Por Adriana Recchia

A pesar de tener la oposición de vastos sectores de la ciudad, sin contar con dinero y haciendo caso omiso a las tradicionales formas de hacer política, William Lantigua se impuso en las elecciones para la Alcaldía con el sólido respaldo de los votantes del norte, el área más pobre de Lawrence.

Junto con Lantigua, el concejal Davil Abdoo pasó también la primera ronda de las elecciones municipales, logrando captar su principal caudal de votos en los vecindarios del sur, donde se concentra el grueso de la comunidad anglosajona de la ciudad.

La diferencia de votos entre ambos candidatos fue apenas de 1 punto. Mientras Lantigua consiguió 2,272 votos (21.48%), Abdoo logró 2,156 (20.38%). De los 34,295 registrados para votar, asistieron a las urnas el martes pasado 10,577 (31%) personas. Ambos políticos se enfrentarán nuevamente el próximo 3 de noviembre.

Los resultados representaron una verdadera hecatombe para algunos políticos que competían en la contienda. Especialmente para la empresaria Julia Silverio, quien había realizado una agresiva y prometedora campaña. No obstante el dinero que invirtió profusamente en los medios de comunicación para difundir su imagen y de haber logrado el codiciado endoso del periódico anglosajón Eagle Tribune, ella sólo consiguió un decepcionante quinto lugar con 1,880 votos (13.05%).

Marcos Devers mostró que mantiene un alto perfil en la política local y cuenta con un fuerte respaldo popular, pero no fue suficiente para rebasar la arrolladora fuerza del representante William Lantigua. Devers obtuvo el tercer lugar con 1,537 votos (14.53%).

Patrick Blanchette, a pesar de contar con la simpatía latina – algo de lo que carece Abdoo – salió en cuarto lugar con 1,390 votos (13.14%).

VICTORIA INESPERADA A pesar de todos los pronósticos, Lantigua ganó. «Estamos haciendo una campaña de raíces», dijo Lantigua en un programa radial.

A diferencia de la mayoría de los candidatos que presagiaron el fin de Lantigua, el profesor Pedro Payano se mantuvo firme en considerarlo su principal rival político.

«Yo salí derrotado, pero en eso nunca me perdí. Yo hablaba con la gente en las calles y sabía que William iba delantero», dijo Payano, agregando que la victoria de Lantigua obedece a varios factores.

«Favorecido por varios triunfos que le dieron los errores de sus contrincantes en las elecciones del pasado, él ganó la fama de ser invencible. Además, usó recursos sencillos pero efectivos para mantener el contacto con los votantes, como el envío de tarjetas de salutación en fiestas y cumpleaños, que muchos electores lo entendieron como un gesto personal y afectivo de su representante estatal. Finalmente, recurrió al estilo de muchos políticos tercermundistas, al clientelismo político, ofreciendo desde su oficina ayuda para la gente en casos de inmigración, búsqueda de trabajo, etc», comentó Payano. Los resultados demuestran que Lantigua no sólo trabajó con la comunidad latina. Él también consiguió votos anglosajones, terminando segundo en el distrito F y tercero en el E. Esto lo diferencia de Abdoo, quien a pesar de ganar de manera contundente en el sur, no consiguió ninguna victoria en los precintos del norte.

Teniendo a la vista que las elecciones finales, tanto los vencedores como los derrotados han comenzado a mover sus fichas. Tanto para Lantigua como para Abdoo, las alianzas serán importantes en este mes para ganar la contienda electoral del próximo 3 de noviembre. El 23 de septiembre trascendió que Isabel Meléndez, Israel Reyes y Julia Silverio están planificando una reunión la próxima semana con el objetivo de analizar la situación política y las posibilidades de negociar un endoso para uno de lo

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.