En el bus había solamente una pasajera de 29 años, hasta que otro pasajero se embarcó. El nuevo pasajero, Taufield McCants de 28 años, se sentó al lado de la mujer y comenzó a hacer comentarios sexuales. El pervertido incluso siguió a la mujer cuando se bajó del bus, pero el conductor la ayudó y logró que detengan al antisocial, reporta el Boston Herald.

Lee la noticia aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.