COMPARTE

Por Antero Amparo

Pese a las innumerables protestas hechas por más de una veintena de organizaciones comunitarias, políticas y religiosas, encabezadas por la Coalición Save Our Poolz, las nueve piscinas de Worcester se mantendrán cerradas por falta de fondos durante el próximo verano, según informaron las autoridades de Worcester.

«Esto significa que más de 15,000 personas que cada año utilizan estos servicios como un medio de recreación y en tretenimiento tendrán que irse a la playa o visitar un balneario estatal, y muchos consideran estos sitios inseguros o poco saludables», decía uno de los protestantes.

Recientemente Sarah Assefa y Laura Suroviak, representantes de la Coalición Save Our Poolz, denunciaron que cinco de las nueve piscinas serían cerradas este año, mientras que otras cuatro se convertirían en regaderas públicas, a cuya medida se oponía su coalición y otras 22 organizaciones comunitarias que estaban en desacuerdo con la disposición.

«Pero ahora es peor porque será nada, todas las piscinas serán cerradas», según dijeron. De acuerdo a las autoridades, el costo para mantener las nueve piscinas abiertas durante el verano de 2009 sería de más de $410,000, según datos de las oficinas del comisionado de parques y recreaciones del condado.

Aunque la medida al parecer es inminente, la Coalición Save Our Poolz confía en el compromiso de la ciudad con los ciudadanos para mantener las piscinas abiertas y que los donantes estén dispuestos a cubrir los gastos de entrenamiento de salvavidas y de mantenimiento de las aguas y recintos bañistas.

«En esta época de crisis, las piscinas serían un pequeño alivio para aquellos que han sido fuertemente golpeados económicamente.

Por favor, hagan un esfuerzo», concluye la nota de la coalición comunitaria del condado de Worcester.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *