Janice Vargas Cotto, miembro de la Comisión de Derechos Humanos de Lawrence, advirtió que mientras ese organismo no se independice del poder político de esa ciudad no podrá cumplir plenamente las tareas que le competen como defensor de los derechos humanos y civiles.

Vargas Cotto invocó a la población de Lawrence a movilizarse y exigir a las autoridades locales desligar a la Comisión de Derechos Humanos del control del alcalde para garantizar su total eficacia.

Vargas hizo estos comentarios en una entrevista para El Planeta en donde reveló la crisis que afronta el organismo cuestionado reiteradamente por su incompetencia.

Recientemente, el presidente de la Comisión de Derechos Humanos, el pastor Víctor Jarvis, fue criticado a raíz de su cuestionable desempeño en el caso del guatemalteco Salomé De León, quien fue golpeado por la policía de Lawrence por manejar sin una licencia legal.

El trabajador indocumentado acusó a Jarvis de negarse a ayudarlo. Otras violaciones a los derechos civiles ocurridos en la ciudad involucran el chequeo ilegal de la vida privada de 400 residentes por empleados de la superintendencia escolar.

Ninguno de estos casos mereció pronunciamiento público por parte de la Comisión de Derechos Humanos. Para Vargas Cotto el principal problema que afronta la Comisión de Derechos Humanos es la falta de quórum. Actualmente sólo hay dos miembros activos, de los nueve que son requeridos para operar legalmente «La comisión no está funcionado.

Muchas están fuera de nuestras manos», comentó Cotto.

CONFLICTO HISTûRICO
Pero la falta de quórum se remonta a varios años. Gran parte del dilema proviene de la injerencia que tiene el alcalde Michael Sullivan en el proceso de selección y nombramiento de los integrantes de la Comisión. Según los estatutos el alcalde hace una preselección de los miembros que los concejales deben luego refrendar.

Las solicitudes deben estar abiertas a toda la población interesada en participar en ese organismo. «Los procedimientos han cambiado. Anteriormente, las solicitudes para aplicar se retiraban de la Oficina de Personal. Ahora hay que ir al despacho del acalde. Esta semana en la oficina del alcalde me informaron que hay varios candidatos, pero uno de los asistentes de Sullivan se negó a darme los nombres. ¿Cómo es posible que siendo miembro de la Comisión yo no pueda conocer quiénes son los postulantes?», se preguntó Vargas Cotto.

Ella también le ha pedido al acalde publicar en los medios impresos que están abiertas cinco plazas de la comisión para que los interesados se puedan postular antes del 1 de junio en que vence el plazo para presentar las solicitudes.

«Sin embargo, ahora me enteré que la información aún no ha sido enviada a los periódicos porque el alcalde la tiene retenida en su despacho para modificarle párrafos de la redacción», agregó.

SIN HERRAMIENTAS
La falta de voluntad política de las autoridades de Lawrence en regularizar la situación de la Comisión de Derechos Humanos es más que evidente la pudo comprobar la comunicadora Altagracia Mayí, quien fue uno de los testigos de la dejadez con que las autoridades están tratando a la Comisión de Derechos Humanos «En la oficina de la Comisión no hay ni una computadora, no tienen teléfono y ni siquiera hay luz», comentó Mayí después de visitar la oficina de la comisión, está ubicada en el primer piso de la Alcaldía.

Mayí y Vargas Cotto estuvieron en la Oficina de Personal donde pudieron observar con sorpresa que en el lugar han dejado abandonadas dos cajas de expedientes de la Comisión.

«No me explico por qué están esos expedientes en Personal. Deberíamos estar en la oficina de la comisión. Esos so

ÚLTIMAS NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *