Tan capaz de saltar de un camión en movimiento a otro como de expresar los sentimientos más profundos frente a una cámara, Angelina Jolie no se sorprendió cuando un viejo conocido, el director Phillip Noyce, con quien había trabajado en «The Bone Collector» la llamó para plantearle un problema: la superproducción en la que estaba trabajando, «Edwin A. Salt», se había quedado sin protagonista, ya que Tom Cruise se había dado cuenta que no iba a poder cumplir con todos los compromisos que había asumido. Y a los ojos de Noyce, el papel podía funcionar maravillosamente bien para Jolie cambiandolo de hombre a mujer.

«Hace unos años me llamaron de un gran estudio para preguntarme si me interesaría participar en una película de Bond», confiesa Jolie en una conversación con la prensa ocurrida la semana pasada en Washington DC, precisamente el mismo lugar donde transcurre la mayor parte de la trama del filme y agrega: «Y yo les dije que solo lo haría si me daban a mi el papel de James Bond. Algunos años más tarde me llamaron del mismo estudio para decirme que habían encontrado mi Bond. Aunque en realidad, creo que Evelyn es muy diferente a James, y me gusta más».

Aunque pueda parecer que transformar al personaje protagónico de una película como «Salt» debe de haber sido muy trabajoso, la propia Jolie lo desmiente: «lo extraño es que fue exactamente lo opuesto a lo que la mayoría de la gente puede pensar», explica: «En lugar de que el personaje fuera mas suave, lo hicimos mas duro. Salt, cuando era hombre, tenía una esposa y un hijo y su gran transformación era que al final de la película era capaz de decirles «te amo». Lo primero que nos dimos cuenta al realizar la transformación es que en el caso de una mujer, esa actitud no es una sorpresa. Asi fue que decidimos que teníamos que hacer exactamente lo contrario, y buscamos que era lo que podía resultar sorprendente en una mujer. Por eso nos aseguramos que en los combates y en las escenas de acción no quedaran dudas de que la que está alli soy yo, y no una doble», señala.

En la película, en la que también trabajan Liev Schreiber y Chiwetel Ejiofor, Jolie encarna a una agente de la CIA llamada Evelyn Salt cuya vida se transforma el día en que un desertor ruso, interpretado por el legendario actor polaco Daniel Olbrychski, se presenta en la sede central de la agencia para denunciar un plan para asesinar al presidente ruso, el que será llevado a cabo por una doble agente llamada precisamente Evelyn Salt, lo cual, logicamente, desatará una verdadera cacería en donde la espía tratará por un lado de eludir por todos los medios a sus compañeros de trabajo mientras por el otro intenta desentrañar la conspiración que ha afectado a su buen nombre.

Si bien la idea de agentes secretos rusos en el siglo XXI pueda resultar un tanto extraña, hace solo unos días las autoridades norteamericanas desbarataron una organización de espías que trabajaba para Rusia, lo cual sorprendió muchísimo a Jolie.

«La noticia apareció un día antes de que empezaramos a hacer prensa para la película, por lo que en un primer momento no lo creí. Pero luego lo acepté, aunque me sigue sorprendiendo. Por un lado me preocupó como esto podía llegar a afectar las relaciones entre EE.UU y Rusia y sus vecinos, y como iba a impactar en lo que está pasando en Afganistán e Irán. Pero por el otro fue una asombrosa coincidencia cinematográfica. Nunca hicimos esta película con intenciones de hacer una denuncia. Simplemente era una buena historia y los tiempos coincidían muy bien como para que mi personaje hubiese sido una niña durante la Guerra Fría», sostiene y completa: «es extraordinario que esto haya sido descubierto precisamente en este momento».

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *