By Felicitas Baruch

Hay experiencias de vida que marcan las carreras de las personas, y ese es el caso de Laura Garza, candidata a concejal de Boston por el distrito 1, que incluye el centro de Beacon Hill, North End, Charlestown y el barrio de East Boston, convertido ahora en el hogar de la activista nacida hace 50 años en Nueva York. Hija de una madre de origen mexicano-puertorriqueño, y de un padre estadounidense, Garza, está convencida de que sus raíces latinas y sus experiencias de vida han influido en su carrera como activista: luchando por el bien común y sobre todo, contra aquellas situaciones que considera injustas, como el racismo y las desigualdades sociales.

«Yo sé que hay gente que ha tenido problemas con racismo, con brutalidad policiaca, con falta de derechos en sus trabajos, he visto todo eso incluso en mi familia», comenta la candidata en entrevista con El Planeta, con el tímido tono de voz que le caracteriza cuando tiene que hablar de sí misma.

Sin embargo, los comentarios breves y entrecortados que emplea al hablar de su persona, contrastan con la pasión con la que se refiere a las causas de su campaña, inspiradas, explica, en los principios del Partido Socialista de los Trabajadores, cuyas oficinas se ubican en el corazón de East Boston.

Aunque asegura que hay muchos problemas por resolver no sólo en Boston, sino en el país, Garza se muestra especialmente preocupada por el desempleo y la actual situación económica, que explica, se han intentado resolver de manera equivocada: sacrificando y recortando programas que afectan aún más las condiciones laborales actuales.

«En un país que tiene recursos masivos no debía haber desempleo ni gente sin seguro médico», apunta la política socialista, quien se manifiesta a favor del aumento del salario mínimo, de igualdad de oportunidades laborales, y de dar a los trabajadores servicios básicos como salud y vivienda, que asegura, son derechos básicos de todos los seres humanos.

«Hay gente que quiere trabajar, hay que darles empleo. Hay gente que tiene que tener dos o tres empleos debido a que los pagos son demasiado bajos, por eso exigimos un aumento en el salario mínimo», señala Garza, quien compitió por la vicepresidencia del Partido Socialista en 1996. La candidata se muestra también preocupada por las actuales condicionales educativas, que muestran grandes desigualdades en cuestión económica, y se manifiesta por establecer educación gratuita que sea justa e igualitaria para todos, dice. «Las escuelas públicas ubicadas en mejores áreas reciben mejores fondos, tienen mejores programas. Hay que tener igualdad de fondos para todos», dice Garza, quien es una fuerte defensora de establecer educación bilinge en las escuelas.

«Estoy a favor de una educación bilinge. Han eliminado muchos de esos cursos y el resultado es una tasa baja de graduados entre los que no hablan inglés», explica la candidata, al insistir que, «se debe tener una educación gratis hasta la universidad, y servicios médicos gratis para todos».

Otro de los asuntos que forman parte de su agenda de trabajo, dice, son el establecimiento de programas de obras públicas para la construcción de escuelas, hospitales, carreteras y centros de educación infantil. Pero en especial, su agenda está centrada en el combate de medidas anti-inmigrantes, una lucha que ha formado parte importante de su carrera como activista por décadas.

«Debemos exigir que la ciudad sea una zona amable hacia los inmigrantes, y debemos invitar a la gente a organizar, a exigir», dice Garza, quien está convencida de que es posible lograr situaciones más favor

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.