Poe Felicitas Baruch

Con más de nueve años en el Concejo de la Ciudad, Michael Flaherty afirma tener la fuerza para vencer a Thomas Menino, alcalde de Boston, en las elecciones de otoño próximo.

La tarea no es fácil, y lo sabe; mientras avanza por una tranquila calle de Jamaica Plain, el candidato se detiene ante aquellos que pasan a su lado, se presenta y les estrecha la mano. La campaña es de tiempo completo, afirma, y es necesario estar en contacto con la gente.

«Esta es una verdadera competencia» afirma el político de 40 años, convencido de que esta es la primera vez que Menino, quien busca su quinta reelección, enfrentará una mayor competencia en las urnas.

«Luego de 16 años (de Menino como alcalde) la gente quiere un cambio, y esta vez tienen a alguien que no sólo puede hacer el trabajo, sino que lo puede hacer mejor», afirma Flaherty en entrevista con El Planeta.

Además de Menino y Flaherty, la alcaldía será disputada en las elecciones preliminares del 22 de septiembre próximo por el concejal at-large (principal) Sam Yoon y el empresario Kevin McCrea.

Flaherty quiere ganar la alcaldía para corregir viejos problemas en educación, seguridad y salud que afectan a la ciudad. «Si no han sido resueltos en 16 años, no van a ser resueltos ahora», afirma y se manifiesta preocupado por la falta de una educación de calidad en las escuelas.

«Lo principal es la educación y luego la economía, porque la única manera de arreglar la economía es con educación», dice. El concejal desea combatir la deserción escolar e impulsar la creación de programas educativos capaces de romper las actuales barreras del idioma, que impiden que estudiantes de minorías, sobre todo latinos, y propios padres, se involucren en las labores académicas.

La creación de empleos es parte central de su agenda de trabajo, dice. En especial, explica, porque no existen las mismas oportunidades de empleo para todos los habitantes de Boston en cuestión de raza y sexo. «Y yo pretendo cambiar eso. Hay que crear un ambiente en el que la gente se sienta parte de la ciudad, parte del gobierno y de la economía local. Cuando los empleadores contraten talento local, estaremos en mejor situación», señala.

Flaherty asegura tener un gran interés en crear un gobierno que represente la diversidad cultural de Boston, área en la que, estima, la actual administración local se ha quedado corta. «Los concejales de la ciudad no representan a la demografía de nuestra ciudad. No hay comisionado, superintendente o jefe, en ninguno de los departamentos de nuestra ciudad, que sea latino, y yo pretendo cambiar eso». Flaherty considera que tiene un fuerte apoyo latino, y dice que lo ha logrado acercándose a la comunidad, intentando aprender su idioma, y sobre todo, pugnando por la diversidad cultural que el mismo pretende ejemplificar incluyendo latinos dentro de su equipo de trabajo.

«La administración en los últimos 16 años ha silenciado a la comunidad latina, y la excluido de las decisiones. Yo he hecho un esfuerzo para tratar de comunicarme, para representarlos.

Quiero que la gente me conozca, que sepa que trabajo para ellos», señala. El político no se siente amenazado en las urnas por la popularidad de Menino, quien de acuerdo con encuestas difundidas en mayo pasado por la prensa local, gozaba de un 73% de las preferencias. «Pero vamos a cambiar eso», dice convencido el candidato, quien combina la política con la abogacía como miembro de la firma Adler, Pollock & Sheenan, labor que abandonaría para dedicarse por completo a la alcaldía, en caso de vencer en los comicios.

Flaherty, quien ha sido reelecto para el Concejo de la Ciud

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.