila los derechos de los latinos. Él dijo que como miembro de la organización, se reúne con oficiales electos para discutir temas que afectan a la comunidad inmigrante.

«Si no fuera por ellos, ni yo, ni la comunidad supiéramos que hacer en momentos difíciles», dijo Alegría. «Gracias a la lucha de ellos podemos seguir adelante».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *